Ocho meses después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la crisis del COVID-19 como pandemia, la agencia de salud pública emitió su primera validación de uso de emergencia para la vacuna de Pfizer/BioNTech en diciembre de 2020. Para la gente de todo el mundo, la noticia supuso un bienvenido suspiro de alivio, así como la esperanza de que la pandemia termine pronto.

Pero ahora, un año y medio después, con más de 6.000 millones de dosis de vacunas administradas en todo el mundo, la gente sigue muriendo de COVID-19.

Parte de esto se debe a la desigualdad generalizada de las vacunas.

Algunos países y organizaciones internacionales quieren alcanzar la equidad en el acceso a las vacunas mediante iniciativas de reparto de dosis como COVAX, el pilar de vacunas del Acelerador ACT. Los expertos en salud mundial han comunicado la eficacia de las vacunas aprobadas por la OMS y han animado a las naciones más ricas a compartir suficientes dólares y dosis para acabar con la pandemia en todas partes. Hasta que lo hagan, los contagios y las muertes van a continuar.

Otra cara de la moneda es que no tenemos tratamientos ampliamente accesibles que puedan ayudar a los infectados por el coronavirus.

El diagnóstico y la terapia están en primera línea de la pandemia. Los países que disponen de centros de pruebas generalizados informan menos casos de COVID-19. Lo mismo ocurre con los países que proporcionan kits de pruebas en casa para los residentes. Para los pacientes hospitalizados con COVID-19, los tratamientos eficaces salvarán vidas, pero sólo si invertimos en su investigación y desarrollo.

Tenemos que utilizar todas las herramientas que tenemos para evitar muertes innecesarias. Por eso son importantes iniciativas como el Acelerador Terapéutico COVID-19 (CTA), y por eso tenemos que asegurarnos de que puedan seguir invirtiendo en tratamientos.

El CTA fue lanzado en marzo de 2020 por el Wellcome Trust, la Fundación Bill y Melinda Gates y Mastercard en respuesta a la pandemia. La iniciativa comenzó a investigar las terapias existentes que podrían ayudar a los pacientes diagnosticados con COVID-19, así como a desarrollar otras nuevas.

Para centrarse en hacer llegar la terapia a los países de bajos ingresos que carecen de recursos, la CTA se coordina con la Asociación Terapéutica del Acelerador ACT. Al igual que COVAX, la Asociación Terapéutica se basa en la colaboración mundial para garantizar que el mundo acabe con la pandemia lo antes posible. Pero mientras que COVAX se centra en compartir dosis con los países vulnerables, la Asociación Terapéutica acelera el desarrollo y producción de pruebas, tratamientos y vacunas contra el COVID-19.

Lo hace mediante el financiamiento de la investigación en salud pública. Desde el 26 de octubre de 2020, ha concedido más de 98 millones de dólares en subvenciones, que se están utilizando para realizar estudios sobre la eficacia de los tratamientos para los casos moderados y extremos de COVID-19. Si el coronavirus va a seguir golpeando con mayor dureza a quienes viven en países de bajos ingresos, iniciativas como la CTA nos dan la oportunidad de mitigar el daño.

Para entender cómo la CTA se ha enfrentado al coronavirus invirtiendo en terapias, Global Citizen habló con Sophie Evekink, directora de Relaciones Gubernamentales Globales del Wellcome Trust.

Global Citizen: ¿Cómo trabaja la CTA para garantizar el acceso de los países de ingresos bajos y medios a las terapias?

Evekink: Hemos apoyado ensayos clínicos como el de RECOVERY International, que opera en países de ingresos bajos y medios, como Nepal. Estos ensayos permiten un acceso más temprano a fármacos prometedores mediante protocolos de ensayos clínicos y garantizan que cualquier producto prometedor pueda llegar a los países de ingresos bajos y medios. Además, disponer de datos de ensayos clínicos locales puede contribuir a la rápida aprobación de los tratamientos en estos países.

El Acelerador Terapéutico COVID-19 está alineado con el Pilar Terapéutico del Acelerador ACT. Para garantizar que los tratamientos eficaces lleguen a las personas de los países de ingresos bajos y medios, el Acelerador Terapéutico COVID-19 colabora con otras organizaciones del Acelerador ACT, como Unitaid, para apoyar el desarrollo de marcos de adquisición y suministro que funcionen en estos contextos.

¿Cuáles han sido algunos de los obstáculos para el desarrollo de medicamentos que la CTA ha ayudado a superar?

El COVID-19 era un virus completamente nuevo, y en las primeras fases de la pandemia aprendíamos cada día más sobre él. Esta incertidumbre hizo que tuviéramos que adoptar un enfoque de cartera para la investigación del tratamiento e invertir en varios tratamientos y proyectos diferentes simultáneamente, porque no podíamos estar seguros de qué tratamientos funcionarían.

Además, existe un alto nivel de riesgo en el desarrollo de fármacos en su fase inicial, con un financiamiento limitado asignada a la investigación del descubrimiento. Para aliviar este riesgo, el Acelerador Terapéutico COVID-19 proporcionó un importante apoyo financiero a los innovadores y orientación sobre cómo recorrer la vía de desarrollo. Esta orientación incluyó asesoramiento sobre la transición del desarrollo de fármacos clínicos en fase inicial dirigido por el mundo académico a la fase posterior, los ensayos clínicos de fase II, el acceso a las plataformas de ensayos clínicos in vivo e in vitro dirigidas por la Iniciativa de Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDi), y el acceso a la experiencia de los socios de la Asociación Terapéutica del Acelerador ACT.

¿Cuáles son algunos ejemplos de los progresos que ha hecho CTA en la investigación y el desarrollo de los tratamientos contra el COVID-19?

El Acelerador Terapéutico de COVID-19 apoyó las evaluaciones preclínicas y clínicas tempranas de los fármacos reutilizados para tratar a los pacientes de COVID-19 a través de plataformas de ensayo como AGILE. Estos ensayos llevaron a cabo rápidas evaluaciones tempranas de los posibles tratamientos y ayudaron a identificar los tratamientos que podrían llevarse a cabo en ensayos clínicos posteriores.

También hemos financiado ensayos clínicos de fase avanzada como RECOVERY International, que opera en India, Nepal y el sudeste asiático. Estos ensayos han evaluado clínicamente tanto los tratamientos reutilizados como los novedosos contra el COVID-19 en diferentes casos de uso.

¿Por qué debemos financiar la terapia de COVID-19 cuando necesitamos ampliar el acceso a las vacunas de COVID-19?

Retrasar el financiamiento de los tratamientos prolongará la pandemia, lo que provocará la pérdida de más vidas y más daños económicos. El despliegue mundial de estas vacunas está llevando mucho tiempo; todavía tenemos que tratar a las personas que caen enfermas y a las que no pueden vacunarse.

Las opciones de tratamiento para los pacientes con coronavirus en todos los países se limitan actualmente sólo a la dexametasona, la hidrocortisona y el tocilizumab, junto con el oxígeno, que hasta ahora ha demostrado salvar la vida de los pacientes más graves. No disponemos de tratamientos eficaces y probados para la mayoría de los pacientes, incluida la prevención del empeoramiento de los síntomas leves. Disponer de estos tratamientos será crucial para cambiar el curso de la pandemia.

¿Cómo pueden los líderes mundiales apoyar mejor a la CTA para aumentar el acceso a la terapia contra el COVID-19?

Para salvar vidas, reanudar el comercio mundial y contener el COVID-19, todos los países necesitan un acceso igualitario a las pruebas, los tratamientos, las vacunas y unos sistemas sanitarios más fuertes. Es esencial que los líderes adopten un enfoque holístico e inviertan ahora mismo en todos estos elementos para contener el COVID-19.

Sin embargo, el mecanismo para garantizar el acceso a los tratamientos en los países de ingresos bajos y medios -el Acelerador ACT- se enfrenta a un importante déficit de financiamiento en todos los pilares.

En sólo un año, el Acelerador ACT ha impulsado un progreso real. Ha suministrado las primeras vacunas a los países de ingresos bajos y medios, ha reducido significativamente los costes de las pruebas, ha conseguido EPI y ha asegurado el acceso a los primeros tratamientos probados de COVID-19. Pero para salir de esta crisis, cada país tiene que hacer su parte y cerrar el déficit de financiamiento del Acelerador ACT para este año y el siguiente.


Aclaración: La Fundación Bill y Melinda Gates es un socio financiero de Global Citizen.


Puedes unirte a la campaña de Global Citizen Live para defender el planeta y derrotar la pobreza tomando acción aquí, y formar parte de un movimiento impulsado por ciudadanos de todo el mundo que están actuando junto con los gobiernos, las empresas y los filántropos para lograr el cambio.

GCL_2021_GLOBAL_ADMAT_BY_CITIES_SEP_21_USE_THIS_ONE.png

Global Citizen Asks

Combate la pobreza

¿Por qué tenemos que seguir invirtiendo en tratamientos contra el COVID-19?

Por Jaxx Artz