Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Philip Newton/ Flickr
Salud

Mujeres ciegas en Colombia ayudan a detectar el cáncer de mama

Por qué es importante para los Global Citizens
El cáncer de mama es el cáncer diagnosticado con mayor frecuencia en la mayoría de los países del mundo. El año pasado hubo más de 2 millones de casos de cáncer de mama. Este proyecto tiene como objetivo capacitar y emplear a mujeres ciegas o con baja visión para que se conviertan en trabajadoras de la salud capacitadas. En este caso utilizan la mayor sensibilidad que poseen en la punta de los dedos para ayudar a detectar y tratar de forma temprana a las pacientes con cáncer de mama. Únete a Global Citizen tomando medidas aquí para mejorar los sistemas de salud mundiales.

Estas mujeres ciegas en Cali, Colombia, están ayudando a los médicos a detectar el cáncer de mama en etapas tempranas. Gracias a la mayor sensibilidad que poseen en la punta de los dedos, son más adeptas a la detección de nódulos en el tejido mamario, la primera manifestación de la enfermedad.

"Las personas con discapacidad visual tienen una mayor sensibilidad", dijo Luis Alberto Olave, cirujano y coordinador del proyecto Manos que Salvan Vidas en el hospital de Cali en San Juan de Dios.

"Hay un mayor sentido del tacto y una mayor discriminación de los elementos", dijo.

El médico alemán Frank Hoffmann desarrolló este método de examen de los senos a bajo costo, que aprovecha las capacidades innatas de las personas ciegas y las personas que viven con visión limitada. Al capacitar a personas ciegas para que realicen diagnósticos altamente capacitados, Hoffmann ha ayudado a que sean una parte importante de las infraestructuras de atención primaria de salud.

"Las mujeres que se realizan autoexámenes pueden sentir tumores que miden 2 cm o más. Los médicos generalmente encuentran tumores entre 1 cm y 2 cm, mientras que las examinadoras ciegas encuentran bultos de entre 6 mm y 8 mm. Eso marca una verdadera diferencia. Ese es el tiempo que tarda un tumor en diseminarse”, dijo Hoffmann a la BBC.

El método se probó por primera vez en Alemania y Austria, antes de ser llevado a Sudamérica por la compañía alemana "Discovery Hands" con el apoyo del banco latinoamericano de desarrollo, Corporación Andina de Fomento.

Las examinadoras de senos usan tiras de braille para mapear cualquier anomalía o bulto en el cuerpo de una paciente.

Las pacientes se benefician a través de exámenes individuales más largos y más personalizados. Si se detecta una anomalía, el médico realiza una ecografía y una mamografía.

"Tres minutos es todo el tiempo que tengo para hacer exámenes clínicos de los senos en mi práctica", dijo Hoffmann. "No es tiempo suficiente para encontrar pequeños bultos en el tejido mamario, lo que es crucial para detectar el cáncer de mama en una etapa temprana".

Formados como Médicos Examinadores Táctiles (MTE), una profesión creada por Hoffmann, también ayudan a mantener registros médicos y realizar las tareas diarias de un asistente médico.

Según la Organización Mundial de la Salud, 2 millones de personas son diagnosticadas con cáncer de mama cada año. Aproximadamente 627,000 mujeres murieron de cáncer de mama el año pasado. Aunque la mamografía preventiva está ampliamente disponible, sigue siendo un procedimiento costoso, y a menudo solo se las ofrece a mujeres mayores de 50 años. Los casos de cáncer de mama en mujeres más jóvenes han visto un aumento en los últimos años.

En Colombia, los casos son más bajos que en la mayoría de los países desarrollados (8,000 detectados el año pasado), pero los expertos creen que la tasa de mortalidad entre estos casos está aumentando porque detectan el cáncer demasiado tarde. Pero estas trabajadoras de la salud ciegas podrían ser un recurso extremadamente útil para ayudar a realizar un diagnóstico más rápido.

Estadísticamente, las MTE pueden detectar hasta un 30% más de nódulos que los médicos. Y las alteraciones tisulares que identifican son un 50% más pequeñas que las detectadas por los profesionales médicos.

Leidy Garcia, de 27 años, es una de las tres MTE en la ciudad de Cali y ha examinado a más de 2,500 pacientes. Sufrió trombosis cerebral en 2011, y ya no puede ver a través del ojo izquierdo, aunque puede detectar formas borrosas en el ojo derecho y para ella este trabajo le ha cambiado la vida.

"Para las personas con discapacidades, es muy difícil encontrar un trabajo debido a los prejuicios y los límites dentro de las empresas, por lo que esta es una gran oportunidad basada en nuestro talento. "También es una buena manera de cambiar la mentalidad de la sociedad, que generalmente discrimina a las personas ciegas, pensando que no somos capaces de hacer muchas cosas", le dijo a The Guardian.

“Este trabajo me da una gran autoconfianza. Ahora me siento libre, independiente y útil. Puedo contribuir a la comunidad ”, agregó.