Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

PATH global health/Flickr
Salud

Los casos mundiales de sarampión se han triplicado desde el año pasado, dice la OMS

Por qué es importante para los Global Citizens 
El número de casos de sarampión reportados está creciendo exponencialmente en todo el mundo. La enfermedad, altamente contagiosa, se puede prevenir mediante la vacunación, pero la información errónea, la conciencia insuficiente y la falta de acceso a la atención médica son algunas de las razones por las cuales las personas no se vacunan. Erradicar el sarampión es clave para lograr el objetivo de las Naciones Unidas de buena salud y bienestar general para todos. Únete a nosotros para tomar medidas sobre temas relacionados aquí.

Los casos reportados de sarampión en todo el mundo casi se han triplicado en la primera mitad de 2019, en comparación con el mismo período del año pasado, informó recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En general, hubo 353,236 el año pasado, mientras que este año, 364,808 casos de sarampión. Ya se han reportado hasta ahora, un salto masivo de los 129,239 casos registrados en el primer semestre de 2018. Los expertos en salud siguen alarmados ya que los números han aumentado continuamente desde 2016, y ahora alcanza las cifras más altas desde 2006.

Si bien el número de casos reportados es asombrosamente alto, se cree que el número de casos de sarampión en todo el mundo es en realidad mucho mayor, ya que la OMS estima que más del 90% de los casos no se denuncian.

El sarampión es un virus altamente infeccioso que se transmite por el aire, que se manifiesta en síntomas como fiebre alta, tos y erupciones cutáneas dentro de los siete a 14 días posteriores al contacto con una persona infectada. En casos graves, el sarampión puede ser mortal.


Los científicos han desarrollado una vacuna contra el sarampión, que se hace efectiva en dos dosis, que puede evitar que los humanos contraigan la enfermedad. Sin embargo, la OMS dijo el lunes que muchas personas no están siendo vacunadas debido a conflictos, desplazamientos, poca conciencia o falta de información sobre las vacunas y la falta de acceso.

Las razones más populares para la falta de vacunación varían según las condiciones en diferentes países y comunidades.

Los países con el mayor número de casos de sarampión este año son la República Democrática del Congo, Madagascar y Ucrania. Actualmente, la enfermedad sigue asolando países como Angola, Camerún, Chad, Kazajstán, Nigeria, Filipinas, Sudán del Sur, Sudán y Tailandia.

Según la OMS, la región africana ha visto un aumento del 900% en los casos reportados de sarampión, y la región del Pacífico Occidental, que incluye a Japón, China y Australia, es la segunda más afectada, con un aumento de 230% más de casos desde el primer semestre de 2018.

El número de casos de sarampión en los Estados Unidos también alcanzó su pico más alto en 25 años, mientras que el recuento de Europa durante los primeros seis meses ya superó los casi 85,000 casos reportados durante todo el año pasado.

Aunque Madagascar es uno de los países con el mayor recuento de sarampión, también es un estudio de caso ejemplar sobre la eficacia de las vacunas para ayudar a erradicar la enfermedad. Desde la implementación de campañas de vacunación de emergencia generalizadas, el número de nuevos casos de sarampión en Madagascar ha disminuido significativamente en los últimos meses.

Sin embargo, las bajas tasas de vacunación persisten en algunas regiones del mundo. Todavía hay 23 países que no han incorporado la segunda dosis de la vacuna en el protocolo nacional, lo que ayuda a garantizar su efectividad. Los brotes de sarampión incluso están afectado a  países que históricamente han tenido altas tasas de vacunación, debido a las disparidades en la administración de la vacuna entre comunidades, áreas geográficas y grupos de edad.

Según la OMS y UNICEF, aproximadamente 20 millones de niños quedaron vulnerables a la enfermedad en 2018, sin recibir ninguna de las dos dosis de la vacuna.

Si bien el sarampión sigue siendo una epidemia desenfrenada en algunas áreas del mundo, la esperanza de erradicar la enfermedad radica en los esfuerzos para crear conciencia sobre la enfermedad y educar a las poblaciones afectadas sobre la seguridad y la eficacia de la vacuna preventiva.