Global Citizen es una comunidad de gente como tú

People who want to learn about and take action on the world’s biggest challenges. Extreme poverty ends with you.

Medio Ambiente

El río Bravo en México se está secando por el cambio climático

Sandbars fill the Rio Grande north of Albuquerque, N.M on Feb. 22, 2018.
Susan Montoya Bryan/AP

Ubicado en el norte de México, justo en la frontera con Estados Unidos, supo ser caudaloso y como su nombre lo indica bravo. Pero hoy su realidad es muy diferente: el río se está secando.

La sequía que afecta en los últimos años al suroeste de Estados Unidos, y la falta de nevadas en las montañas de Nuevo México y de Colorado podrían tener consecuencias fatales para el río Bravo y generar su completa desaparición.

El Río Bravo es importante y conocido en México por ser la principal fuente de riego para miles de hectáreas de cultivos de agricultores de algodón, trigo y forrajes. Estos productores ya casi no tienen agua y las presas y canales de la zona están sufriendo las consecuencias del cambio climático de acuerdo a un informe reciente publicado por el New York Times.

Si bien el río siempre ha vivido años de “mucha o poca agua” esta vez su recuperación será difícil. “El efecto del calentamiento a largo plazo hace más difícil poder contar con una escorrentía de deshielo en las temporadas de lluvia”, dijo David S. Gutzler, un climatólogo de la Universidad de Nuevo México. “También provoca que las temporadas secas sean mucho más duras de lo que eran antes”, publicó el New York Times.

De acuerdo a una investigación publicada el año pasado, otro río mexicano, el Colorado, reveló que las corrientes entre los años 2000 a 2014 estuvieron un 20% por debajo del promedio del siglo XX. Un tercio de esa reducción es atribuible al calentamiento generado por los humanos.

Taryn Finnessey especialista en jefe de cambio climático de la Junta de Conservación de Agua de Colorado explicó a la agencia EFE que “la falta de lluvia y de nieve han causado una sequía récord que afecta al ecosistema y a la vida salvaje, aumenta el riesgo de incendios y perjudica la economía”.  


Ahora todos esperan con ansias que comience la temporada de lluvias de verano desde mediados de julio hasta finales de agosto. Incluso si se diera una situación con lluvias más intensas que años anteriores para el río solo sería un alivio. “La sequía no va a desaparecer en un futuro cercano, las precipitaciones no van a aumentar, pero las temperaturas sí” concluyó.

Global Citizen realiza campañas para alcanzar los Objetivos Globales de Desarrollo. La acción contra el cambio climático es uno de los principales objetivos. Puedes unirte y actuar ya mismo aquí.