Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Pictured is an Urban slum in Hanoi, Vietnam.
Kibae Park/UN Photo
Ciudadanía

¿Qué es la pobreza extrema?

Por qué es importante para los Global Citizens
Millones de personas tienen que tomar decisiones difíciles, como pagar su próxima comida o ir al médico todos los días. Las Naciones Unidas se han fijado el ambicioso objetivo de abordar la pobreza sistémica mediante la promoción de la salud, la educación, el saneamiento seguro y la igualdad. Puedes unirte a nosotros y ser parte de la generación que trabaja para crear un cambio tomando medidas aquí.

La gente de todo el mundo cree que la pobreza extrema está aumentando, pero la verdad es que en realidad ha disminuido significativamente en las últimas dos décadas.

A pesar del gran progreso, todavía hay 736 millones de personas que viven en la pobreza extrema.

Los líderes mundiales se reunieron en la sede de las Naciones Unidas (ONU) para abordar los problemas de desigualdad en 2015 y establecieron 17 Objetivos Globales para garantizar que no más del 3% del mundo viva en la pobreza extrema para 2030. El Objetivo Global 1 tiene como objetivo “ponerle fin a la pobreza en todas sus formas en todas partes".

A tan solo 10 años para cumplir con el plazo crítico de la ONU, esta es una lista de todo lo que necesitas saber para comprender lo que está en juego.

¿Cuál es la diferencia entre pobreza y pobreza extrema?

El Banco Mundial actualizó la línea de pobreza internacional de vivir con $1.25 a $ 1.90 por día en 2015. Esta cantidad dificulta el acceso a alimentos, agua limpia y refugio, y es casi imposible cubrir los costos de los gastos de hospital o escuela. Una de cada 10 personas en los países en desarrollo vive con menos de  $1.90 por día, y otros millones viven con un poco más.

No existe una causa única de pobreza extrema, y hay muchos factores en juego. La desigualdad de género, la discriminación, los conflictos y las crisis pueden limitar el acceso a la infraestructura, los servicios y la información que ayudan a satisfacer las necesidades básicas.

¿Cómo se mide la pobreza extrema?

Durante más de 35 años, el Banco Mundial ha estimado el número de personas que viven en la pobreza extrema estableciendo una línea de pobreza global y recopilando datos de hogares de todo el mundo.

¿Quién se ve más afectado por la pobreza extrema?

La mayoría de las personas que viven en la pobreza extrema se encuentran en zonas rurales y carecen de acceso a una educación adecuada, trabajan en la agricultura y son menores de 18 años.

La pobreza extrema afecta desproporcionadamente a mujeres y niños. Es más probable que las mujeres sean más pobres que los hombres porque no tienen tantas oportunidades de recibir educación, trabajo o ser dueñas de una propiedad. La pobreza extrema afecta más a los niños porque los recursos que les faltan tienen repercusiones en su desarrollo a largo plazo lo que limita su futuro y promueve el ciclo de la pobreza. Más de una quinta parte de los niños menores de 5 años en los países en desarrollo viven en la pobreza extrema.

Las personas mayores, las personas con discapacidad, los pueblos indígenas, los refugiados y los desplazados también son especialmente vulnerables a la pobreza extrema.

Si bien las tasas de pobreza han disminuido en todas las regiones, el progreso ha sido desigual. La mayoría de los pobres extremos del mundo, hasta un 42%, vive en África subsahariana, en países con altas tasas de natalidad, donde la falta de recursos disponibles plantea mayores amenazas de inestabilidad.

Los Objetivos Globales tienen como objetivo garantizar que todas las personas tengan acceso a las necesidades humanas básicas para alcanzar su máximo potencial.

¿Cómo podemos ponerle fin a la pobreza extrema?

Ponerle fin a la pobreza extrema se está convirtiendo en un tema más complejo, especialmente en países frágiles que enfrentan conflictos y crisis, y en áreas remotas, según el Banco Mundial. Para aquellos que han podido escapar de la pobreza, es difícil evitar circunstancias que amenacen nuevamente su seguridad, (como las dificultades económicas, la inseguridad alimentaria y el cambio climático), sin cambios en las políticas e inversiones a largo plazo para sostener el crecimiento personal.

Según las estimaciones más recientes del Banco Mundial, el 10% de la población mundial vivía en la pobreza extrema en 2015, frente a casi el 36% en 1990.

Junto con ciudadanos, gobiernos, corporaciones y filántropos, debemos trabajar juntos para garantizar que todas las personas tengan los recursos que necesitan para vivir sin tener que depender de ayuda externa. Aprende cómo ponerle fin a la pobreza extrema apoyando a niñas y mujeres, educación, salud, nutrición, agua y saneamiento, y más, tomando medidas aquí.