Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Indigenous leader Alessandra Munduruku speaks during a meeting of indigenous leaders and family with the press and researchers, at the University of Brasilia, Brazil, Nov. 21, 2019.
Eraldo Peres/AP
Medio Ambiente

Activista indígena gana premio de derechos humanos por su trabajo en defensa de la Amazonía

SAO PAULO, 22 de octubre (Fundación Thomson Reuters) - Alessandra Munduruku, líder de la comunidad indígena Munduruku de Brasil, ha visto su casa allanada y ha sido amenazada por su trabajo en la defensa de su pueblo y su tierra amazónica, de mineros y madereros ilegales, plantas hidroeléctricas y otras amenazas.

El jueves, la joven de 36 años recibió el Premio de Derechos Humanos Robert F. Kennedy 2020 por "su trabajo en defensa de la cultura, los medios de vida y los derechos de los pueblos indígenas en Brasil".

Su comunidad indígena, como muchas en la Amazonía, ha estado durante mucho tiempo bajo presión de forasteros, pero la amenaza ha aumentado a medida que el gobierno del presidente de derecha Jair Bolsonaro impulsa el desarrollo de la región, dijo.

"Cada vez más, estamos siendo apretados, con mucha fuerza, como por una gran serpiente que intenta ahogarnos", dijo.

La Fundación Thomson Reuters le preguntó cómo ayudará el premio de $ 30,000, que ha donado a su comunidad indígena, y qué vendrá después.


¿Qué significa ganar este premio para tí y tu gente?

Estoy muy agradecida de saber que nos escuchan. No solo yo, sino todos los pueblos indígenas que están pidiendo ayuda.

[Los que presionan a las comunidades indígenas] no se detendrán. Continuarán hasta que se acabe con los indígenas. Por eso, el premio significa más lucha. Se trata de fortalecer a los pueblos indígenas.

Algunas personas dicen: "Alessandra, guau, ahora eres rica". No, no soy rica.

La mayor riqueza que tengo es este río sin represa, sin minería. Significa ser libre. Significa no ser molestados por ningún gobierno o empresa. Para mí, el "progreso" es nuestra buena vida.

¿Cómo empezaste como activista?

Empecé a involucrarme en 2015. En el pueblo, no tenemos mucha información. Aprendí del Consejo Indigenista Misionero sobre la política indígena. Nos enseñaron sobre la ley.

Nuestro pueblo estaba siendo oprimido. Se estaban estableciendo varias empresas mineras en nuestro río. Luego levanté el micrófono para hablar de la presa de São Luiz do Tapajós [planeada, pero ahora suspendida], para hablar de la defensa del territorio.

Al principio, era muy tímida. A menudo no podía hablar. Nuestras madres se pelearon con nosotros. Dijeron que los únicos que podían hablar eran los caciques, los líderes, y que yo era mujer. Pero empecé a ganar espacio.

¿Cuál es el papel de las mujeres indígenas en la defensa de sus territorios?

Algunas personas dijeron: "No puedes hacer una reunión de mujeres. ¿De qué van a hablar las mujeres?".

Tenía que ser persistente, para demostrar que nosotras, las mujeres, podíamos luchar del lado de los jefes. No queríamos adelantarnos a los jefes, sino caminar con ellos, tener una voz activa. Y eso hizo que nos ganemos su respeto.

Las mujeres tienen las voces más fuertes. A veces esperamos la decisión de los jefes, los guerreros. Y en muchos casos a pesar de la violencia, las mujeres continúan en su resistencia.

Muchas veces he estada asustado o triste. A veces me he sentido confundida y tuve que consultar a los jefes. Nunca puedo decidir sola. Debo decidir junto a mis familiares.

En 2019, se mudó a la ciudad de Santarém para comenzar a estudiar derecho. ¿Qué lo impulsó?

Fui coordinadora de la Asociación Indígena Pariri. Tuve mucho trabajo dentro del territorio: organizando eventos, asambleas, encuentros de mujeres, encuentros con caciques, con jóvenes.

Un abogado de Funai (la Fundación Nacional Indígena Brasileña) me animó. Dije que no tenía tiempo para estudiar, que era una pérdida de tiempo. Pero los jefes estaban felices. "Vamos a tener una abogada entre nosotros", dijeron.

Las mujeres me dieron fuerzas. Dijeron que tenía que ir a estudiar, que me iba a graduar. Así es que tomé a mis hijos y me fui.

¿Cómo crees que será el Amazonas y su gente en una década más o menos, si continúan las tendencias actuales?

¿Cómo serán los territorios indígenas en 20 años? Estará devastado. La única forma es luchar. Incluso si te amenazan, incluso si te dicen que te quemarán en medio de la calle.

La minería siempre traerá la muerte. La muerte del río, de los peces, del bosque.

Quienes quieren legalizar la minería en tierras indígenas son las personas que están en contra de la salud, en contra de la educación, en contra de la demarcación de territorios indígenas, y que no creen en el cambio climático.

¿Qué pueden hacer para ayudar las personas que viven fuera del Amazonas pero que están preocupadas por la región y su gente?

Muchos productos que salen de Brasil, como la carne de res y la soja, son consumidos por países desarrollados.

Por otro lado, las turbinas para las represas hidroeléctricas del Amazonas, por ejemplo, ¿de dónde vienen? Aquí en el Amazonas, ninguna empresa construye una turbina.

Tampoco hay forma de producir mercurio (utilizado en la extracción de oro) aquí. Cambiar estas importaciones y exportaciones es importante.

Además, la gente puede ayudar a presionar al gobierno para que demarque nuestro territorio para darle estatus oficial.


Reporte de Fabio Zuker; edición de Laurie Goering. Traducción, Erica Sánchez. http://news.trust.org/climate