Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Ciudadanía

Esta granja de piñas en Colombia podría convertirse en un ejemplo para la paz

Wikimedia Commons- Abejaobrera

¿Alguna vez tuviste una pelea importante con un buen amigo? Hay gritos y maldiciones... ¿tal vez incluso un golpe o algunas lágrimas?

Por lo general, en algún momento, independientemente de qué tan explosivo haya sido el argumento, hay una "resolución". La gente se disculpa, murmura "lo siento" y la pelea termina.

Pero realmente no ha terminado.

Como probablemente recuerde cualquiera que alguna vez ha estado en una pelea real, que una "buena batalla haya terminado" en realidad no significa que todo vuelva a ser color de rosa. La transición lleva un tiempo. Persiste el resentimiento y la ira después de la "resolución".

Imagino que los distintos grupos opuestos de un conflicto armado deben tener esta sensación multiplicada por un millón.

Pero, sinceramente, cuando das un paso atrás y lo piensas, es una locura cómo los países se mueven más allá de una guerra civil. ¿Cómo después de años de hacer estrategias contra el enemigo, de odiarse mutuamente, de matarse unos a otros, de repente se firma un tratado de paz y se supone que todos deben volver a vivir pacíficamente en el mismo país? Es bastante loco. Si a los estudiantes de secundaria de dieciséis años les toma un tiempo hacer la transición, seguro que a los ejércitos también les lleva un tiempo.

Tampoco es difícil imaginar momentos en que los soldados simplemente se derrumban. A medida que pasa el tiempo, su hostilidad se disipa. Se dan cuenta de que no quieren contribuir a más dolor y sufrimiento. Y aunque desearían poder comenzar de nuevo, no tienen idea de cómo hacerlo.

Esta es la situación que enfrenta Colombia a medida que se acerca a un acuerdo de paz después de 50 años de conflicto civil. Es un conflicto que involucra a miles de personas que lucharon entre sí durante décadas y ahora, de alguna manera, necesitan aprender a seguir adelante.

Colombia's army .jpgImage: Wikimedia Commons- Mrnico1092

Se siente como una tarea imposiblemente difícil. Pero puede haber un modelo para la paz, un ejemplo de esperanza, en un lugar inesperado: una granja de piña.

Colombia ha estado involucrada en un conflicto extremadamente complicado y prolongado. Aunque actualmente es de baja intensidad, en sus cincuenta años de duración, el conflicto se ha cobrado más de 220,000 vidas (80% de ellas civiles) y ha desplazado a más de 6 millones de personas.

Hoy, Colombia tiene la segunda población de desplazados internos más grande del mundo. Solo Siria, un país que ha estado dominando los titulares internacionales, tiene más.

Como la mayoría de los conflictos globales, este se reduce al control del territorio y el poder. Los muchos actores involucrados -el gobierno, grupos paramilitares, guerrillas de izquierda- todos creen que sus intereses son más importantes y deberían ser dueños de la tierra. Pero todas las partes han sido acusadas de abusos contra los derechos humanos. Tanto los grupos guerrilleros como los grupos paramilitares que luchan contra ellos han sido acusados ​​de participar en el tráfico de drogas y el terrorismo.

En pocas palabras: nadie tiene las manos limpias y son incontables las vidas inocentes que se han destruido en el proceso.

Colombia's internally displaced people.jpgImage: Flickr- Sally

Afortunadamente, en 2012, Colombia dijo basta y el gobierno comenzó las negociaciones de paz. Hubo altibajos, y muchas promesas incumplidas. Las conversaciones continúan hoy en La Habana.

Pero aún queda una pregunta importante: ¿qué pasará con todas las ex guerrillas y paramilitares de Colombia? ¿Cómo se convencerá a las personas de que dejen sus armas y vivan pacíficamente?


En la granja de piñas La Fortuna ha surgido una fuente de inspiración.

"La Fortuna", ubicada en el este de Colombia, está a cargo de 100 ex combatientes que, debido a sus antecedentes, deberían estar matándose unos a otros. Algunos pertenecían a las FARC (el principal grupo guerrillero de izquierda), otros al ELN (otro grupo guerrillero) y otros a dos grupos paramilitares. Son todos hombres que, en esencia, fueron entrenados para odiarse y sabotearse mutuamente, pero han encontrado la manera de ir más allá y trabajar juntos.

La granja comenzó a funcionar en 2005 cuando se ordenó a un grupo paramilitar, las AUC, que se desmovilice. Las AUC habían estado luchando contra los grupos guerrilleros y otros rivales por el control del territorio durante más de una década, y el número de víctimas estaba aumentando. El gobierno le pidió a todas las partes involucradas que detengan la violencia. Ellos lo hicieron, pero luego encontraron que era extremadamente difícil reintegrarse a la sociedad. El estigma también alcanzó a los rebeldes y los paramilitares. Las víctimas los querían muertos. Y era muy difícil encontrar trabajo para estos ex soldados.

Todos estos ex soldados, independientemente de su afiliación, se sentían como parias, que eran odiados o juzgados por el resto de la comunidad.

Fue desde este lugar de exclusión que nació “La Fortuna”. Al principio, todos los soldados desmovilizados se reunieron en un gimnasio de la escuela y realizaron talleres. Un día, a alguien se le ocurrió la idea de pedirle fondos al gobierno para comprar una granja.

Ahora 100 socios, todos ex combatientes, comparten la propiedad de 635 acres. Han plantado 500,000 piñas, además de maíz y arroz. Cualquiera que tenga algo de dinero en efectivo puede trabajar la tierra por un día de salario, pero los ingresos se destinan a mantener la granja a flote.

En lugar de pelearse, ahora se están ayudando unos a otros. Cambiaron la batalla por la labor en la granja. En lugar de imponer miedo en la sociedad, están plantando esperanza.

Colombia pienapple smiles.jpgImage: Flickr- castigatrote

Estos ex soldados dicen que la granja les ha ayudado a hacer la transición de regreso a la sociedad. Se ha convertido en un proyecto compartido, un proyecto que motiva a todos.

Un agricultor dijo que esperaba que La Fortuna fuera una fuente de inspiración para sus antiguos amigos de las FARC.

"Creo que mostrarles esto les dará la idea de que 'sí, podemos hacerlo'. Sabemos que no todos quieren estar asociados con personas como nosotros, y no todos quieren apoyar a personas como nosotros, pero estamos tratando de dejar de lado ese estigma. Todo lo que queremos hacer es trabajar ".

Aunque los agricultores de La Fortuna probablemente no lo piensen, su granja podría servir como modelo para el mundo en general. Su proyecto es una prueba de que incluso las personas menos esperadas pueden convertirse en aliadas en una causa compartida. Una prueba de que cuando te tomas el trabajo en conocer a alguien, en sentarte y hablar, a menudo descubres que hay más terreno común de lo que imaginabas.


Es un mensaje que los Global Citizens pretenden lograr incluso en los momentos más simples de la vida cotidiana. Nuestro objetivo es encontrar siempre una manera de cerrar las brechas, comunicarnos y conectarnos. Ya sea a través de una actitud compasiva hacia los refugiados o simplemente tratar a un vecino con un carácter difícil con amabilidad, ser un Global Citizen implica esforzarse por ver más allá de la superficie y creer que tus acciones pueden hacer la diferencia. Es ahí donde se encuentra el verdadero progreso.