Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Solangie Torres Cavadia/Relief International
Salud

Cómo el COVID-19 cambió la forma de trabajo de esta agencia de ayuda humanitaria en Colombia

Por qué es importante para los Global Citizens
La pandemia de coronavirus COVID-19 está poniendo en peligro la vida de las poblaciones más vulnerables del mundo al amenazar los esfuerzos de ayuda para las personas que viven en la pobreza, y sufren de hambre, conflictos y otras crisis humanitarias. Únete a nosotros y toma medidas para combatir el coronavirus a través de nuestra campaña "Together At Home".

Colombia ha estado involucrada en un conflicto entre narcotraficantes, paramilitares y grupos rebeldes durante décadas.

Como resultado, millones de colombianos han sido desplazados de sus hogares y el 10% de la población del país necesita ayuda humanitaria.

Ahora, con la pandemia de coronavirus en marcha, las condiciones de vida dignas se están volviendo aún más difíciles de mantener.

A medida que el virus continúa propagándose, Colombia espera un aumento en la asistencia humanitaria, pero también un esperado alto al fuego.

Mientras que las organizaciones humanitarias están haciendo todo lo posible para ayudar a las poblaciones vulnerables, la pandemia de coronavirus presenta sus propios obstáculos.

Global Citizen habló con Solangie Torres Cavadia, coordinadora de proyectos para Mercy Corps en Colombia, sobre cómo el COVID-19 está impactando los programas de la organización y lo que la comunidad internacional puede hacer para ayudar en sus esfuerzos.

¿Cuál es tu trabajo dentro del sector de ayuda humanitaria? ¿Quiénes son las personas y las comunidades con las que trabajas?

Coordino un proyecto humanitario que brinda asistencia monetaria de emergencia. Las personas que participan en nuestro proyecto son migrantes venezolanos que viven en el departamento de Antioquia, Colombia, en los municipios de Medellín, Bello, Itagüí y Rionegro. Colombianos que han regresado a Colombia por las mismas razones por las que emigraron los venezolanos; y colombianos que viven en el mismo lugar donde se están asentando las poblaciones migrantes.

¿Cuáles son las dificultades y desafíos a los que se enfrentan en medio del brote de COVID-19?

La gran mayoría de las familias con las que estamos trabajando se ganan la vida a través del comercio informal y pagan su alojamiento por día. Ahora no pueden trabajar, se enfrentan a problemas de falta de dinero y están siendo desalojados. Tampoco tienen recursos para alimentarse.

¿Qué impacto tiene esto en los participantes de su programa?

La mayor dificultad para nuestro proyecto es la reducción del movimiento y la escasez de elementos de protección. Esto nos lleva a pensar en nuevas formas en que podamos satisfacer de manera rápida y eficiente las necesidades de la población con la que estamos trabajando.

¿Qué tipo de ayuda necesitan como trabajadores humanitarios por parte de la comunidad internacional?

Necesitamos que los gobiernos promuevan y faciliten la asistencia humanitaria a través de la cooperación y nos ayuden a encontrar formas de movilizar y cuidar a las personas con las que trabajamos.

Puedes ver toda la cobertura de Global Citizen sobre el COVID-19 aquí.