Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Youngsters cool off at the Trocadero public fountain in Paris on June 26, 2019. High temperatures are expected to go up to 39 degrees Celsius (102 Fahrenheit) in the Paris area later this week and bake much of the country.
Francisco Seco/AP
Salud

El aumento de las temperaturas podría matar a más personas que todas las enfermedades infecciosas combinadas, según un estudio

Por qué es importante para los Global Citizens
El cambio climático afecta desproporcionadamente a los países más pobres del mundo, exacerbando la desigualdad global. El Objetivo Global 13 de las Naciones Unidas pide acción por el clima y hace un llamamiento a los países más ricos para que reduzcan sus emisiones y financien la resiliencia y adaptación al clima en los países de bajos ingresos. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre temas relacionados aquí.


Si el mundo se calienta 3 grados centígrados para fines de siglo, un escenario muy probable, entonces 73 por cada 100,000 personas adicionales morirán a causa de las altas temperaturas cada año, según el "primer estudio globalmente exhaustivo" sobre el tema publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos.

Ese número de muertes superaría la tasa de mortalidad anual de todas las enfermedades infecciosas combinadas, incluidas la malaria, el VIH y la tuberculosis. La mayor parte de este brutal resultado se concentrará en los países de bajos ingresos que son los menos responsables de la crisis climática.

“Se trata de un doble golpe de desigualdad", le dijo a Global Citizen Amir Jina, economista ambiental de la Universidad de Chicago y coautor del estudio. "No solo los países más pobres están teniendo peores impactos, sino que tampoco pueden pagar tanto para reducir estos impactos".

"Para los países ricos, el costo del cambio climático parece que proviene del dinero, pero para los países más pobres, están pagando por el cambio climático con sus vidas", agregó.

Según Jina, supervisar un estudio global sobre los costos humanos del cambio climático fue un desafío por varias razones.

En particular, los conjuntos de datos son incompletos e inexistentes en grandes partes del mundo. En los países que enfrentan las consecuencias más severas del cambio climático, como India o Sudán, a menudo es difícil obtener datos. Mientras tanto, los países con menores impactos climáticos, como Estados Unidos, tienen suficientes datos disponibles, dijo Jina.

El equipo de investigadores quería llenar estos vacíos globales de una manera que realmente reflejara las variadas condiciones de vida en todo el mundo, en lugar de tratar a todos los países de manera similar.

Lo hicieron mediante la recopilación de todos los datos de la tasa de mortalidad que pudieron, lo suficiente para cubrir el 55% de la población mundial. A partir de ahí, cartografiaron la relación entre mortalidad y temperatura. Los resultados mostraron que tanto en las olas de calor como en los períodos de frío, hay más muertes en general.

"Observamos cómo esa relación cambió en todo el mundo en función de los ingresos de las personas y la temperatura promedio", dijo Jina.

"Las personas que eran más ricas obviamente enfrentaron un impacto menor porque tienen una mejor infraestructura, aire acondicionado y sistemas de salud que les ayudan a lidiar con esto, y los lugares que ya estaban calientes tendían a adaptarse mejor, porque tenían más experiencia en el manejo del calor extremo", explicó.

Con el tiempo, se introdujo un programa de aprendizaje automático y se capacitó para predecir conjuntos de datos para áreas del mundo con lagunas en la recopilación de datos.

El equipo pudo estimar la relación entre temperatura, riqueza y mortalidad para cubrir a la población mundial en tres escenarios diferentes.

Descubrieron que, si bien las muertes tienen una relación directa con los aumentos de temperatura, la relación no es lineal, lo que significa que las tasas de mortalidad aumentan más rápido a medida que aumenta la temperatura. Más del doble de la cantidad de personas morirán después de un aumento de 2 grados Celsius que la cantidad de personas que morirán durante un aumento de 1 grado Celsius.

La esencia de esta conclusión no es nueva. Otros estudios han demostrado que el aumento de las temperaturas provocará mayores muertes, pero Jina dijo que los análisis anteriores se han centrado en países templados de altos ingresos. El estudio de su equipo es el primero que aporta datos globales y completos para evaluar las perspectivas de todos los países, dijo.

En todos los escenarios de calentamiento, el equipo descubrió que las muertes se concentrarán en los países de bajos ingresos que han emitido la menor cantidad de emisiones. Países como Ghana, Bangladesh, Pakistán y Sudán enfrentarán 200 o más muertes adicionales por cada 100,000 personas en este umbral, mientras que países más fríos como Canadá y Noruega verán una disminución en las muertes relacionadas con el calor porque las temperaturas extremadamente frías serán menos comunes.

Las muertes relacionadas con el calor son directas e indirectas. Una persona puede morir por un golpe de calor, pero la gran mayoría muere por complicaciones de salud por afecciones subyacentes. Por ejemplo, una persona puede sufrir un paro cardíaco a medida que su corazón late más rápido para enfriarse, un evento que de otra manera no habría sucedido en un rango de temperatura normal, explica el estudio.

"Lo que realmente queríamos encontrar eran personas que no hubieran muerto en absoluto salvo por el aumento de la temperatura", dijo Jina. "Hacemos mucho trabajo tratando de asegurarnos de tener en cuenta todas estas complicaciones".


Los investigadores encontraron que las muertes asociadas con el aumento de las temperaturas no solo superarían las enfermedades infecciosas, sino que también superarían el número de muertes por cáncer.

"No estamos tratando de ser alarmistas y decir que no podemos superar esto", dijo Jina. "Estamos diciendo que gastamos mucho dinero en el tratamiento del cáncer y en la búsqueda de curas para él, y el aumento de la temperatura es algo que será un factor tan importante en las cargas de mortalidad en el futuro y eso es algo en lo que deberíamos invertir".

Jina dijo que las disparidades regionales podrían complicar aún más las negociaciones internacionales sobre el financiamiento para la resiliencia y mitigación climáticas. 

Organizaciones como el Fondo Verde para el Clima tienen como objetivo ayudar a los países de bajos ingresos a hacer frente al cambio climático, pero se han enfrentado a problemas financieros crónicos.

"¿Qué hacen cuando van a la mesa de negociaciones, qué tienen que negociar?" dijo Jina. "No pueden decir que reduciremos nuestras emisiones hasta cierto punto. Para un país como Sudán o Uganda, eso es una gota en el cubo de agua a nivel mundial. ¿Qué se supone que dirán a los Estados Unidos y Rusia y China, y otros emisores altos que sus emisiones están causando impactos que no están sintiendo?”.

En última instancia, las consecuencias del aumento de las temperaturas van mucho más allá del potencial mortal de las olas de calor. A medida que aumentan las temperaturas, las zonas agrícolas pueden volverse inhóspitas para los cultivos; los ríos y las fuentes de agua potable pueden secarse; y los desastres naturales como las tormentas empeorarán aún más.

Estas consecuencias están interconectadas y todas pueden abordarse de la misma manera, reduciendo rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

"Una de las cosas que implicaría este estudio es que es mejor para nosotros desde una perspectiva financiera, social y de salud actuar pronto", dijo Jina.

"La discusión sobre cómo hacer las cosas de cara al 2030 está perdiendo el punto", agregó. "El mejor momento para actuar es ahora, y esto proviene de los datos".