Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Malala Yousafzai, 18, left, and her father Ziauddin hold hands while walking in Azraq refugee camp, Jordan, July 13, 2015.
Muhammed Muheisen/AP
Niñas y Mujeres

El padre de Malala dice que quiere ponerle fin al patriarcado

Por qué es importante para los Global Citizens 
Malala Yousafzai se ha convertido en una de las activistas de derechos humanos más importantes del mundo y ha realizado campañas globales para lograr el acceso universal a la educación. Su padre le inculcó valores feministas desde el principio, de acuerdo con el Objetivo Global 5 de las Naciones Unidas. Puedes unirte a nosotros para tomar acción sobre este tema aquí.

Ziauddin Yousafzai fue feminista mucho antes de que su hija, Malala, recibiera un disparo en la cabeza por parte de los talibanes simplemente por querer ir a la escuela.

De hecho, el padre de Malala adoptó una cosmovisión feminista incluso antes de que comenzara con su familia, y crió a sus hijos con valores igualitarios, según escribió en un artículo de opinión para Time la semana pasada.

El padre de la ganadora más joven del Premio Nobel utilizó la plataforma para pedir el fin del patriarcado e instó a los padres de todo el mundo a unirse a su esfuerzo. Para él, el desmantelamiento de un sistema misógino es una cuestión de sentido común.

"Estoy seguro de una cosa: el patriarcado es pura estupidez", escribió Yousafzai. “Los padres tienen un gran interés en desmantelarlo. Y nosotros, como activistas, debemos comunicárselo a ellos".

En el artículo de opinión, Yousafzai describe los efectos deformantes del patriarcado. Dice que obliga a los hombres a dedicar sus vidas a vigilar el comportamiento de las mujeres, mientras desperdician el potencial de las niñas en todas partes.


Mientras crecía en Pakistán, Yousafzai escribió que vio a sus hermanos recibir un trato preferencial y oportunidades a lo largo de su vida, mientras que sus hermanas obtuvieron restos literales y simbólicos. Dijo que este tipo de desigualdad se puede encontrar en países de todo el mundo.

"Incluso en países como los Estados Unidos y el Reino Unido, mientras que las niñas son educadas y a menudo tienen las mismas oportunidades que los niños, problemas como la desigualdad salarial, el acoso sexual y la misoginia siguen dañando las carreras y la vida personal de las niñas", escribió Yousafzai. "La infelicidad engendra infelicidad".

Durante la mayor parte de su vida, Yousafzai defendió los valores igualitarios junto a su esposa, pero estuvo solo en su búsqueda hasta que su hija Malala se convirtió en una de las feministas más destacadas del mundo.

La fama y la influencia de Malala se dispararon después de sobrevivir a un intento de asesinato por parte de los talibanes, pero ella estaba decidida a garantizar los derechos de las mujeres antes de ganar el Premio Nobel.

En estos días, Malala lucha incansablemente por los derechos de las mujeres y los derechos humanos.

Hizo campaña contra el genocidio de Rohingya, el terrorismo de Boko Haram y los países que cierran sus fronteras a los refugiados.

También escribió un libro feminista para niños y un día quiere romper el techo de cristal al convertirse en la primera ministra de Pakistán. Su organización, el Fondo Malala, está buscando asegurar que todas las niñas tengan acceso a la educación.

El padre de Malala ahora está haciendo lo que puede para apoyar el trabajo de defensa de su hija, y sigue siendo un feminista incondicional.

Dice que espera que el éxito de su hija inspire a otros padres a seguir sus pasos.