Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Amauri Aguiar/ Flickr
Medio Ambiente

La deforestación en la selva amazónica aumentó un 88% en junio

Por qué es importante para los Global Citizens
La selva amazónica es el hogar del 10% de todas las especies de flora y fauna que se encuentran en la Tierra. También es el bosque intacto más grande del mundo y ayuda a mantener bajo control los niveles de emisión de carbono. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas para proteger el medio ambiente aquí.

La selva amazónica, que produce el 20% del oxígeno en la atmósfera de la Tierra, se está reduciendo a un ritmo sin precedentes, perdiendo la misma área que más de dos campos de fútbol por minuto. Los datos sobre la cantidad de selva amazónica perdida en junio de este año (920 kilómetros cuadrados) fue un asombroso 88% más que la cantidad que se perdió en junio pasado, según informó la agencia espacial de Brasil.

Los ambientalistas dicen que el cambio se deriva de las políticas pro-empresariales y anti-ambientales adoptadas por el presidente brasileño Jair Bolsonaro. Desde que asumió el cargo en enero, Bolsonaro ha hecho que las políticas de deforestación sean más indulgentes en el país, allanando el camino para una mayor tala y desarrollo de áreas previamente protegidas.

"El fuerte aumento en la tasa de deforestación durante el gobierno de Jair Bolsonaro no debería sorprender a nadie", dijo a la CNN Carlos Rittl, secretario ejecutivo de la ONG ambientalista Observatorio do Clima (Observatorio del Clima). "Después de todo, es el cumplimiento de una promesa de campaña: Bolsonaro fue el primer presidente en toda la historia de Brasil en ser elegido con un discurso abiertamente anti-ambiental y anti-indígena".

Rittl dice que los madereros, los agricultores y los mineros, alentados por las posturas comerciales de Bolsonaro, se han adaptado rápidamente a los cambios en las políticas. El impacto de los ganaderos ha sido especialmente dañino para la Amazonía, ya que la industria de la carne de res representa el 80% de la reducción del bosque. Las políticas de Bolsonaro, que han reducido las restricciones y reducido la supervisión sobre el Amazonas, han alentado a las personas a tomar el control de un área creciente de tierra dentro de la selva tropical.

La selva amazónica cubre un área total de 2.6 millones de metros cuadrados y está distribuida en nueve países, con Brasil que alberga más de dos tercios de la selva tropical. La selva tropical más grande y más diversa del mundo, la Amazonía se conoce comúnmente como los pulmones del planeta. Pero la parte de la selva tropical que se encuentra en Brasil ha perdido más del 18% de su selva tropical en los últimos 40 años debido a la tala ilegal, las plantaciones de soja y la ganadería, según Greenpeace. Y el área restante está amenazada, al igual que sus plantas, animales y personas que dependen del bosque para sobrevivir.

Greenpeace también calificó al presidente Bolsonaro y su gobierno de "amenaza para el equilibrio climático" y dijo que sus políticas podrían tener un "alto costo" para la economía brasileña.

El Amazonas es el hogar de 24 millones de personas solo en Brasil, incluidos 180 grupos indígenas diferentes. Y la deforestación está desplazando a muchas de estas comunidades cuyos medios de vida dependen de las selvas tropicales. La región también alberga 40,000 especies de plantas, más de 400 especies de mamíferos, 1,300 variedades de aves y millones de insectos cuyos ecosistemas y cadenas alimentarias se ven interrumpidos por la deforestación.

La cuenca del Amazonas absorbe 2,2 mil millones de toneladas de dióxido de carbono cada año, ayudando a compensar las emisiones globales. Perder la selva tropical significaría que se absorberá menos dióxido de carbono; en cambio, permanecerá en la atmósfera, contribuyendo al creciente problema del cambio climático.

El estratega forestal de Greenpeace, Paulo Adario, cree que las tasas de deforestación podrían empeorar aún más bajo la presidencia de Bolsonaro, informó Al Jazeera. Sin embargo, Adario espera que la revelación de la gran cantidad de áreas de selva tropical perdidas presionará al gobierno para que tome medidas.

"Cuando tengan los números finales, si es realmente mucho, esto será una pesadilla para Bolsonaro", dijo Adario.

"Esto es algo que es realmente importante desde un punto de vista internacional y brasileño porque el Amazonas es un ícono".