Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

A woman sits in isolation. As the pandemic diverts medical attention and forces people into their homes, girls in Latin America are at risk of abuse.
Alfredo Gayou
Niñas y Mujeres

La pandemia está poniendo a las niñas latinoamericanas en riesgo de embarazo y abuso, dicen los expertos

Por Christine Murray y Anastasia Moloney para Fundación Thomson Reuters.

Traducción Erica Sánchez.

CIUDAD DE MÉXICO / BOGOTA, 31 de julio (Fundación Thomson Reuters) - Cuando el vientre de su hija de 11 años comenzó a crecer en mayo, Paloma descubrió lo inimaginable: la niña había sido violada por su padrastro.

Paloma, cuyo nombre ha sido cambiado, llevó a su hija a un hospital público en el estado de Michoacán, en el oeste de México, pero a la niña se le negó la realización de un aborto.

Por ley, los hospitales públicos de México deben proporcionar abortos a las sobrevivientes de violación, y también cuando la salud de la madre está en riesgo. Además debe practicarse en algunos estados, si un feto está gravemente deformado, pero en la práctica, muchos se niegan a hacerlo.

El año pasado, se llevaron a cabo un total de 470 abortos legales en el sistema de salud pública en México, una nación de 126 millones de personas, según muestran las cifras del Ministerio de Salud.

En toda América Latina, las restricciones durante los tiempos normales significan que obtener un aborto legal es difícil, pero es aún más difícil durante las restricciones impuestas por el  coronavirus, según indican los expertos.


Con más de 4,3 millones de casos de COVID-19, América Latina y el Caribe se han convertido en uno de los principales focos de contagios.

Los expertos advierten sobre un aumento en los embarazos de adolescentes, ya que los recursos de atención médica se desvían para tratar casos de COVID-19, y el acceso al aborto y la anticoncepción se vuelven más limitados, a pesar de que la mayoría de los países latinoamericanos permiten abortos en casos de violación.

"Desafortunadamente, todavía hay mucha ignorancia entre la población y los servicios de salud sobre la ley", dijo Karla Berdichevsky, quien dirige el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva del Ministerio de Salud de México.

La organización sin fines de lucro Las Libres organizó atención médica especial en una clínica privada de Ciudad de México, para la niña de 11 años, a las 17 semanas de embarazo, durante la pandemia.

"Las niñas son completamente impotentes", dijo Veronica Cruz, fundadora de Las Libres.

"Ellos son exactamente las que necesitan más acceso, más orientación, más recursos desde el estado y no al revés".

Las adolescentes de toda la región luchan por conseguir acceso a métodos de anticoncepción, que algunos proveedores de salud ofrecen gratuitamente y en clínicas administradas por el gobierno o sin fines de lucro.

En Colombia, por ejemplo, menos de un tercio de las niñas de 15 a 19 años informan que usan anticonceptivos en un país donde casi una de cada cinco adolescentes es madre o está embarazada.

"Teníamos grandes necesidades insatisfechas en la planificación familiar para adolescentes. Sin embargo, esto empeora con la pandemia", dijo Alma Virginia Camacho-Hubner, asesora regional sobre salud sexual y reproductiva del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

El gobierno de México estima que podría haber cerca de 22,000 embarazos no deseados más de lo normal en chicas de entre 15 a 19 años, este año y el próximo, debido a la falta de acceso a la anticoncepción.

En toda América Latina, 18 millones de mujeres y adolescentes podrían dejar de usar anticonceptivos debido a la pandemia, lo que podría llevar a más de 600,000 embarazos no deseados, estima el UNFPA.

Antes del coronavirus, América Latina y el Caribe registraron la segunda tasa mundial más alta de embarazos de adolescentes, después del África subsahariana, con un aumento en las cifras, dijo el UNFPA.

Hubo 66,5 nacimientos por cada 1.000 niñas de 15 a 19 años entre 2010 y 2015 en toda la región, en comparación con 46 nacimientos por cada 1.000 niñas en el mismo grupo de edad a nivel mundial, según muestran las cifras del UNFPA.

Las altas tasas de embarazo adolescente en América Latina se deben a la falta de acceso al control de la natalidad, la violencia sexual y la falta de educación sobre los derechos de las niñas.

Las adolescentes a menudo quedan embarazadas como resultado de una violación a manos de parientes en el hogar, y los cierres de escuelas significan que las niñas están en sus casas con familiares abusivos.

"Las casas no son lugares seguros en este momento, y las niñas y mujeres ahora están atrapadas en sus hogares con sus abusadores", dijo Daniel Molina, experto en género y masculinidades de la organización benéfica para niños Plan International.

Los informes de violencia sexual han aumentado durante la pandemia de coronavirus, aunque no hay datos que muestren cuántos resultan en embarazos adolescentes.

En muchos países, las líneas directas administradas por el gobierno han sido inundadas con llamadas que denuncian violencia sexual.

La línea directa de Perú, por ejemplo, recibió 17,000 llamadas sobre violencia sexual contra niños durante los primeros 107 días de encierro.

En Colombia, se reportaron casi 22 casos de abuso sexual contra niñas por día en promedio desde el inicio del cierre el 25 de marzo hasta el 23 de junio.

Una encuesta en línea de Plan International realizada en junio a 350 adolescentes en 12 países, incluidos cinco países latinoamericanos, mostró que la mayoría de ellas estaban preocupadas por la violencia de género durante la pandemia.

Hubo temores adicionales de que se vuelvan más vulnerables como consecuencia de la pobreza ocasionada por la pandemia y sean empujadas a casarase o vivir con una pareja a medida que sus padres se vuelven demasiado pobres para alimentarlos.

En toda la región, 50 millones de personas adicionales se volverán pobres o extremadamente pobres debido al impacto económico causado por la pandemia, según las estimaciones de la ONU.

"Las niñas contraen matrimonio más temprano como una forma de salir de la pobreza. Pero cuando llegan allí, se dan cuenta que se trata de otro espacio de abuso", dijo Molina.


Más información: http://news.trust.org