Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Alan Jamieson / Newcastle University
Medio Ambiente

Cada animal analizado en la parte más profunda del océano tenía plástico en el estómago

Por qué es importante para los Global Citizens
La contaminación plástica está causando un daño inmenso a los ecosistemas del mundo y muchos gobiernos están comenzando a frenar la producción de plástico de acuerdo con los Objetivos Mundiales de las Naciones Unidas. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.

Las historias de ballenas, tortugas y aves marinas con el estómago lleno de plástico se han vuelto cada vez más comunes.

Recientemente, un equipo de científicos quería determinar el alcance de la contaminación plástica y sus efectos en los animales mediante la investigación de las regiones más remotas del océano, enviando vehículos a las fosas marinas más profundas para recolectar diminutos anfípodos, criaturas parecidas a los camarones, que buscan comida en ese ambiente hostil.

De acuerdo con la investigación publicada el miércoles en la revista Royal Society Open Science, en la fosa de las Marianas, el punto más profundo del océano, cada anfípodo capturado tenía al menos una fibra plástica en el estómago.

En seis zanjas estudiadas, el 72% de los anfípodos contenían partículas de plástico. Aunque las piezas de plástico eran minúsculas, los investigadores le dijeron a The Atlantic que, en relación con el tamaño de la criatura, las fibras equivalían a un humano que se tragaba un metro de cuerda plástica.

Alan Jamieson, el autor principal del informe, dijo a The Atlantic que el plástico probablemente daña a las criaturas de múltiples maneras. Por un lado, el plástico es indigesto y por lo tanto ocupa espacio en el intestino. Si hay suficiente plástico en el estómago de un animal, la criatura podría pensar erróneamente que está llena y morir de hambre como resultado.


El plástico también puede ser un imán para sustancias químicas tóxicas, como los bifenilos policlorados o PCB, que afectan la salud de los animales. Jamieson ha documentado la contaminación de PCB en ambientes marinos en otras investigaciones.

Los anfípodos que viven en las partes más profundas de los océanos son, por necesidad, excelentes carroñeros. La relativa escasez de comida y la falta de millas de luz bajo el agua hacen que cualquier bocado de comida sea valioso. Como resultado, los anfípodos son especialmente vulnerables al consumo de piezas de plástico.

Habrá que realizar investigaciones futuras para descubrir cómo el consumo de plástico afecta la salud de los anfípodos.

Pero el impacto del plástico en otros animales podría proporcionar algunas pistas. Un equipo de investigadores descubrió que las tortugas tienen un 20% más de probabilidades de morir después de consumir una sola pieza de plástico, y se han encontrado muchas ballenas varadas con el estómago lleno de plástico. Incluso los arrecifes de coral se ven afectados negativamente por la contaminación plástica.

Es probable que los anfípodos se dañen de manera similar con el plástico y, si ese es el caso, entonces la contaminación del plástico representa una amenaza existencial para los ecosistemas marinos. Estas pequeñas criaturas son una fuente de alimento para otros animales y su declive podría rebotar en todas las cadenas alimenticias marinas.

Cada año, más de 8 millones de toneladas de plástico ingresan a los océanos del mundo y más de 5 billones de piezas de microplásticos contaminan actualmente los ambientes marinos.

A medida que las tasas de producción de plástico continúan aumentando, tal vez la disminución de las especies marinas servirá como una llamada de atención para que los países protejan los océanos.

"Lo que pones en el fondo del océano permanece allí", le dijo Jamieson a The Atlantic. “El problema del plástico solo va a empeorar. Todo lo que entra no está regresando".