Global Citizen es una comunidad de gente como tú

People who want to learn about and take action on the world’s biggest challenges. Extreme poverty ends with you.

Tina Guina/ Unsplash
Medio Ambiente

El café se está volviendo más barato, a expensas del planeta

Por Sebastien Malo

Traducción Erica Sánchez

NUEVA YORK, 9 de mayo (Fundación Thomson Reuters) - El desplome de los precios del café tiene serios motivos. Podría estar presionando a los agricultores para que busquen tierras en las selvas tropicales para sobrevivir, dijo recientemente el jefe del organismo de comercio de café de Estados Unidos que pidió más ayuda para que los agricultores puedan hacerle frente a la situación.


Los motivos por los que el precio del café ha bajado preocupan también porque detrás se esconde la preocupante la tala de bosques que aceleraría el cambio climático y podría amplificar la volatilidad de un mercado de café ya voluble, dijo Bill Murray, presidente de la Asociación Nacional del Café con sede en Nueva York.

"La reacción inicial si caen los precios es que un agricultor deforeste más bosque tropical y plante más árboles para hacer más café y ganar más dinero", dijo en una entrevista en la Cumbre de Sostenibilidad Rainforest Alliance de esta semana en Nueva York.

Los precios mundiales del café están rondando los 90 centavos por libra (0,45 kg), lo que en algunos países ni siquiera cubre los costos de producción, señaló.

En la nación centroamericana de Costa Rica, por ejemplo, el costo promedio de producción es de alrededor de $1.45 por libra.


El café habitualmente crece en áreas que incluyen ecosistemas tropicales, pero las selvas tropicales desempeñan un papel clave en el mantenimiento del planeta: calientan el dióxido de carbono de la atmósfera y frenan el aumento de las temperaturas.

El aumento del cultivo de la planta cuyo fruto se usa para elaborar esta bebida popular puede impulsar la deforestación en más de 100,000 hectáreas al año, de acuerdo a un documento presentado en una conferencia de 2014 por la Asociación Internacional de Ciencias del Café.

Murray advirtió que plantar más café, potencialmente en tierras recién deforestadas, no solo podría dañar el medio ambiente, sino que también podría alimentar un círculo vicioso de pobreza para los pequeños productores al reducir los precios en un mercado que ya está sobre abastecido.

En el último medio siglo, los precios del café fluctuaron entre 50 centavos y $ 3.50 la libra, a menudo debido al clima extremo, le dijo Murray a la Fundación Thomson Reuters.

En un planeta que se calienta, los precios podrían experimentar más “alzas y bajas” a medida que las áreas de cultivo de café experimentan heladas, sequías y enfermedades no estacionales causadas por demasiada lluvia, advirtió.

El jefe del grupo, que representa a más del 90% del comercio de café de los Estados Unidos, con más de 300 miembros, instó a los gobiernos a ayudar a los agricultores en el mundo en desarrollo con ayuda extranjera.

El apoyo podría incluir ayudarlos a probar nuevos cultivos y construir infraestructura rural, agregó.

Murray citó el programa Feed the Future del gobierno de los Estados Unidos que buscó combatir el hambre mundial desde Guatemala hasta Ghana, al impulsar las capacidades agrícolas en determinadas naciones pobres.

Recientemente, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, decidió cortar la iniciativa de ayuda a Guatemala y terminar con una asistencia similar a Honduras y El Salvador, después de que miles de sus ciudadanos buscaron asilo en la frontera sur de los Estados Unidos.

Los tres países centroamericanos son importantes productores de café, señaló Murray.

"Te levantas por la mañana y tomas un café", dijo Murray. "Tenemos una relación con el café que nos permite pensar en los productores de café".

Más información en: http://news.trust.org/climate