A pesar de que muchos países han avanzado en la vacunación de su población contra el COVID-19 y han reanudado las actividades previas a la pandemia —viajar, volver a la oficina y reunirse con amigos y familiares en lugares cerrados—, la pandemia de COVID-19 está lejos de haber terminado, y no sólo en las naciones que aún no han recibido su cuota de dosis de vacuna.

El Reino Unido, Francia y Alemania han administrado al menos una dosis de la vacuna COVID-19 a más del 50% de su población, según la publicación Our World in Data de la Universidad de Oxford. Lo mismo ocurre en Estados Unidos, Canadá e Israel.

Pero en todos estos países también se ha producido un aumento reciente de casos, en parte debido a la aparición de variantes del COVID-19.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, las variantes genéticas del virus COVID-19 (SARS-CoV-2) han estado circulando durante la pandemia. Aunque hay cuatro variantes que han sido clasificadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como "variantes preocupantes", la Delta se ha convertido rápidamente en la predominante.

Conocida originalmente como B.1.617.2., la variante Delta se identificó por primera vez en la India en octubre de 2020. Ahora, se ha reportado la presencia de la variante Delta en 124 países y es la cepa dominante en muchos, como Estados Unidos, Reino Unido e India.

Algunos gobiernos están respondiendo al aumento de casos restableciendo el confinamiento, como es el caso de Australia, Indonesia y Hong Kong. Otros países están considerando si deben empezar a ofrecer vacunas de refuerzo a las personas totalmente vacunadas.

En todas partes, las personas se preguntan qué pueden hacer para acabar con la pandemia que ha matado a más de 4 millones de personas en todo el mundo.

Para saber cómo los Global Citizens pueden protegerse a sí mismos y a otros de la variante Delta del COVID-19, Global Citizen habló con la doctora Anna Bershteyn, profesora adjunta del Departamento de Salud de la Población de la NYU Langone Health.

Aquí están las cinco cosas más importantes que nos dijo sobre la variante Delta que pueden ayudar a acabar con la pandemia para todos, en todas partes.

1. La variante Delta se está propagando más fácilmente que la cepa original del SARS-CoV-2.

Aunque los expertos en salud pública reconocen la necesidad de seguir investigando los problemas específicos que plantea la variante Delta —como si hace que las personas experimenten síntomas más graves o que los tratamientos con anticuerpos monoclonales sean menos eficaces—, una cosa está clara: la variante Delta se está extendiendo mucho más rápidamente que otras cepas de COVID-19.

"Se estima que se propaga unas 2,5 veces más fácilmente que las variantes que vimos hace un año, y unas 1,6 veces más rápido que la [variante Alpha identificada por primera vez en el Reino Unido]", detalló Bershteyn.

Lo que hace que la variante Delta sea más transmisible proviene de una mutación en la proteína de la espiga que aumenta su capacidad de unirse a las células humanas. Además de ser más infecciosa, los estudios demuestran que la variante Delta también provoca una mayor carga viral en las vías respiratorias y puede provocar efectos secundarios diferentes a los de otras variantes del virus.

2. Las vacunas COVID-19 son seguras y eficaces contra la variante Delta.

A medida que aumentan los recuentos de casos en las regiones del mundo que tienen mayores tasas de vacunación, hay un término que está causando una preocupación generalizada y que tiene el potencial de inspirar información errónea sobre la eficacia de las vacunas COVID-19: las infecciones de avanzada.

Las infecciones de avanzada se producen cuando las personas que han sido totalmente vacunadas contra el COVID-19 contraen el virus de todos modos. Pero aunque ninguna vacuna es eficaz al 100%, también es importante recordar que las vacunas contra el COVID-19 aprobadas por la OMS protegen contra la enfermedad grave, la hospitalización y la muerte, incluso cuando se trata de la variante Delta.

Bershteyn subrayó este hecho, señalando un informe de los CDC que demostraba cómo las vacunas disponibles en Estados Unidos han resistido la introducción de la variante Delta.

"Justo antes de que Delta se hiciera cargo, los CDC estimaban que la eficacia en el mundo real de las vacunas en Estados Unidos era de alrededor del 90% para prevenir cualquier nivel de síntomas de COVID-19, y mucho más alta para prevenir la hospitalización y la muerte por COVID-19", comentó Bershteyn. "Esas cifras no han cambiado con la llegada de Delta".

En el Reino Unido, el ministro de Vacunas, Nadhim Zahawi, señaló que el programa de vacunación del país había evitado unas 52.000 hospitalizaciones, según el diario The Guardian.

Aunque las personas totalmente vacunadas corren menos riesgo de contraer la variante Delta —y de sufrir un caso peor de COVID-19— que las no vacunadas, el número de casos seguirá aumentando y amenazará el progreso mundial para acabar con la pandemia hasta que se inmunice un mayor número de personas.

3. Para combatir mejor la variante Delta, ofrecer vacunas de refuerzo a las personas totalmente vacunadas es menos prioritario.

Varios países están tomando medidas para administrar vacunas de refuerzo a las personas totalmente vacunadas para combatir la variante Delta.

En Israel, el Ministerio de Sanidad empezó a ofrecer inyecciones de refuerzo de la vacuna de Pfizer a las poblaciones de alto riesgo que ya habían sido vacunadas completamente contra el COVID-19. Las autoridades sanitarias rusas también lanzaron una campaña para administrar una tercera inyección de la vacuna Sputnik V, de producción nacional, a las personas que fueron inmunizadas hace más de seis meses.

Estas iniciativas están llevando a personas de países de todo el mundo a preguntarse si la inmunidad proporcionada por las vacunas COVID-19 está desapareciendo. Pero aunque las autoridades sanitarias internacionales sigan debatiendo si son necesarias las vacunas de refuerzo, Bershteyn señaló que primero se necesitan más datos.

"Puede que lleguemos a un punto en el futuro en el que nos demos cuenta de que las vacunas están empezando a desaparecer. Ese momento podría ser dentro de unos años, aún no lo sabemos", indicó Bershteyn. "Así que, si estás totalmente vacunado, no te pongas otra vacuna de refuerzo todavía, pero prepárate para ponértela en caso de que se recomiende en el futuro".

4. Garantizar que todo el mundo, en todas partes, tenga acceso a las vacunas COVID-19 es una prioridad mayor.

Los virus evolucionarán mientras se transmitan ampliamente, por lo que el nacionalismo de vacunas y la resistencia a vacunarse son dos de las mayores amenazas para acabar con la pandemia. Tomemos como ejemplo países como Sudáfrica, donde sólo el 7% de la población ha sido inmunizada: las oleadas mortales de casos de COVID-19 están diezmando a la población mientras espera aumentar sus existencias de dosis de vacunas.

"El mejor uso de las vacunas en este momento es llegar a las personas no vacunadas en Estados Unidos y en todo el mundo, en lugar de reforzar a las personas que están totalmente vacunadas", aseguró Bershteyn.

Es cierto que las infecciones de avanzada son más preocupantes para los grupos vulnerables —como las poblaciones de edad avanzada y las que padecen trastornos de inmunodeficiencia— porque existe un mayor riesgo de contraer un caso grave de COVID-19. Pero hasta que las vacunas estén disponibles para las personas de todo el mundo, la prioridad debería ser ampliar el acceso a las vacunas en lugar de preocuparse por que las variantes del COVID-19 se vuelvan resistentes a las vacunas.

"Muchos virus nunca se hacen resistentes a las vacunas. Piensa en las vacunas que hemos utilizado durante décadas, como [la utilizada contra el sarampión, las paperas y la rubeola]", comentó Bershteyn. "Otros virus acaban creando diferentes cepas, o serotipos, que requieren cada uno su propia vacuna o una vacuna combinada para cubrirlos a todos".

Y añadió: "Si eso ocurre con el SARS-CoV-2, podríamos necesitar refuerzos con nuevas vacunas. Podemos reducir la posibilidad de que eso ocurra vacunando ahora a la mayor parte del mundo posible, para que el virus tenga menos oportunidades de evolucionar en el futuro."

5. Vacúnate, anima a tus seres queridos a que se vacunen y usa una mascarilla.

En países como Estados Unidos y el Reino Unido —donde la mayoría de la población adulta ha recibido al menos una dosis de la vacuna COVID-19—, algunas personas se preguntan si la variante Delta alimentará el aumento de casos entre los niños no vacunados.

En Estados Unidos, las personas de 12 años o más pueden recibir la vacuna COVID-19. En el Reino Unido, sólo los mayores de 18 años pueden vacunarse. Con el comienzo del curso escolar en muchas zonas del mundo, Bershteyn explicó que seguir tomando medidas de precaución para frenar la propagación del COVID-19 puede ser de gran ayuda.

"Hasta que se vacune a los niños, la variante Delta podría propagarse en las escuelas si no se toman varias precauciones", dijo. "Éstas incluyen la vacunación de todos los que reúnan los requisitos, el uso de mascarillas, pasar tiempo al aire libre o en salas bien ventiladas, la formación de séquitos, evitar las multitudes y el contacto estrecho, así como la higiene de manos".

La OMS recomienda que incluso las personas totalmente vacunadas contra el COVID-19 sigan usando mascarilla en respuesta a que los países están suavizando las directrices de salud pública a medida que vacunan a sus poblaciones. Aunque los CDC declararon anteriormente que las personas totalmente vacunadas podían prescindir de la mascarilla, el martes dieron marcha atrás y cambiaron sus indicaciones.

Ahora, los CDC recomiendan que las personas totalmente vacunadas lleven una mascarilla cuando la transmisión del COVID-19 sea sustancial, cuando las leyes obliguen a llevarla o si tienen el sistema inmunitario debilitado. Este cambio es una respuesta directa a la variante Delta.


Mientras los expertos en salud pública siguen estudiando las variantes del virus que impiden el fin de la pandemia, es importante recordar que sólo el 13,8% de la población mundial se ha vacunado completamente contra el COVID-19. Al aumentar el acceso a las vacunas contra el COVID-19 y destinar dólares y dosis a iniciativas de intercambio de vacunas como COVAX, los líderes gubernamentales de todo el mundo pueden garantizar que la variante Delta ya no represente una amenaza para nadie.

Las vacunas COVID-19 tienen el potencial de ayudar al mundo a dar un giro durante esta pandemia y evitar sufrimiento y muertes innecesarias. La variante Delta es un obstáculo tremendo para que eso ocurra.

Pero hay esperanza. Ahora mismo, el Reino Unido reporta un descenso de seis días en los casos de COVID-19 después de que la variante Delta contribuyera a un aumento de las tasas de infección. Otros países que tienen acceso a las dosis de vacunas pueden ver descensos similares, por lo que aumentar el acceso a las vacunas es uno de los pasos más importantes que pueden dar los líderes gubernamentales para acabar con la pandemia.

En cuanto a los individuos, Bershteyn señaló que ya sabemos lo que tenemos que hacer para protegernos de la variante Delta.

"Las cosas que debes hacer no han cambiado", indicó. "Vacúnate, mantente alejado de los lugares concurridos y saturados, usa mascarillas cuando estés cerca de personas que no estés seguro de que estén vacunadas y lávate las manos".


Puedes unirte a la campaña de Global Citizen Live para derrotar la pobreza y defender el planeta tomando acción aquí, y formar parte de un movimiento impulsado por ciudadanos de todo el mundo que están actuando junto con los gobiernos, las empresas y los filántropos para lograr el cambio.

GCL-admat-july13-USE-THIS-ONE.png

Global Citizen Asks

Combate la pobreza

Variante Delta del COVID-19: 5 cosas que debes saber para protegerte a ti y a los demás

Por Jaxx Artz