Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Agencia Prensa Rural/Flickr
Educación

Niños indígenas de Colombia aprenden a distancia mientras el COVID-19 mantiene cerradas las escuelas

Por Anastasia Moloney

BOGOTÁ, 6 de noviembre (Fundación Thomson Reuters) - Armados con tablets, decenas de niños migrantes indígenas y venezolanos en la región desértica del norte de Colombia están aprendiendo en casa mientras la pandemia del coronavirus mantiene cerradas las escuelas.

La fundación benéfica juvenil El Origen ha distribuido tablets a unos 260 niños de la tribu Wayuu en la provincia rural de pastoreo de cabras de La Guajira, fronteriza con Venezuela.

Los niños usan una tablet con una aplicación llamada O-Lab para estudiar en español y su idioma nativo wayuunaiki, que pueden usar sin una conexión a Internet. Las tablets están financiadas por la organización benéfica World Vision y el banco colombiano Banco W.

"La falta de acceso a la tecnología e Internet se ha vuelto más evidente durante la pandemia", dijo Tania Rosas, quien desarrolló la aplicación O-Lab y cofundó la Fundación El Origen.

En América Latina y el Caribe, el brote de coronavirus ha dejado a unos 150 millones de niños sin escolarizar, algunos de los cuales no tienen forma de conectarse en línea para aprender, según UNICEF.

Con muchas escuelas en Colombia aún cerradas desde marzo y las clases en línea, los niños indígenas corren un riesgo particular de retrasarse en su educación porque es menos probable que tengan teléfonos móviles, computadoras y acceso a Internet.

En La Guajira, una árida región minera de carbón, menos de una cuarta parte de los niños que viven en áreas rurales tienen acceso a internet y una computadora, según la Fundación El Origen.

Solo un tercio de los niños de la provincia terminan la escuela secundaria, por lo que garantizar que los estudiantes sigan aprendiendo mientras las escuelas están cerradas es crucial para su desarrollo y para reducir las altas tasas de pobreza y analfabetismo de la región, dijo Rosas.

"La brecha en el acceso a la educación digital es enorme. La tecnología adaptada a su contexto puede ser la solución para abordar esto", dijo el joven de 28 años a la Fundación Thomson Reuters en una entrevista telefónica.

Los niños pueden elegir materias en la aplicación que van desde ciencia y música hasta literatura y matemáticas, así como información sobre la prevención del COVID-19 y cómo navegar por Internet de forma segura.

La mitad del mundo permanece desconectado, y solo 2 de cada 10 personas en los países menos desarrollados están en línea, según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, la agencia de Internet y telecomunicaciones de la ONU.

Tener tablets significó que los niños cambiaran los pizarrones y tizas a usar cualquier tipo de tecnología para estudiar por primera vez, dijo la maestra Wayuu Milixa Iguara, quien capacitó a niños y otros maestros para usar la aplicación.

“Durante mucho tiempo se ha hablado de La Guajira y los Wayuu como una comunidad vulnerable, con grandes problemas sociales como la desnutrición pero también es gratificante hablar de una comunidad indígena más educada que puede salir adelante”, dijo Iguara.

A través de la aplicación, los maestros pueden monitorear el desempeño de los estudiantes, compartir contenido educativo y mantenerse en contacto con mensajes de texto, dijo.

En las próximas semanas, Rosas espera implementar la aplicación en la provincia colombiana de Chocó, un área de selva tropical que alberga comunidades afrocolombianas en la costa del Pacífico, y para los pueblos indígenas en el estado mexicano de Puebla, llegando a unos 10,000 estudiantes el próximo año.

Más información http://news.trust.org