El cambio climático afecta a todos en el mundo. Ya sean veranos más calurosos, tormentas de lluvia más húmedas, desastres naturales más duros o la escasez de tu comida favorita.

Esto se debe a que el cambio climático es un fenómeno planetario. A medida que los gases de efecto invernadero se acumulan en la atmósfera más calor del sol queda atrapado más cerca de la superficie de la Tierra, lo que provoca un aumento de las temperaturas y desestabiliza los sistemas que antes eran estables.

Pero el cambio climático también se manifiesta a lo largo de las líneas fallidas de la desigualdad, causando el mayor daño a los países más pobres, incluso cuando los países más ricos prolongan y empeoran la crisis.

La acción climática es, por tanto, una cuestión de justicia climática. La eliminación gradual de los combustibles fósiles, el aumento de las energías renovables y la inversión en economías circulares mitigarán la pobreza, las crisis sanitarias y otras formas de desigualdad.

Como parte de nuestra campaña de un año de duración, Pongamos fin a la pobreza extrema AHORA: Nuestro futuro no puede esperar, Global Citizen hace un llamado al mundo a tomar acción climática AHORA.

Los líderes deben refrendar el compromiso de destinar 100,000 millones de dólares anuales al financiamiento para la adaptación y la mitigación a la crisis climática. Debe haber una acción colectiva decisiva centrada en el apoyo a los países de bajos ingresos y en mantener el calentamiento por debajo de 1.5 grados centígrados. Y tenemos que dar prioridad a la seguridad alimentaria, la nutrición y el sustento dirigiendo recursos para la adaptación climática a las comunidades rurales y a las pequeñas explotaciones agrícolas, al tiempo que trabajamos para proteger y restaurar la naturaleza en colaboración con las comunidades locales y marginadas.

El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) afirma que los recursos financieros, la tecnología y el servicio público están dispuestos a lograr una justicia climática transformadora, pero que sólo la política del statu quo, en la que el lucro tiene prioridad sobre las personas, se interpone en el camino.

Para salir de este estancamiento será necesario un movimiento masivo de personas que exijan una acción climática ya. Comprender el alcance y la escala de la crisis será clave.

He aquí 15 datos sobre el cambio climático y por qué tomar acción por nuestro futuro no puede esperar.


1. El cambio climático podría orillar hasta 132 millones de personas a la pobreza extrema en 2030.

El cambio climático empuja a la gente a la pobreza de muchas maneras, según el Banco Mundial. Tormentas más extremas desplazan a más personas, desarraigándolas de sus hogares y medios de vida. Las sequías y las inundaciones perjudican la producción agrícola, provocando un aumento del precio de los alimentos. Según algunas estimaciones, el rendimiento agrícola mundial podría disminuir hasta un 30% en 2050 si no se adoptan medidas de adaptación eficaces.

2. El mundo es aproximadamente 1.19°C (2.14°F) más cálido que en la era preindustrial.

La gran mayoría del exceso de calor atrapado por las emisiones de gases de efecto invernadero es absorbido por el océano. En consecuencia, se necesitan enormes cambios para que la temperatura aumente, aunque sea ligeramente, porque el océano lo amortigua. Pero cuando el océano absorbe cada segundo un exceso de calor equivalente al de cinco bombas de Hiroshima, se empieza a notar un calentamiento de la magnitud actual.

3. La década anterior fue la más calurosa de la historia, y los 10 años más calurosos se produjeron desde 2005.

Los seres humanos tienen una tendencia psicológica conocida como la teoría de la "línea de base cambiante". Esencialmente, cuando algo cambia, nuestra línea de base de lo que es normal también cambia. Por eso, aunque las temperaturas hayan aumentado durante más de un siglo, es posible que al ciudadano medio no le parezca alarmante porque su línea de base cambia cada año. Esta visualización ayuda a poner en perspectiva la escala y el ritmo del calentamiento global.

4. Los polos norte y sur se están calentando tres veces más rápido que el resto del mundo.

La Antártida registró recientemente temperaturas de 50 grados Celsius por encima de lo normal. El ritmo acelerado de calentamiento en las regiones polares está causando una profunda destrucción.

5. La Antártida pierde 1,000 millones de toneladas de hielo cada 40 horas.

El derretimiento del hielo se acelera rápidamente a medida que aumentan las temperaturas y los circuitos de retroalimentación. En los últimos 30 años, la Tierra ha perdido 28 billones de toneladas de hielo, suficiente para cubrir el Reino Unido con una capa de hielo de 100 metros de espesor.

6. El nivel del mar ha subido 23 centímetros en el último siglo.

Puede parecer poco, pero hay que tener en cuenta la cantidad de agua que se necesita para elevar el nivel del mar.

Según la NASA, 365 gigatones de agua elevarían el nivel del mar en un solo milímetro. Un gigatón contiene 264 mil millones de galones y hay 25.4 milímetros en una pulgada.

La NASA lo desglosa aún más:

"Groenlandia ha estado perdiendo unas 280 gigatoneladas de hielo al año en promedio y la Antártida ha perdido casi 120 gigatoneladas al año, con indicios de que ambas tasas de deshielo están aumentando. Una sola gigatonelada de agua llenaría unas 400,000 piscinas olímpicas; cada gigatonelada representa mil millones de toneladas de agua".

7. Tormentas, sequías, inundaciones, incendios forestales y olas de calor se han vuelto más comunes y más intensas como consecuencia del aumento de las temperaturas y del nivel del mar.

Las Naciones Unidas descubrieron que las catástrofes relacionadas con el clima se quintuplicaron en los últimos 50 años, con un impacto desproporcionado en los países más pobres. Los desastres climáticos cuestan a los países cientos de miles de millones de dólares al año.

Los países no sólo se enfrentan a un aumento gradual de las temperaturas. También se sufren olas de calor más extremas. De hecho, las olas de calor severas que se producían una vez cada 10 años ahora se producen con el doble de frecuencia, mientras que las olas de calor aún más raras, que se producen dos veces en un siglo, ocurren cinco veces más.

8. Hasta un millón de especies están gravemente amenazadas por el cambio climático. 

Los animales ya se están extinguiendo a causa de la crisis climática, ya que sus hábitats se reducen, las fuentes de agua y alimentos escasean y las condiciones de vida se endurecen. La Unión Internacional de Científicos Preocupados recientemente agregó hasta 10,967 especies de animales a la categoría de amenazados a causa del cambio climático. Las Naciones Unidas informaron en 2019 que un millón de especies están en peligro de extinción si continúan las tendencias actuales de pérdida de hábitat y cambio climático.

9. Los 20 países más ricos son responsables del 80% de las emisiones de carbono.

La crisis climática se debe principalmente a los países ricos que han quemado la mayor parte de los combustibles fósiles a lo largo de la historia. Sólo Estados Unidos es responsable del 20% de las emisiones desde 1850. Esta injusta distribución continúa hoy en día ya que el 1% más rico duplica el total de emisiones del 50% más pobre, según Oxfam.

Por ejemplo, los países africanos sólo representan el 4% de las emisiones mundiales de carbono, mientras que el continente se enfrenta a graves sequías, desertificación y condiciones meteorológicas extremas relacionadas con el cambio climático.

10. Las emisiones de gases de efecto invernadero, principales causantes del calentamiento, han aumentado un 1.5% anual durante los últimos 10 años.

A pesar de que los científicos y los grupos ecologistas llevan décadas apurando a los países a eliminar los combustibles fósiles, las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de su uso siguen aumentando. La pandemia de COVID-19 supuso un descenso temporal de las emisiones, pero desde entonces han repuntado con creces hasta alcanzar su nivel más alto de la historia en 2021.

11. Más de 8 millones de personas (1 de cada 5 muertes en el mundo) mueren prematuramente cada año a causa de la contaminación provocada por los combustibles fósiles.

La quema de combustibles fósiles no sólo calienta el planeta. También llena la atmósfera de partículas tóxicas que se introducen en nuestro cuerpo y causan problemas de salud. De hecho, 8.7 millones de muertes pueden atribuirse a la contaminación por combustibles fósiles cada año.

12. Se prevé que la malnutrición, la malaria, la diarrea y el estrés térmico atribuibles al cambio climático causen unas 250,000 muertes más cada año hasta 2030.

La contaminación directa es una de las formas en que los combustibles fósiles matan a la gente. Pero también agravan indirectamente otras crisis sanitarias. Las temperaturas más cálidas amplían el alcance de los mosquitos que transmiten la malaria, al tiempo que ejercen presión sobre los sistemas alimentarios, dificultando la obtención de alimentos según la Organización Mundial de la Salud

El Programa Mundial de Alimentos prevé que otros 189 millones de personas pasen hambre si la temperatura media mundial aumenta 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales. Si las temperaturas aumentan 4 grados Celsius esa cifra podría alcanzar los 1,800 millones.

13.  Invertir 1.8 billones de dólares en adaptación al clima evitaría 7.1 billones de dólares en impactos climáticos.

Ayudar a las comunidades a adaptarse a la crisis climática previene crisis sanitarias, mitiga la pobreza y estabiliza las economías, según el Departamento de Medio Ambiente de las Naciones Unidas.

14. Las energías renovables son más baratas que nunca.

Más del 62% de la energía eólica, solar y otras renovables que entraron en funcionamiento en 2020 ofrecen energía más barata que los combustibles fósiles, según el Foro Económico Mundial. Si los países trasladaran los 5.9 billones de dólares gastados en subvenciones a los combustibles fósiles a las energías renovables, los costos de la energía verde serían aún más bajos. 

15. “Depende de nosotros".

Los países tienen que alcanzar el pico de emisiones de efecto invernadero en 2025 y luego reducirlas casi a la mitad para el final de la década si pretenden alcanzar el objetivo del acuerdo climático de París de evitar que las temperaturas aumenten más de 1.5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.

Esto es técnicamente posible: los recursos, la tecnología y el servicio público están disponibles para lograr este cambio, según el IPCC.

Lo único que se interpone en el camino, según los autores de los últimos informes del IPCC, es la voluntad política. Los líderes mundiales y las empresas no sólo no están tomando acciones significativas contra el cambio climático, sino que siguen apoyando a la industria de los combustibles fósiles.

Así que evitar la catástrofe climática y construir un futuro que funcione para todas las personas depende de lo que hagamos hoy, mañana y en las próximas semanas y meses. Tenemos que exigir a los gobiernos que eliminen de inmediato los combustibles fósiles e inviertan en energías renovables mientras adoptamos medidas en nuestras propias comunidades para la transición a economías circulares.


Puedes unirte a la campaña Pongamos fin a la pobreza extrema AHORA: Nuestro futuro no puede esperar, inscribiéndote como Global Citizen (aquí o descargando la aplicación de Global Citizen) y sumándote para tomar acción climática AHORA.

Explainer

Defiende el planeta

15 datos que demuestran la urgencia de tomar acción climática AHORA

Por Joe McCarthy