Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Cuban police detain a gay rights activist taking part in an unauthorized march in Havana, Cuba, May 11, 2019. The march was organized largely using Cuba's new mobile internet, with gay-rights activists and groups of friends calling for a march over Facebook and WhatsApp after the government-run gay rights organization cancelled a Saturday march.
Ramon Espinosa/AP
Ciudadanía

4 cosas que debes saber sobre los derechos LGBTQ en Cuba

Por qué es importante para los Global Citizens
La violencia contra las personas LGBTQ en todo el mundo es extremadamente común y con frecuencia recibe la aprobación de los gobiernos estatales. Los Objetivos Mundiales de las Naciones Unidas exigen el fin de la xenofobia y fuertes protecciones para las personas LGBTQ. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre la igualdad y más aquí.

Durante los últimos 11 años, el gobierno cubano ha organizado una marcha anual contra la homofobia en La Habana, pero una semana antes de que comenzara el evento de este año, el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) lo canceló abruptamente.

La decisión parece ser parte de un retroceso más amplio de los derechos LGBTQ en todo el país, por lo que los activistas locales decidieron tomar el asunto en sus propias manos al organizar su propia marcha del Orgullo el 12 de mayo.

Decenas de personas se presentaron para marchar, ondear banderas de arco iris y transmitir solidaridad en las calles de la ciudad capital. Pronto, sin embargo, policías de civil comenzaron a dispersar a la gente y finalmente arrestaron a tres participantes, según informó el New York Times.

El gobierno cubano se opone notoriamente a las manifestaciones espontáneas en las calles y es mezquino cuando se trata de otorgar permisos para eventos públicos. Como resultado, la represión puede reflejar una oposición general a los eventos públicos no autorizados, en lugar de una discriminación específica hacia la comunidad LGBTQ.

"Fue un acto de desobediencia, tan rara vez visto en este estado represivo, lo que hace que la marcha del sábado sea histórica y digna de admiración", escribió Fabiola Santiago en un artículo de opinión para el Miami Herald.

Pero como sostiene Santiago, la represión tiene una resonancia más amplia. En los últimos años, activistas LGBTQ han sentido una creciente resistencia a su lucha por la igualdad.

Estas son cuatro cosas que debes saber sobre los derechos LGBTQ en Cuba.


1. Cuba tiene una historia oscura con los derechos LGBTQ.

Después de la Revolución Cubana en la década de 1960, las personas LGBTQ fueron detenidas y encarceladas por el gobierno de Fidel Castro. Esto continuó hasta 1979, cuando se despenalizó la homosexualidad, pero las personas LGBTQ continuaron enfrentándose a una discriminación generalizada.

A lo largo de la década de 1980, las personas con VIH fueron puestas en cuarentena en  sanatorios que algunos describieron como prisiones, según informó The Independent. En los últimos años, la violencia y la discriminación contra las personas LGBTQ ha disminuido, pero aún continúa.

La intolerancia contra la comunidad LGBTQ está muy extendida en todo el mundo, lo que significa que el historial de Cuba no es único. Hoy en día, muchos países aún prohíben a las parejas del mismo sexo, y algunos gobiernos incluso amenazan a las personas LGBTQ con la pena de muerte.



2. Cuba ha avanzado en los últimos años.

Cuba ha terminado en gran parte con su opresión de las personas LGBTQ, sancionada por el estado, y ha logrado un progreso notable hacia la igualdad de derechos.

El gobierno declaró ilegal discriminar a las personas LGBTQ en 2010 y anunció que las cirugías de cambio de género serían gratuitas en el marco del programa de atención de salud universal del país en 2008, según publicó The Independent.

Estos avances ponen a Cuba muy por delante de la norma mundial, donde los derechos de igualdad para las personas LGBTQ rara vez están consagrados por la ley.

Muchas personas LGBTQ en La Habana informan que se sienten seguros para mostrarse en público y en los últimos años han aparecido varios clubes nocturnos gay, pero el hostigamiento y la vigilancia del gobierno continúan. Algunos defensores argumentan que el impulso del gobierno hacia mayores derechos ha sido simplemente una campaña de relaciones públicas y carece de integridad.

Por ejemplo, el gobierno no reconoce la Semana del Orgullo y solo permitió que se llevara a cabo una marcha controlada por el estado cada año.


3. Se está gestando un retroceso.

En los últimos años, el gobierno cubano intentó legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero ese esfuerzo fue frustrado por el creciente movimiento evangélico del país, informa el New York Times.

Si bien la violencia y la discriminación abierta contra las personas LGBTQ son menos comunes en Cuba que en otros países, prevalecen los estigmas sociales, especialmente fuera de la capital.

A nivel mundial, los derechos LGBTQ han progresado de manera escalonada, con niveles asombrosos de hostilidad en diversos países del mundo, pero la tendencia general es hacia una mayor inclusión y apertura.


4. Internet facilita la organización.

La marcha del Orgullo del 12 de mayo fue posible gracias a Internet, que ha abierto un espacio sin precedentes para organizar la disidencia.

A medida que el gobierno redujo las restricciones en Internet en los últimos años, los activistas han utilizado los canales de las redes sociales para abogar por cambios políticos más amplios.

Como consecuencia de la cancelación de la marcha por parte de CENESEX, los activistas LGBTQ se reunieron rápidamente a través de las redes sociales y de plataformas de mensajería como WhatsApp para organizar el evento, a pesar de que se enfrentaban una posible represión.

La cobertura mediática internacional subsiguiente hizo que tengan mucha más atención de la que habrían recibido de otra manera, y eso podría ayudarlos a mover la aguja hacia reformas mayores.