Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Nick Hawkins for IFAW
Medio Ambiente

Las ballenas en peligro de extinción están siendo asesinadas por redes de pesca, pero la tecnología podría cambiarlo.

Por qué es importante para los Global Citizens
El declive de la ballena franca del Atlántico norte está siendo impulsado por fenómenos que amenazan la vida marina en general: el cambio climático, la sobrepesca y la contaminación. El Objetivo Global 14 de las Naciones Unidas, que busca el cuidado de la vida bajo el agua, insta a los países a proteger el océano de daños mayores. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre temas relacionados aquí.

Hay alrededor de 10,000 ballenas francas australes en estado salvaje. La cantidad de ballenas francas del Atlántico norte, mientras tanto, se ha reducido a alrededor de 400.

Esta gran discrepancia no se debe a diferencias genéticas, sino más bien a una cuestión de longitud y latitud. Las ballenas francas del Atlántico norte viven en algunas de las aguas más industrializadas del mundo. En las últimas décadas, las colisiones de barcos y los desechos de los elementos de pesca han matado y herido a un número extraordinario de estos majestuosos animales.


Es por eso que distintas organizaciones conservacionistas, científicos marinos y formuladores de políticas ahora están luchando para proteger la especie. Pero a menos que se realicen cambios razonables en toda la industria en el futuro cercano, la ballena franca del Atlántico norte podría entrar en una espiral de muerte de la que nunca podría recuperarse.

Proteger a las ballenas es mucho más que salvar una especie asediada y aislada: su recuperación tiene implicaciones para el futuro de la vida marina.

La sobrepesca, el intenso tráfico marino, la contaminación, el cambio climático y otros factores han causado daños catastróficos al océano, convirtiendo ecosistemas que alguna vez fueron vibrantes en tierras baldías y amenazando la supervivencia a largo plazo de especies que van desde corales hasta ballenas.

Pero el declive de la ballena franca del Atlántico norte puede revertirse.

"Este es un problema causado por el hombre", le dijo a Global Citizen la Dra. Sarah Sharp, veterinaria del Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW). “Está a nuestro alcance hacer un cambio. Esta población no tiene que extinguirse. Tenemos la capacidad de cambiar cómo está sucediendo esto. Necesitamos la fuerza de voluntad y los fondos para que eso suceda”.

Lograr un ambiente más seguro para las ballenas francas requerirá que un movimiento masivo de personas exijan cambios legislativos y en toda la industria. Y en el centro de este movimiento hay un animal clave: la langosta.

Historias relacionadas 29 de Junio de 2018 El cambio climático está convirtiendo el océano Ártico en el Atlántico

Océano peligroso

Las ballenas francas del Atlántico norte se alimentan de zooplancton y otras pequeñas criaturas cerca de la superficie del océano. Comen alrededor de 3,000 libras de comida cada día. A veces, un bote de carga que pesa más de 100,000 toneladas se desliza silenciosamente sobre las olas donde las ballenas están alimentándose y chocan contra una.

Cuando esto sucede, la ballena muere en el impacto o sufre lesiones graves, como un golpe en la cabeza o una laceración profunda, que no la matan de inmediato, pero que le causan un dolor inmenso durante un período prolongado de tiempo.

Cualquiera que sea el trauma inicial, la muerte de la ballena ha comenzado, según explica Sharp.

"Es difícil entender lo espeluznante que es su muerte", dijo Sharp. “Algunos de ellos viven durante días o una semana después del impacto. Estos animales tienen fracturas mandibulares o de la mandíbula inferior, cosas que no les impiden respirar, pero que son extremadamente dolorosas, con hemorragias masivas en las cavidades internas de grasa".

Pero las colisiones de barcos ya no son la mayor amenaza para las ballenas francas.

A medida que el cambio climático altera las condiciones del agua, las ballenas francas están ampliando sus áreas de alimentación y son golpeadas con mayor frecuencia en zonas fuera de las zonas reguladas.

Hoy en día, sin embargo, es el equipo de los barcos pesqueros lo que pone en riesgo la vida de las ballenas. Recientemente, los conservacionistas ganaron una batalla legal clave contra el gobierno federal para evitar la pesca con redes de enmalle en las aguas al sur de Nantucket, pero los peligros aún persisten ya que la pesca de langostas está muy extendida.

Los pescadores de langostas arrojan jaulas al fondo del océano que están unidas por líneas verticales a las boyas en la superficie. Las trampas se dejan en el agua hasta que los pescadores regresen a las boyas y las saquen.

Las ballenas francas se enredan en las líneas, lo que puede causarles desfiguración de por vida, lesiones e incluso la muerte. Más del 85% de las ballenas francas del Atlántico norte tienen cicatrices por enredos en las líneas de pesca.

"Estos animales no pueden ver muy bien bajo el agua: se comunican y se mueven a través del agua mediante ecolocalización", le explica a Global Citizen C.T. Harry, el principal defensor de la ballena franca de IFAW. "A menudo no pueden ver la línea, nadan hacia ella y creemos que entran en pánico y, a veces, se lanzan y ruedan y eso hace que se enrede a través de su aleta o cola".

Las líneas pueden enredarse alrededor de la cabeza de una ballena, causando daños en la boca y limitando su capacidad de obtener comida.

"Teníamos una ballena enredada en vivo cuya mandíbula estaba cerrada por un cable porque la línea estaba envuelta muchísimas veces alrededor de su mandíbula", dijo Sharp, quien es parte de un equipo que localiza y desenreda ballenas atrapadas. "Las cuerdas pueden cortar sus cabezas y espiráculos, o sus aletas pectorales".

"Estas son formas realmente traumáticas y horribles de morir", agregó. "No pueden obtener suficiente comida, sus bocas están esencialmente cerradas. Mueren de una infección o desnutrición. Son casos realmente tristes y horribles".

Incluso si una ballena no es asesinada por un enredo, esta situación podría evitar que se apareen en el futuro, reduciendo aún más la posibilidad de supervivencia de la especie, dijo Sharp.

El IFAW está trabajando con ingenieros, pescadores y agencias reguladoras para proteger a las ballenas cambiando la forma en que se capturan las langostas.

Si tienen éxito, la pesca con líneas verticales podría convertirse en una reliquia peligrosa del pasado, un cambio que protegería a las especies mucho más allá de las ballenas francas del Atlántico Norte.

"El enredo en redes de pesca es uno de los mayores problemas que enfrenta la vida marina en la actualidad", dijo Sharp. "Afecta a las focas a los leones marinos a los delfines a las marsopas y las grandes ballenas".

"Y entonces la situación de la ballena franca es muy representativa", dijo.

Nick-Hawkins-right-whales-IFAW-0177_HighRes.jpg

Camino a la sostenibilidad

Cuando están suspendidas en el agua, las trampas de langosta se convierten en el equivalente marino de las minas terrestres para las ballenas y otros animales grandes.

En lugar de abogar por prohibir la pesca en aguas donde las ballenas francas pastan y migran, IFAW está alentando la adopción de un nuevo sistema de pesca de langosta que elimine las líneas verticales.

"La línea vertical es un problema global y las ballenas francas son particularmente emblemáticas del problema porque si se elimina esta amenaza, su capacidad de supervivencia aumentará dramáticamente", dijo Harry.

Por este motivo, actualmente se están desarrollando dos tipos de artes de pesca alternativas.

El primer método presenta una trampa con una cuerda enrollada dentro de ella. Una vez que la trampa se llena de langostas, la cuerda se puede activar para ser disparada a la superficie donde un bote puede recuperarla. Este sistema reduciría significativamente la cantidad de tiempo que una cuerda está suspendida en el agua y, por lo tanto, minimizaría el riesgo para las ballenas.

La segunda alternativa que se está desarrollando es una trampa con un dispositivo de inflación a su alrededor que se puede activar para flotar a la superficie una vez que se capturan las langostas.

Ambos métodos aún se encuentran en las primeras etapas de prueba y deben ajustarse para resistir de manera confiable a las condiciones del océano. También tienen que tener un precio razonable para los pescadores, que a menudo operan con márgenes reducidos y no siempre pueden permitirse el lujo de actualizar su tecnología.

Por ahora, los pescadores han sido reacios a probar los nuevos métodos, según Harry.

Es por eso que IFAW está presionando al Congreso americano para que apruebe la Ley Save Whales Whales, que proporcionaría $5 millones anuales durante la próxima década para financiar la investigación de las dos alternativas. También ayudaría a los pescadores a hacer la transición a los nuevos métodos de pesca al subsidiar la adopción de la nueva tecnología.