En el mundo de la moda, la belleza y el estilo de vida, salvar el planeta y guiarse por una vida amigable con el ambiente están de moda. El verde es el nuevo negro, sostenible es el look de hoy y el veganismo es la tendencia. Los productos de origen animal ya pasaron de moda.

Con esto en mente, un sinnúmero de empresas y marcas han comenzado a publicitar productos y servicios amigables con el ambiente en un esfuerzo por promover el papel consciente que desempeña su industria en el cambio climático. Se están fabricando zapatos y sofás de piel falsa, algunos automóviles se comercializan como “amigables con el ambiente” y cada vez más empaques son reciclables. 

Si bien éste es un gran paso hacia delante, no todas son buenas noticias. Comercializar algo como amigable con el ambiente, sostenible, vegano o verde no significa que siempre lo sea. El ecoblanqueo es un fenómeno en el que diversas empresas participan, sabiéndolo o sin saberlo. ¿Qué es el ecoblanqueo? Cae dentro del espacio entre la comercialización de algo como amigable con el medio ambiente y que en realidad lo sea. 

La manera como consideramos nuestros hábitos de consumo está cambiando totalmente ya que el mundo enfrenta sin duda una crisis climática. Los productos que compramos y los servicios de los que dependemos casi todos tienen un efecto en el medio ambiente; de este modo, tiene sentido que la acción climática chic sea la nueva tendencia generacional.

La frase “ecoblanqueo” estuvo en los encabezados de agosto de 2021, cuando la activista ambiental, Greta Thunberg, acusó a la industria de la moda de participar en este fenómeno. Siendo la primera activista ambiental en aparecer en la portada Vogue Escandinavia, Thunberg usó la oportunidad para pronunciarse contra esta tendencia. En un mensaje en los medios sociales que acompañaba el anuncio de su portada, afirmó

“Muchos están haciéndonos creer que la industria de la moda está comenzando a tomar responsabilidad, al gastar cantidades de ilusión en campañas donde se retratan a si mismos como ‘sostenibles, ‘éticos’, ‘verdes, ‘climáticamente neutros’ y justos’”, escribió. “Pero hay que ser claros: Casi siempre solo es puro ecoblanqueo. No puedes fabricar moda masiva o consumir de un modo ‘sostenible’ en la manera en la cual el mundo está conformado actualmente. Esa es una de las muchas razones por las que necesitamos un cambio de sistema”.

La industria de la comida también tiene mucha culpa cuando se trata del ecoblanqueo. Empresas como Nestlé y la marca de papas fritas Lay son acusadas de llevar a cabo el engaño publicitario, a pesar de contribuir en gran medida al problema global de desechos plásticos o de no ser sostenibles durante el proceso de producción. 

Otras industrias culpables de ecoblanqueo incluyen la industria automotriz, como BMW que publicita un automóvil eléctrico cero emisiones de carbono que cuenta con la opción de un motor de gasolina; la industria hotelera donde hoteles con entusiasmo publicitan premios de sostenibilidad a pesar de que el premio fue por un mejoramiento pequeño en sus operaciones; y la industria de la belleza donde marcas como Tarte Cosmetics y The Body Shop son parte del fenómeno. 

¿Qué es el ecoblanqueo? 

El ecoblanqueo se refiere a cuando empresas y organizaciones engañan a sus consumidores o público al hacerles creer que un producto, servicio que ofrecen, o la organización misma, son amigables con el medio ambiente o sostenibles, cuando en realidad no lo son. 

El término fue originalmente acuñado por el activista ambiental Jay Westerveld a mediados de la década de 1980, cuando al hospedarse en un hotel vio un letrero que pedía a los huéspedes reusar las toallas para ayudar a salvar el medio ambiente. Westervelt se dio cuenta de la ironía del letrero al atestiguar que el hotel no trataba de “salvar el medio ambiente” en ninguna otra de sus operaciones. Esto lo condujo a creer que el hotel estaba tratando de ahorrar dinero evitando lavar las toallas y lo hacía ocultándose detrás de la etiqueta de amigable con el ambiente.

Tres cosas que debes saber sobre el ecoblanqueo. 

¿Qué impacto tiene? 

El problema con el ecoblanqueo es que se trata de una herramienta de publicidad utilizada para obtener ganancias, en lugar de tomar responsabilidad ambiental. Con la crisis climática tan grave como es,  los consumidores, especialmente los consumidores de la generación Z, son más precavidos al comprar productos o servicios que no toman en cuenta los intereses ambientales. 

También están más dispuestos a gastar la cantidad de dinero extra que vale para asegurarse de que están adquiriendo artículos amigables con el medio ambiente; lo que significa que si una empresa incrementa el precio de un producto y lo comercializa como sostenible, puede hacer mucho más dinero que si no lo hubiera comercializado de ese modo. 

Es básicamente explotación si las empresas priorizan las oportunidades financieras al presentarse como responsables con el medio ambiente, sin hacer realmente los cambios necesarios para ser en verdad ecoconscientes. Desconocen el impacto relacionado con el clima que sus elecciones de publicidad pueden hacer. 

Se trata de un problema enorme ya que esta manera de hacer negocios no reducirá probablemente la contaminación y la degradación del medio ambiente que una empresa causa en el planeta.

La industria de la moda, un gran perpetrador del ecoblanqueo como Greta Thunberg señaló, es uno de los sectores más contaminantes del planeta, al producir 10% de todas las emisiones de carbono de la humanidad y es el segundo consumidor más grande de suministro de agua del mundo.

La industria de la comida no es la excepción. Conforme los consumidores se inclinan más por la sostenibilidad y el veganismo en la comida, las empresas comercializan sus alimentos como respetuosos con el medio ambiente para retratar una imagen socialmente verde. Por ejemplo, la empresa de alimentos vegetarianos y veganos, Quorn, con sede en Reino Unido, fue recientemente acusada de ecoblanqueo después de que la empresa afirmó que sus productos podrían ayudar a reducir la huella de carbono de los consumidores, pero, sin embargo, no dijo de qué manera el consumo de sus productos contribuye a disminuir la huella de carbono. 

¿Cómo puedo identificar el ecoblanqueo?

A nadie le gusta ser embaucado y que le hagan creer en algo que es un desvío de la verdad, especialmente cuando es a costa del planeta. Identificar y denunciar el ecoblanqueo es importante para acabar con el fenómeno. A continuación presentamos algunas cosas que puedes hacer: 

Ten precaución con las palabras de moda verdes: Las empresas y los productos afirmarán ser responsables con el medio ambiente al utilizar palabras como “amigable con el medio ambiente”, “reciclado”, “sostenible”, “vegano”, “consciente”. Usarán estas palabras sin explicar cómo han podido alcanzar dicho estatus. Cuando las veas, investiga para ver si ofrecen más información, si no, es probable que se trate de ecoblanqueo. 

Investiga la empresa: Si bien algunos productos y servicios serán publicitados como, o en verdad, conscientes con el medio ambiente, su empresa de acogida podría no ser —piensa que podrías comprar un cinturón de piel vegano de un fabricante de jeans que de hecho contamina activamente los ríos, o comprar un chocolate con empaque reciclable de una empresa que también vende botellas de agua de plástico de un solo uso. 

Fíjate en la verificación: Si una compañía está realmente haciendo lo que afirma, la mayoría de veces será verificado por una parte tercera. Esto significa que la empresa obtuvo la aprobación de una organización de auditoría ambiental.

El ecoblanqueo no es ilegal en todas partes, el engaño ambiental rotundo es ilegal en Estados Unidos y se están tomando medidas actualmente para implementar una ley contra el ecoblanqueo en Europa. Con esto en mente, vale la pena investigar si el ecoblanqueo es ilegal en el país donde un producto o servicio están siendo fabricados y darle seguimiento con un proceso de reporte oficial para ayudar a asegurar que la empresa rinda cuentas. 



¿Qué medidas podemos tomar?

Todos podemos tomar medidas al asegurarnos que los artículos y los servicios en los que invertimos están haciendo su parte para acabar con la crisis climática, al investigarlos y acusarlos de ecoblanqueo y otros comportamientos contradictorios. 

Si eres precavido con la industria de la moda rápida y su impacto en el medio ambiente, puedes probar estas maneras para luchar activamente contra la industria a través de estos consejos sostenibles. También vale la pena seguir a estos activista de la moda rápida y aprender de ellos. 

Si te preocupa el ecoblanqueo en la industria de la comida, aquí tienes una guía para algunas alternativas de alimentos amigables con el medio ambiente de tus comidas favoritas que puedes ver. 

Puedes tomar acción con nosotros para exhortar a las grandes empresas a hacerse responsables y redoblar esfuerzos en la lucha contra el cambio climático al firmar esta petición. También puedes exhortar a los líderes mundiales a ayudar a acabar con la crisis climática y proteger el planeta al firmar esta petición aquí


Puedes unirte a la campaña de Global Citizen Live para derrocar la pobreza y defender el planeta al tomar acción aquí y volverte parte de un movimiento impulsado por ciudadanos en todo el mundo que están tomando medidas junto con gobiernos, empresas y filántropos para hacer un cambio.

GCL_2021_GLOBAL_ADMAT_1080x1620.png

Global Citizen Explains

Defiende el planeta

Qué significa ‘ecoblanqueo’ y cómo evitarlo

Por Khanyi Mlaba