Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

A woman wearing a face mask walks in downtown Mexico City, March 24, 2020.
Rebecca Blackwell/AP
Niñas y Mujeres

¿Por qué las mujeres y las niñas son las más perjudicadas durante la pandemia de COVID-19?

Por qué es importante para  los Global Citizens
El Objetivo Global 5 de la ONU tiene como objetivo lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas. Durante una crisis, es especialmente difícil para las mujeres acceder a la atención médica, protegerse contra la violencia de género y mantener la estabilidad financiera. Puedes unirte a nosotros y apoyar nuestra campaña Together At Home contra el coronavirus aquí.

Aún es demasiado pronto para conocer si la pandemia de COVID-19 realmente afecta la salud de las personas de acuerdo a su género, pero lo que la evidencia sí demuestra es que las mujeres y las niñas son especialmente vulnerables a las crisis mundiales de salud.

El coronavirus es una enfermedad respiratoria altamente contagiosa que se transmite a través del aire de persona a persona. Las mujeres, que representan el 70% de la fuerza laboral de los servicios sociales y de salud, están al frente de los esfuerzos de respuesta para tratar y detener la propagación del virus.

A medida que los países de todo el mundo han cerrado las escuelas y establecido restricciones de viaje a raíz de la pandemia de coronavirus, las madres se enfrentan al desafío de conciliar entre el cuidado de los niños y trabajar en casa. Estas responsabilidades se suman a la cantidad desproporcionada de trabajo doméstico que ya realizan las mujeres.

Las organizaciones dedicadas a la salud de las mujeres instan al mundo a considerar el género en los esfuerzos de alivio del coronavirus. El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) publicó un documento de orientación de género el 19 de marzo, y ONU Mujeres compartió una lista de verificación de COVID-19 el 20 de marzo para ser tenida en cuenta por los responsables políticos y quienes toman decisiones y trabajan para abordar la pandemia mundial.

"Una respuesta efectiva a las pandemias necesita realmente considerar la dinámica de género de una manera significativa", dijo Sarah Hendriks, directora de políticas de ONU Mujeres, a Global Citizen.

Es crucial asegurar la disponibilidad de datos segregados por sexo, dijo Hendriks. ONU Mujeres no solo analiza las diferentes tasas de infección, sino también los impactos económicos, la carga de atención diferencial y las tasas de violencia doméstica, que se ven exacerbadas por las epidemias.

Con solo 10 años para la fecha límite de 2030 de la ONU para alcanzar los Objetivos Globales para el Desarrollo Sostenible, Hendriks dijo que la urgencia del coronavirus no debe restar valor a las visiones a largo plazo.

"Es realmente importante que el enfoque mundial en las desigualdades de género no se convierta en otra víctima de COVID-19", dijo Hendriks.

Las pandemias empeoran las desigualdades de género existentes y pueden dificultar que las mujeres y las niñas reciban tratamiento y atención médica, explica el documento de orientación del UNFPA.

Los brotes recientes de ébola en África occidental y el zika en América Latina, sirven como ejemplos principales de por qué las mujeres no deben ser olvidadas en las crisis.

Durante el brote de Zika, las mujeres tenían acceso limitado a la atención de salud reproductiva y a los recursos financieros. Y en África occidental, las mujeres fueron infectadas desproporcionadamente por el Ébola porque eran mayoritariamente las únicas cuidadoras de sus familias y trabajadoras en el cuidado de la salud.

Ambos brotes limitaron significativamente la disponibilidad para la planificación familiar y representaron serias amenazas para las mujeres embarazadas, dijo Hendriks. Todavía se desconoce si COVID-19 afecta más severamente a las mujeres embarazadas.

Cuando los sistemas de atención de salud se ven obligados a canalizar todos sus recursos para combatir una epidemia, se puede pasar por alto la atención de salud sexual y reproductiva, a pesar de la necesidad persistente de una planificación familiar adecuada, recursos de salud menstrual y atención materna.

UNFPA Supplies ya ha entregado suministros sanitarios y de protección médica a las comunidades vulnerables afectadas por el COVID-19 en China, Irán y Filipinas.

Las mujeres que son trabajadoras mal pagadas, no protegidas o por horas también se ven obligadas a poner en riesgo su salud cuando dejan la casa para ganarse la vida, dijo Hendriks.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está alentando a las personas a autoaislarse para contener el COVID-19, pero para muchas mujeres de bajos ingresos que tienen trabajos inseguros, no ir a trabajar no es una opción.

"Cuando miramos la vida económica y productiva de las mujeres, vemos cómo una pandemia como el COVID-19 puede tener efectos enormes en las mujeres trabajadoras", dijo Hendriks.

En tiempos de crisis, las mujeres enfrentan una mayor inestabilidad financiera. Los responsables de la toma de decisiones y políticas deberían preguntarse cómo se dirigen a las respuestas económicas y a qué intereses sirven, de acuerdo a los consejos de ONU Mujeres.

Los gobiernos también deben priorizar los servicios para la prevención y respuesta del aumento de la violencia doméstica y otras formas de violencia de género, particularmente en el contexto del autoaislamiento, dijo Hendriks. Los niveles de violencia doméstica aumentan cuando los hogares se ven sometidos a un mayor estrés y las familias se ven obligadas a vivir en espacios confinados.

Puedes unirte a nuestra campaña para luchar contra el coronavirus y tomar medidas al respecto aquí.