Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Aditya Romansa/Unsplash
Ciudadanía

Estos 7 gráficos muestran que el mundo se está convirtiendo en un lugar mejor

El académico sueco Hans Rosling ha identificado una tendencia preocupante: no solo muchas personas que viven en países con economías avanzadas no tienen idea de que el mundo se está convirtiendo en un lugar mucho mejor, sino que incluso piensan lo contrario. Esto no es de extrañar, porque las noticias se centran en informar sobre catástrofes, ataques terroristas, guerras y hambrunas.

¿Quién quiere saber sobre el hecho de que cada día unas 200,000 personas en todo el mundo se elevan por encima de la línea de pobreza y logran vivir con más de US$ 2 diarios? ¿O que más de 300,000 personas al día tienen acceso a electricidad y agua limpia por primera vez? Estas historias de personas que viven en países de bajos ingresos simplemente no constituyen una cobertura de noticias emocionante. Pero, como Rosling señaló en su libro Realidad, es importante poner todas las malas noticias en perspectiva.

Si bien es cierto que la globalización ha ejercido cierta presión y una baja en los salarios de la clase media en las economías avanzadas en las últimas décadas, también ha ayudado a elevar a cientos de millones de personas por encima de la línea de pobreza global, un desarrollo que ha tenido lugar principalmente en el sudeste asiático.

El reciente aumento del populismo que se ha extendido por los países occidentales, con Trump, el Brexit y la elección de populistas en Hungría e Italia, entre otros muchos factores, representan una gran preocupación para el bienestar mundial. La globalización es la única forma de avanzar para garantizar que la prosperidad económica sea compartida entre todos los países y no solo entre unas pocas selectas economías avanzadas.

Si bien algunas personas glorifican el pasado, uno de los grandes hechos de la historia económica es que hasta hace poco tiempo una parte importante de la población mundial ha vivido en condiciones bastante miserables.


Los siguientes siete gráficos muestran cómo el mundo se ha convertido en un lugar mucho mejor.

1. La esperanza de vida aumenta.

Durante la Revolución industrial, la esperanza de vida promedio en los países europeos no superó los 35 años. Entre las causas se encontraban los altos niveles de mortalidad infantil, las mujeres que morían durante el parto y enfermedades comunes como la viruela que ya han sido erradicadas en los países más desarrollados.



2. La mortalidad infantil baja.

Hace más de un siglo, las tasas de mortalidad infantil aún superaban el 10%, incluso en países de altos ingresos como los Estados Unidos y el Reino Unido. Pero gracias a la medicina moderna y la mejor seguridad pública en general, este número se ha reducido a casi cero en los países más ricos.

Además, las economías en desarrollo como las de India y Brasil ahora tienen tasas de mortalidad infantil mucho más bajas que las que algunas economías avanzadas tenían hace aproximadamente un siglo.

3. Las tasas de fertilidad están cayendo.

Si bien muchos están preocupados por la explosión de la población mundial, el hecho es que las tasas de fertilidad han caído significativamente en todo el mundo. La ONU estima que la población mundial se estabilizará en unos 11 mil millones de personas para fines de este siglo.

Además, como se puede ver en el gráfico, muchos países en desarrollo como Brasil, China y varias naciones africanas ya han experimentado una baja de fertilidad.

4. El crecimiento del PBI se ha acelerado en los países desarrollados.

Los líderes tecnológicos, los Estados Unidos y Europa occidental, han estado creciendo aproximadamente un 2% por año, en promedio, durante los últimos 150 años. Esto significa que los niveles de ingresos reales se duplican aproximadamente cada 36 años.

Si bien hubo muchos altibajos de larga duración, como la Gran Depresión o la reciente Gran Recesión, la constancia de la tasa de crecimiento a largo plazo es en realidad bastante milagrosa. Los países de bajos ingresos, incluidos China e India, han crecido a un ritmo significativamente más rápido en las últimas décadas y se están acercando rápidamente a Occidente. Una tasa de crecimiento del 10% durante un período prolongado significa que los niveles de ingresos se duplican aproximadamente cada siete años. Obviamente, es una buena noticia que la prosperidad sea más equitativa en todo el mundo.

5. La desigualdad global de ingresos ha disminuido.

file-20190102-32121-h3gvef.pngMax Roser, CC BY-SA

Mientras que la desigualdad dentro de los países ha aumentado como resultado de la globalización, la tendencia para la desigualdad global ha sido descendente y constante durante varias décadas. Esto es principalmente el resultado de países en desarrollo como China e India, donde cientos de millones de personas han visto mejorar sus niveles de vida. De hecho, por primera vez desde la Revolución Industrial, aproximadamente la mitad de la población mundial puede considerarse como clase media mundial.

6. Más personas viven en democracias.

A lo largo de la mayor parte de la historia de la humanidad, la gente vivió bajo regímenes opresivos no democráticos. Ahora aproximadamente la mitad de la población humana vive en una democracia. De los que aún viven en autocracias, el 90% se encuentra en China. Si bien el país se ha movido recientemente en la otra dirección, hay razones para creer que el desarrollo económico continuo podría llevar a la democratización.

7. Los conflictos están en declive.

file-20190102-32130-uqhlea.pngMax Roser, CC BY-SA

A lo largo de la historia, el mundo ha sido dividido por el conflicto. Si bien el comienzo del siglo XX fue especialmente brutal con dos guerras mundiales en rápida sucesión, el período de posguerra ha sido muy pacífico. Por primera vez, no ha habido guerra ni conflicto en Europa occidental en aproximadamente tres generaciones, y las organizaciones internacionales, incluidas la UE y las Naciones Unidas, han llevado a un mundo más estable.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lee el artículo original aquí.



Traducción: Erica Sánchez