Global Citizen es una comunidad de gente como tú

People who want to learn about and take action on the world’s biggest challenges. Extreme poverty ends with you.

The Sumatran rhino once lived extensively throughout South and Southeast Asia. Now, thanks to poaching and habitat loss, what is left of the species is confined to small areas of forest in Borneo and the large west-Indonesian island of Sumatra.
David Ellis / Flickr
Medio Ambiente

Muere el último rinoceronte de Sumatra macho de Malasia

Por qué es importante para los Global Citizens
El rinoceronte de Sumatra es la especie más pequeña de rinoceronte en el mundo. La especie se declaró extinta en todo el territorio silvestre de Malasia en 2015. Global Citizen realiza campañas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Mundiales de la ONU, incluido el número 15: la vida en la tierra. Esto incluye proteger a los animales y trabajar para reducir la destrucción del hábitat. Puedes tomar acción sobre temas relacionados aquí.

El último rinoceronte masculino sobreviviente de Malasia murió el lunes después de unas pocas semanas de enfermedad.

La muerte del rinoceronte, conocido como Tam, deja atrás a una única hembra sobreviviente en Malasia. Con entre 30 y 80 rinocerontes de Sumatra en libertad, la muerte de Tam ha impulsado a los animales en peligro crítico un paso más hacia la extinción.

"Hoy, nos despedimos de Tam, nuestro último rinoceronte masculino sobreviviente", dijo el Fondo Mundial para la Vida Silvestre (WWF) de Malasia en un comunicado de Facebook.

"Nuestros corazones están llenos de tristeza cuando lloramos no solo la pérdida de la vida silvestre, sino la pérdida de una especie. Sin Tam, ahora solo nos queda Iman, nuestra última rinoceronte mujer".

Tam, que se pensaba que tenía 35 años, vivía en la Reserva de Vida Silvestre Tabin en el estado de Sabah, en la isla de Borneo. Inicialmente lo llevaron a la reserva después de que lo encontraron perdido en una plantación de palma aceitera en 2008. En los meses previos a su muerte, Tam había tenido problemas de riñón e hígado, según informó Channel News Asia.

Malasia ha intentado durante mucho tiempo, con poco éxito, salvar a las especies moribundas de la nación mediante el uso de la fertilización in vitro.

El director del Departamento de Vida Silvestre de Sabah, Augustine Tuuga, dijo que él y sus colegas ahora intentarán criar a Iman junto a un rinoceronte de Sumatra de Indonesia. Pero debido a problemas de salud, Iman no puede quedar embarazada ya que aún no puede producir óvulos.

"Solo tenemos que cuidar el último rinoceronte restante. Eso es todo lo que podemos hacer, e intentar, si es posible, trabajar con Indonesia", dijo Tuuga, según la SBS. "El embrión que se puede producir a partir de este proceso se puede implantar en una madre sustituta de rinoceronte de Indonesia."

El rinoceronte de Sumatra vivió extensamente en todo el sur y sureste de Asia. Ahora, lo que queda de la especie se limita a pequeñas áreas de bosque en Borneo y la gran isla de Sumatra, en el oeste de Indonesia.

Su aislamiento forzado se ha relacionado con una importante pérdida de hábitat, ya que los bosques de toda la región se han reducido para dejar espacio para caminos, casas y plantaciones agrícolas. Los árboles talados también se utilizan para construir muebles o como combustible.

También se ha culpado a la caza furtiva, que se deriva de la creencia disipada de que los cuernos de rinoceronte tienen propiedades medicinales.

En un intento por salvar a la especie, las principales organizaciones de conservación de todo el mundo, incluidas WWF y National Geographic, lanzaron una colaboración en 2018 que trabaja para capturar y unir a los rinocerontes salvajes para la cría en cautiverio. Margaret Kinnaird, líder de vida silvestre de WWF, dijo que trabajarán en colaboración junto con Indonesia y Malasia para establecer instalaciones de reproducción.

"La muerte de Tam subraya la importancia crítica de los esfuerzos de colaboración", dijo a National Geographic. "Necesitamos continuar centrándonos en salvar la vida de los 80 rinocerontes de Sumatra restantes, usar una combinación de protección intensiva y cría en cautiverio, y trabajar con la población local para inculcar el orgullo de que el rinoceronte es parte de su herencia biológica".

"Esta es una batalla que no podemos permitirnos perder", agregó Kinnaird.