Por Aduragbemi Banke-Thomas, investigador en la London School of Economics and Political Science

Cada año, 295,000 mujeres mueren de causas evitables relacionadas con el embarazo y el parto a nivel global. La suma elevada de muertes en Nigeria representa 23%. Cada una es una tragedia innecesaria; y evitarlas debe ser una prioridad global.

¿Cómo podemos lograrlo? La investigación demuestra que el acceso rápido a los nueve servicios de maternidad esenciales, conocidos en conjunto como asistencia obstétrica de emergencia, puede reducir las muertes de mujeres embarazadas de 15 a 50% y las muertes de niños nonatos de 45 a 75%.

Las mujeres embarazadas enfrentan un riesgo mayor de morir si padecen cualquiera de las tres demoras siguientes al tratar de tener acceso a la asistencia obstétrica necesaria. Esto incluye demora al decidir buscar asistencia, demora al viajar a instalaciones de salud apropiadas o demora al recibir la asistencia necesaria cuando llegan a las instalaciones médicas.

En Nigeria, el retraso al viajar para recibir asistencia es con frecuencia el más mortal. Muchas mujeres viajan a las instalaciones médicas solas o con el apoyo de sus parientes, sin ayuda profesional. Se cree que esta travesía es como una “caja negra” porque desentrañar lo que pasó durante el trayecto, incluyendo las demoras durante la ruta, solo puede analizarse después de que es demasiado tarde.

La promesa de Google Maps

¿Qué sucedería si pudiéramos usar Google Maps, la app de navegación más popular en la Tierra, para ayudar a entender estas demoras? En un estudio publicado recientemente, mis colegas y yo determinamos el tiempo que toma el recorrido para cuidar a las mujeres embarazadas en situaciones de emergencia utilizando información de Google Maps.

Buscamos estimaciones del tiempo del recorrido para analizar la cobertura de los servicios maternales esenciales en el estado más urbanizado de Nigeria y en Lagos, la ciudad más grande de África subsahariana.

file-20210901-17-2szf3p.pngLos datos de Google Maps nos puede ayudar a entender los viajes de mujeres embarazadas al hospital para cuidados de emergencia. Imagen: Google Maps





Nuestros resultados mostraron que para las mujeres que viajaban directamente al hospital, el tiempo del recorrido varió de 2 a 240 minutos. Para las que fueron referidas al hospital, el tiempo del recorrido varió de 7 a 320 minutes. El tiempo del recorrido total era de 60 minutos para 80% de las mujeres embarazadas. La hora del día y el hecho de ser referidas se asociaban con una travesía de más de 60 minutos.

Identificamos puntos críticos desde los cuales les tomaba a las mujeres embarazadas más de 60 minutos legar a los hospitales públicos en Lagos. Estas áreas fueron Alimosho/Ifako-Ijaiye, Eti-Osa y Ijanikin/Morogbo. En casos donde las mujeres requerían ser referenciadas, identificamos un cuarto punto crítico en el norte de Ikorodu, donde las mujeres embarazadas necesitaban más de 60 minutos para llegar a un hospital que pudiera proveerles la asistencia necesaria.

Eliminar los puntos críticos

Nuestros hallazgos indican que estos puntos críticos requerían de la intervención del gobierno para reducir las demoras de las mujeres para tener acceso a la asistencia médica. El gobierno del estado de Lagos al parecer ya está resolviendo uno de estos puntos críticos al construir el Eti-Osa Maternal and Child Care Centre.

Una acción similar se necesita para resolver el punto crítico en Ijanikin/Morogbo, ya que actualmente no hay hospital público en aproximadamente 30 km al este y al oeste de esta concentración.

Para Alimosho/Ifako-Ijaiye y el norte de Ikorodu, ya hay hospitales públicos establecidos en estas zonas y al parecer el reto es su inaccesibilidad relativa. En estas áreas, la ampliación y reparación de la carretera y el mejoramiento de los sistemas de referencia podrían ser maneras eficaces para minimizar el tiempo de recorrido.

Nuestra investigación reafirma la evidencia existente de que las mujeres embarazadas enfrentan retos importantes al tratar de tener acceso a la asistencia de emergencia. Incluso en lugares que se espera que cuenten con las llamadas “ventajas urbanas”, las mujeres embarazadas en situaciones de emergencia aún deben enfrentar congestiones de tráfico, carreteras malas y sistemas de referencia lentos.

Para una mujer embarazada en una situación de emergencia, la demora puede ser asunto de vida o muerte. Si vamos a avanzar en la disminución de la mortandad maternal, las acciones focalizadas que responden a retos de áreas locales específicos como las que recomendamos en nuestro estudio funcionarían bien.

Este artículo es una republicación del The Conversation bajo licencia de bienes comunes creativos. Lee el artículo original.

News

Combate la pobreza

Así ayuda Google Maps a evitar que las mujeres mueran en el parto