Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

A mother her child wait to be seen at the pharmacy of the Los Pinos health centre, in the Senkata district in El Alto, Bolivia, May 26, 2020.
© Carola Andrade/UNI335556/UNICEF
Niñas y Mujeres

El COVID-19 impide que mujeres y niños accedan a servicios de salud esenciales en América Latina y el Caribe: Informe

Por qué es importante para los Global Citizens
Durante una crisis, es especialmente difícil para las mujeres y los niños acceder a la atención médica y mantener la estabilidad financiera. El Objetivo Mundial 3 de las Naciones Unidas tiene como objetivo garantizar que todos tengan acceso a los servicios de salud que necesitan. Puedes unirte a nosotros y tomar medidas para ayudar a proteger a las mujeres y los niños del COVID-19 aquí.

Las mujeres y los niños están perdiendo el acceso a los servicios sociales y de salud en todo el mundo durante la pandemia de COVID-19, y esto podría tener un efecto nefasto en las tasas de mortalidad materna e infantil en América Latina y el Caribe.

Un nuevo informe a cargo de UNICEF y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y publicado el 28 de septiembre encontró que la pandemia está retrasando el progreso logrado en las últimas dos décadas para mejorar la salud de las mujeres y los niños en estas regiones. Los datos muestran que la pandemia está afectando los esfuerzos para reducir la mortalidad materna neonatal y de los niños menores de 5 años y garantizar que todas las mujeres tengan acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva.

Escrito por Arachu Castro, presidente de salud pública en América Latina de la Facultad de Salud Pública y Medicina Tropical de la Universidad de Tulane, el informe titulado “Desafíos que plantea la pandemia COVID-19 en la salud de mujeres, niños y adolescentes” estima cómo la reducción en los servicios de salud tendrá un impacto en el Objetivo Global 3 de las Naciones Unidas para lograr la buena salud y el bienestar para todos.

“Ha sido difícil recolectar algunos datos, pero lo más alarmante es que muchos de los servicios esenciales han sido suspendidos, parcial o totalmente”, le dijo Castro a Global Citizen.

“Muchas vidas están en riesgo por la suspensión de los servicios que más utilizan las mujeres, los niños y los adolescentes”.


Aunque se estimaba que América Latina y el Caribe alcanzara y mantuviera el Objetivo Global 3 para 2030, la pandemia presenta desafíos adicionales, según el informe. Muchos países de la región han luchado por responder a la crisis fortaleciendo los sistemas de salud porque tenían sistemas de salud débiles para empezar.

El informe señala varios factores que están provocando importantes retrocesos en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe. La división de los servicios de salud, la disponibilidad limitada de personal y tecnología médica en los hospitales urbanos, la falta de financiación de la atención primaria de salud y los servicios de seguimiento del virus, y la falta de acciones coordinadas de respuesta nacional están creando complicaciones.

Mantener los servicios básicos de salud para mujeres y niños mientras se aborda el impacto de la pandemia ha presentado un gran desafío, especialmente en países que no tienen cobertura universal de salud.

“Si esos servicios no se brindan, en algunos países, ha habido informes de que ciertas instalaciones de salud se han dedicado exclusivamente a pacientes con COVID-19 y que la población puede no saber dónde buscar atención”, dijo Castro. “Eso es una preocupación y también refleja que en algunos países de la región, las necesidades de las mujeres no son una prioridad política”.

Historias relacionadas 11 de Septiembre de 2020 En América Latina, las trabajadoras domésticas no son tenidas en cuenta en la respuesta al COVID-19

Los esfuerzos de respuesta sanitaria difirieron en América Latina y el Caribe al comienzo de la pandemia. También ha variado la disminución de la demanda de servicios de salud debido al transporte limitado, los cierres y los temores de la gente de contraer el virus.

De 23 países que reportaron información sobre el mantenimiento de los servicios de salud y programas de nutrición que tienen el mayor impacto en la salud maternoinfantil, solo Cuba, Costa Rica y Uruguay han mantenido el acceso durante la pandemia, según el informe.

La atención obstétrica de emergencia, incluidos los partos, los abortos y otras complicaciones, ha sido la que menos ha tenido  impacto en la región y se han mantenido en Anguila, Antigua y Barbuda, Barbados, Belice, Brasil, Islas Vírgenes Británicas, Dominica, Granada, Guyana, República Dominicana, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas y Venezuela. Mientras tanto, en Bolivia y Ecuador, estos servicios disminuyeron menos del 10%.

La atención materna, la atención de los niños, la inmunización, la atención clínica para las víctimas de violencia de género, la salud sexual y reproductiva, el tratamiento de enfermedades y los programas de nutrición se han suspendido o limitado hasta cierto punto en la mayoría de los países, según el informe.

Las vacunas, que son clave para el tratamiento de enfermedades transmisibles, se suspendieron en 10 de los países que reportaron información y se mantuvieron en 20 países, según el informe. El miedo a contraer COVID-19, el transporte limitado y los confinamientos se han relacionado con una disminución de los servicios de vacunación en la mitad de los 38 países de la región que informaron datos. Al menos 18 países informaron que el transporte y el cierre de fronteras también han dificultado la obtención de vacunas y suministros.

COVID-19-Latin-America-Venezuela-UNICEF-Report-Health-Women-Children.jpgUNICEF health officers are pictured during a visit in a health center located in Bolivar state, Venezuela, July 2, 2020. Health response continues to focus on basic health services for mothers and children.
Image: © William Urdaneta/UNI347497/UNICEF

Los efectos de la vacunación limitada ya se han visto con brotes de enfermedades prevenibles por la vacunación en Argentina, Brasil, Guatemala, Haití, México y Venezuela, según el informe.

Las barreras socioeconómicas también están ampliando las inequidades en la salud para mujeres, niños y adolescentes que ya estaban presentes antes de la pandemia en la región.

Los datos de 118 países, incluidos 23 de América Latina y el Caribe, mostraron la necesidad de fortalecer los servicios de salud maternoinfantil, según el informe. El número de muertes maternas en exceso dentro de un año debido a la pandemia sería de 1.210 con una reducción del 5% en los servicios de salud, 2.430 con una reducción del 15% y 7.981 con una reducción del 25%.

La lactancia materna, que ha demostrado reducir la morbilidad y la mortalidad infantil, también ha estado amenazada durante la pandemia. El informe señaló que cinco países latinoamericanos han violado las regulaciones sobre la comercialización de alternativas a la leche materna durante la pandemia, poniendo en riesgo la nutrición infantil. Es más, los establecimientos de salud también han tenido errores de comunicación con respecto a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud de continuar promoviendo la lactancia materna.

La pandemia también ha contribuido a una discrepancia entre la desnutrición y las familias que buscan atención por problemas relacionados con la nutrición. Si bien la desnutrición va en aumento, es menos probable que los padres busquen atención para sus hijos. En Haití, por ejemplo, el tratamiento de la desnutrición aguda ha disminuido en un 73% desde el comienzo de la pandemia, según el informe.

El acceso a la anticoncepción es otra necesidad básica que muchas mujeres que dependen de la atención de salud sexual y reproductiva no están recibiendo. Se espera que una reducción en estos servicios reduzca la prevalencia anual de anticoncepción en comparación con la situación vivida antes de la pandemia en América Latina y el Caribe, según el informe.

Las restricciones establecidas para detener la propagación de la pandemia hacen que sea más difícil para las poblaciones más vulnerables recibir atención y apoyo. El confinamiento en espacios habitables abarrotados y áreas con falta de acceso a servicios públicos han aumentado el riesgo de violencia doméstica, embarazos como resultado de violaciones y otras formas de estrés tóxico, según el informe. Los pueblos indígenas y afrodescendientes también corren un riesgo especial de desnutrición debido al racismo, la discriminación y la violencia en sus comunidades e instalaciones de atención médica.

Se estima que el impacto de la pandemia en el acceso de mujeres y niños a los servicios de salud esenciales es mayor que el número de muertes causadas por COVID-19. Como se ve durante muchas crisis, los servicios de atención médica se han reorientado hacia servicios esenciales para tratar el COVID-19 en la región.

El informe insta a la comunidad internacional a dar prioridad a la salud de las mujeres y los niños aumentando el gasto público para controlar la pandemia y dar prioridad al crecimiento económico y social.

“Los servicios esenciales necesitan ser restaurados, no pueden interrumpirse por un tiempo ilimitado”, dijo Castro.

Historias relacionadas 5 de Agosto de 2020 Thomson Reuters Foundation Cientos de niñas y mujeres han desaparecido en Perú durante la pandemia de COVID-19


“Toda la región ha tenido que aumentar el presupuesto de salud para responder a la pandemia. Estoy hablando de aumentar el presupuesto para la salud más allá de la pandemia, no solo para prevenir y tratar a las personas que tienen COVID-19, sino para fortalecer los sistemas de salud pública ”, dijo.

Castro también aconseja que los países restauren y construyan servicios esenciales y fortalezcan las estrategias de atención primaria de salud.