Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Stijn te Strake / Unsplash
Alimentos y Hambre

La primera granja lechera flotante del mundo podría revolucionar la industria láctea

Por qué los Global Citizens deberían preocuparse
Para 2050, casi el 70% de la población probablemente vivirá en ciudades. Tendremos que encontrar formas creativas de alimentar a todos mientras se mitiga el impacto en el medioambiente. Únete a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.

La ciudad portuaria holandesa de Rotterdam abrirá la primera granja láctea flotante del mundo este otoño, según informó NBC News.

Las ciudades de todo el mundo están experimentando con la agricultura urbana y buscando formas eficientes en el uso del espacio para cultivar alimentos a nivel local. Pero Rotterdam está llevando estos esfuerzos a otro nivel. La compañía holandesa, Beladon, ha diseñado una granja lechera que flotará en el río.

Peter van Wingerden, un ingeniero de Beladon, tuvo la idea en 2012 después de ver la devastación causada por el huracán Sandy en la ciudad de Nueva York.

"Surgió la idea de producir alimentos frescos de una manera adaptada al clima en el agua", dijo a la BBC.

"Con la creciente demanda de alimentos saludables, la urbanización de rápido crecimiento y el cambio climático, no podemos confiar en los sistemas de producción de alimentos del pasado", dijo.

Este sistema consta de tres niveles, la granja hará crecer pasto en su techo, ganado en el segundo piso, y utilizará el nivel inferior para procesar los productos lácteos.

Al principio, albergará 40 vacas que serán ordeñadas por robots, pero el proyecto podría ser "fácilmente escalable", dijo Van Wingerden.

"Es un paso lógico producir alimentos frescos en el agua. La mayoría de las grandes ciudades están ubicadas en deltas, y es fácil usarlos para la producción de alimentos", dijo Minke van Wingerden, socio de Beladon, a NBC News.

Diseñada para ser un sistema en gran medida autosostenible, la granja flotante cultivará pasto para alimentar a las vacas y vender su abono como fertilizante. A los robots se les encomendará toda la recolección del estiercol.

El ganado se alimentará principalmente de la hierba cultivada a bordo de la granja y se usarán granos de las cervecerías locales, pero también ocasionalmente podrán pastar en tierras cercanas. Alrededor del 80% de la dieta de las vacas será en base al desperdicio de alimentos.

Eso es un gran problema porque el ganado consume notoriamente muchos recursos.

"Si todos los granos que actualmente alimentan al ganado en los Estados Unidos fueran consumidos directamente por personas, la cantidad de personas que se podrían alimentar sería de casi 800 millones", dijo David Pimentel, profesor de ecología de la Cornell University's College of Agriculture and Life Sciences.

La granja lechera, que planea entregar 200 galones de leche y yogurt a los consumidores cada día, acercaría a los habitantes urbanos a la fuente de producción de alimentos. La leche cruda se vendería en un "grifo de leche" público, informó Western Producer. Los productos procesados ​​de la misma también estarían disponibles en máquinas expendedoras, así como también en hoteles y negocios locales.

Si bien esta invención podría ser un vistazo al futuro de la producción de alimentos en las ciudades de todo el mundo, la granja flotante también ha sido recibida con cierto escepticismo. Weslynne Ashton, profesora de gestión ambiental y sostenibilidad en el Instituto de Tecnología de Illinois en Chicago, expresó su preocupación de que la granja podría tener consecuencias ambientales no deseadas, como la contaminación del agua y emisiones excesivas relacionadas con el transporte, según informó NBC News.

"Necesitamos muchos experimentos que intenten encontrar formas inteligentes de alimentar de manera sostenible a las poblaciones urbanas en crecimiento", dijo.

En general, la investigación sugiere que cultivar y producir alimentos en las ciudades puede tener importantes beneficios ambientales, brindando oportunidades educativas, promoviendo la salud y reduciendo las "millas de alimentos". Después de todo, si el crecimiento de la población sigue su tendencia actual, se espera que casi el 70% viva en ciudades para 2050, por lo que se requerirán soluciones creativas para garantizar que todos se alimenten.

Actualmente, 108 millones de personas enfrentan inseguridad alimentaria severa y se espera que la situación empeore. Para el año 2050, es probable que haya otros dos mil millones de personas en el planeta, lo que requerirá que la producción mundial de alimentos aumente en un 50%.