Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

A Tule girl who lives in Colombia's Choco region.
EC/ECHO/ Boris Heger
Niñas y Mujeres

Activista colombiana gana el máximo premio humanitario por rescatar a niñas de la trata

Por qué es importante para los Global Citizens
La trata de personas despoja a las personas de sus derechos humanos básicos y les dificulta enormemente salir de la pobreza. El quinto objetivo mundial de las Naciones Unidas busca proteger a todas las mujeres y niñas de la explotación y la violencia sexual. Puedes unirte a nosotros y abordar este problema aquí.


Una defensora de décadas contra la trata y la explotación de niños finalmente está recibiendo el reconocimiento que se merece.

Mayerlín Vergara Pérez, coordinadora regional para el Caribe de la Fundación colombiana sin fines de lucro Renacer, recibió recientemente el Premio Nansen al Refugiado 2020, según un comunicado de prensa. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) la honró con el premio durante una ceremonia virtual por su “servicio sobresaliente a las personas desplazadas por la fuerza”.

Como ganadora de 2020, Vergara Pérez se une a más de otros 82 galardonados con el Premio Nansen para Refugiados desde que se estableció en 1954. Ahora liderará un equipo para trabajar en estrecha colaboración con el grupo de protección infantil Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.


Filippo Grandi, el alto comisionado de la ONU para los refugiados, aplaudió la valentía y la abnegación de Vergara Pérez.

“Ella personifica la esencia de este premio”, dijo Grandi, según el comunicado. “Su dedicación inquebrantable ha salvado la vida de cientos de niños refugiados y ha restaurado sus esperanzas de un futuro mejor”.

La Fundación Renacer ha ayudado a más de 22.000 niños, niñas y adolescentes que han sobrevivido a la violencia sexual y de género, así como a la explotación sexual desde su lanzamiento en 1988. Vergara Pérez ha dedicado más de 20 años al rescate de niños explotados y traficados en Colombia. Ha puesto en peligro su seguridad y ha caminado por zonas rurales del noreste de Colombia donde la trata y el contrabando son frecuentes.

"Sus cuerpos han sido tan maltratados, tan abusados, tan explotados que se sienten alienados de esos cuerpos, como si no les pertenecieran", dijo Vergara Pérez, según el comunicado.

La trata puede tener impactos negativos a corto y largo plazo en la salud mental, emocional y física de los niños y en el acceso a la educación.

Vergara Pérez también ayudó a aprobar dos leyes históricas en Colombia en 2009 que requieren una sentencia de prisión mínima de 14 años para cualquier persona declarada culpable de ayudar en la explotación sexual infantil y responsabilizar a los dueños de negocios si permiten la trata de niños en sus instalaciones.

La trata de niños y la explotación sexual son especialmente comunes en las ciudades turísticas de Colombia y en las áreas de extracción ilegal de oro, según la Fundación Thomson Reuters. Entre 2013 y 2018, se informó que 7.500 niños fueron víctimas de explotación sexual, pero es probable que la tasa real sea más alta. La mayoría de los casos quedan impunes, con solo 19 personas condenadas por trata de personas en 2018, lo que pone en riesgo a más niños y mujeres.

Las mujeres y los niños migrantes que huyen de las crisis humanitarias de Venezuela son particularmente vulnerables a la explotación sexual y la trata mientras buscan refugio en Colombia. Las restricciones fronterizas más estrictas debido a la pandemia de COVID-19 también han empujado a muchos migrantes a utilizar cruces ilegales.


La victoria de Vergara Pérez coincide con el vigésimo aniversario del Protocolo de Palermo, el primer acuerdo internacional para ayudar a detener la trata de personas.

"Esta es una oportunidad para que renovemos nuestro compromiso de erradicar este crimen atroz", dijo Grandi, según el comunicado.

Advirtió que proteger a los niños contra la trata y la explotación requiere una respuesta de colaboración global.