Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Diana Robinson/ Flickr
Medio Ambiente

La 'zona muerta' en el Golfo de México pronto podría crecer más que el tamaño de Massachusetts

Por qué es importante para los Global Citizens
La contaminación generada por actividades humanas como la urbanización y la agricultura a menudo terminan en los cuerpos de agua, donde perturban el ecosistema y pueden terminar con la vida marina. Los nutrientes químicos comúnmente utilizados en la agricultura pueden alterar los ecosistemas marinos hasta el punto de crear grandes "zonas muertas" donde ninguna vida puede desarrollarse. Puedes unirte a nuestro movimiento para proteger los océanos y la vida debajo del agua aquí.


Según un nuevo informe, la "zona muerta" en el Golfo de México, donde el oxígeno es demasiado escaso para soportar la vida marina, podría convertirse en una de las áreas más grandes de la historia, según un informe publicado por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) el lunes.

Las "zonas muertas" ocurren cíclicamente en el Golfo y son causadas por la contaminación excesiva de nutrientes que se abre paso desde los sitios agrícolas a los cuerpos de agua. Este año, se espera que crezca a aproximadamente 7,829 millas cuadradas, o aproximadamente del tamaño de Massachusetts, según informó la NOAA. Sin embargo, un estudio similar publicado por la Universidad Estatal de Louisiana (LSU) la semana pasada, predice que la zona será aún más grande que eso, alcanzando alrededor de 8,717 millas cuadradas, aproximadamente del mismo tamaño que Nueva Jersey.

Ambas estimaciones ubican el tamaño de la "zona muerta" de este año apenas por detrás del récord de 8,766 millas cuadradas observadas en 2017. Sin embargo, las predicciones superan el promedio de cinco años de 5,770 millas cuadradas en una cantidad considerable.

"Creemos que este será el segundo más grande", dijo a la CNN Nancy Rabalais, ecóloga marina y coautora del informe LSU.

La NOAA culpa a las inusuales lluvias intensas de primavera y las enormes cantidades de contaminantes en la escorrentía del agua de lluvia por el alarmante pronóstico.


El agua de lluvia transporta el nitrógeno y el fósforo de los fertilizantes al Golfo de México, donde estimulan el crecimiento de cantidades excesivas de fitoplancton (algas microscópicas). Estos eventualmente mueren y se hunden hasta el fondo del Golfo, donde, a medida que se descomponen, consumen el suministro de oxígeno del agua. Los bajos niveles de oxígeno amenazan a todos los organismos vivos en el cuerpo de agua, creando una "zona muerta", que incluye peces, camarones y cangrejos, una importante fuente de alimentos e ingresos para las personas de la zona.

El agua del 41% de los Estados Unidos desemboca en el río Mississippi, que eventualmente se une al Golfo de México. El Servicio Geológico de EE. UU. informó que la descarga promedio del río transportó 156,000 toneladas métricas de nitrato y 25,300 toneladas métricas de fósforo en el Golfo solo en mayo pasado, 67% más que el promedio a largo plazo de las últimas cuatro décadas.

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos ha empleado un grupo de trabajo para monitorear el problema y varios estados de los Estados Unidos también están trabajando para reducir la cantidad de nutrientes que llegan al Golfo.

Si bien se puede hacer poco para reducir el tamaño esperado de la "zona muerta" y revertir el impacto de esta escorrentía de nutrientes en el Golfo este año, los agricultores pueden tomar medidas para evitar una destrucción similar en el futuro. Cambiar a fertilizantes ecológicos y naturales puede ayudar a reducir el riesgo de la cantidad de nitrógeno y fósforo que ingresa al Golfo. Los agricultores también pueden plantar más cultivos como, por ejemplo, el pasto de trigo que tiene raíces más largas y puede retener los nutrientes del suelo más fácilmente.

"Todo es parte de cómo tratamos nuestro ecosistema y nuestra naturaleza consumista", dijo Rabalais.

"Todo está relacionado con nuestra huella de carbono y el nitrógeno utilizado en la agricultura que se utiliza para alimentar a los animales que no necesitamos comer. Todo está relacionado con la economía mundial y ahora las tarifas y la forma en que se otorgan subsidios a la agricultura".