Por qué es importante para los Global Citizens
Los 17 Objetivos Globales de la ONU trabajan para ponerle fin a la pobreza extrema y sus causas sistémicas, y uno de los más importantes pero menos conocidos es el Objetivo 16, que trabaja por la paz, la justicia y las instituciones fuertes. Sin una verdadera justicia y un sistema jurídico que funcione para todos, no podemos alcanzar los Objetivos Globales. Únete a nuestro movimiento actuando aquí para luchar contra la pobreza, defender el planeta y mucho más. 


"Se supone que el derecho es una de nuestras herramientas más poderosas para hacer avanzar la justicia. Pero para miles de millones de personas en todo el mundo, la ley está rota. Es una abstracción - o peor aún, una amenaza". 


La escalofriante realidad de la injusticia, destacada por una organización llamada Namati como una de las razones centrales de su existencia, afecta de manera desproporcionada a las comunidades vulnerables de todo el mundo: las que viven en la pobreza, las discriminadas y las marginadas dentro de la sociedad. 

Namati trabaja con estas comunidades para construir un movimiento de personas que conozcan, le den forma y utilicen la ley para ayudar a construir una sociedad más equitativa y democrática, a través de su Legal Empowerment Network. Su principal objetivo es formar a defensores legales de base, o asistentes jurídicos comunitarios, en derecho básico y en habilidades como la mediación, la organización, la educación y la defensa.

Namati es el primer y único grupo internacional dedicado a este enfoque. Sus asistentes jurídicos trabajan directamente con las comunidades afectadas por las inversiones a gran escala para proteger sus derechos y abogar por políticas progresistas en materia de derechos sobre la tierra e inversiones.

Proporcionan soluciones concretas a las injusticias cotidianas y, al mismo tiempo, crean un impulso de base y una base de datos que puede utilizarse colectivamente para impulsar cambios más amplios en las leyes y los sistemas de gobernanza.

VivekMaruNamati copia.jpgMaru is a pioneer in the field of legal empowerment
Image: Courtesy of Namati

Vivek Maru es un emprendedor social y activista de los derechos humanos en Estados Unidos, pionero en el campo del empoderamiento legal. Cree que podemos avanzar en la justicia social y medioambiental profundizando en la democracia. Su charla TED "Cómo poner el poder de la ley en manos de la gente" ha sido vista más de un millón de veces.

Maru es el fundador y director ejecutivo de Namati, que se lanzó en 2012. Namati es una palabra sánscrita que significa "dar forma a algo en una curva", y el nombre se inspiró en una cita de Martin Luther King Jr. que dijo: "El arco del universo moral es largo, pero se curva hacia la justicia".

Hablamos con Maru para saber más sobre cómo él y el equipo de Namati llevan a cabo su vital trabajo, y sobre su pasión por lograr la justicia y cambiar el mundo.

¿Puedes contarnos algo más sobre el trabajo de Namati en materia de justicia y sobre cómo colaboran con los activistas medioambientales de todo el mundo? 

Maru: En Sierra Leona, en África Occidental, trabajamos con comunidades que se despertaron para descubrir que la tierra de la que habían dependido durante generaciones -más de 100.000 acres de bosque- había sido arrendada durante 50 años a una plantación de aceite de palma sin su consentimiento. Trabajando con organizadores de base formados en derecho básico -a veces conocidos como paralegales comunitarios- esas comunidades impugnaron con éxito el contrato de arrendamiento ilegítimo y lo sustituyeron por otro que abarca menos de 6.000 acres, triplica los pagos que reciben los miembros de la comunidad e incluye medidas sólidas para prevenir incendios, evitar la contaminación del agua e invertir realmente en infraestructuras locales.

En la región de Chesapeake, en Estados Unidos, trabajamos con organizadores y comunidades que luchan contra la contaminación tóxica derivada, por ejemplo, de pilas de carbón abiertas de tres pisos que están frente a un parque infantil y un barrio residencial de la ciudad de Baltimore.

En todo el mundo, los daños medioambientales se concentran en las comunidades con menos poder y menos riqueza. Nosotros (los equipos y socios de Namati en cinco países, y muchas organizaciones de la Red de Empoderamiento Legal) apoyamos a estas comunidades para que construyan su propio poder y ejerzan sus derechos.

Vivek and Luka copia.jpgVivek and his son Luka at the climate strike in Washington, DC, September 2019.
Image: Courtesy of Namati

¿Por qué es un tema al que te dedicas tanto? 

Toda mi familia procede de Kutch, un distrito del oeste de la India. En los últimos 30 años, el hecho de que Kutch sea pobre y remoto se utilizó para convertir ese lugar en una zona de sacrificio. Hoy, en el sur de Kutch, dos de las mayores centrales de carbón del mundo, de 4.500 megavatios cada una, están situadas una frente a otra, rodeadas de una zona industrial con más de 100 fábricas, muchas de las cuales violan flagrantemente la normativa medioambiental india. En algunas partes de Kutch ya casi no queda agua en el suelo, y duele respirar. 

La combustión de carbón y otras emisiones industriales están contribuyendo a cambios en el clima que afectarán con especial dureza a Kutch, que ya es semiárido y propenso a la sequía. 

La desigualdad hace posible la destrucción del medio ambiente, y la destrucción del medio ambiente agrava la desigualdad. Tenemos que reconocer que estas fuerzas están entrelazadas y luchar contra ambas. 

¿Está la injusticia medioambiental relacionada con la injusticia racial?

Absolutamente. En Estados Unidos, por ejemplo, los afroamericanos tienen un 75% más de probabilidades de vivir junto a una instalación industrial que utiliza productos químicos peligrosos. Las comunidades de color están expuestas a un 50% más de contaminación por partículas que la población general. 

Disparidades como éstas son parte de la razón por la que las comunidades de color e indígenas mueren de forma desproporcionada por COVID.

¿Cómo están relacionados los esfuerzos de justicia ambiental de base con la lucha contra el cambio climático? ¿No deberíamos centrarnos en los compromisos nacionales y mundiales para invertir en tecnología y reducir las emisiones?

Las luchas populares y el cambio estructural no se excluyen mutuamente. Son mutuamente necesarios.

En primer lugar, los compromisos nacionales y mundiales no se están produciendo con la suficiente rapidez. Mientras tanto, las comunidades que luchan por protegerse a sí mismas nos protegen a todos: desde los valientes jóvenes de Memphis (Tennessee) que se oponen al proyecto de oleoducto Byhalia, hasta las comunidades indígenas que se resisten a la expansión de la minería del carbón en los bosques de Odisha (India).

Estas personas son la primera línea del movimiento climático, y deberíamos apoyarlas con todo lo que tenemos.

En segundo lugar, no podemos dejar el diseño de las reformas únicamente en manos de los expertos. Tenemos que aprovechar la visión y el liderazgo de la gente de a pie que vive y lucha contra los daños medioambientales. 

En todos los lugares en los que trabajamos, hemos visto cómo las comunidades pasan de las luchas de base a cambios a gran escala en las leyes y los sistemas, como una normativa más eficaz sobre la extracción de arena en la India, normas sociales y medioambientales más estrictas para las empresas que invierten en Sierra Leona y el primer compromiso legal de Myanmar para respetar los derechos consuetudinarios sobre la tierra de las minorías étnicas.

En tercer lugar, cuando conseguimos reformas, los cambios no se aplican solos. Nosotros, los ciudadanos, vamos a tener que dar vida a esas reformas en cada paso. Es a través del empoderamiento de los ciudadanos que conseguimos una acción gubernamental receptiva y eficaz.

Y por último, no importa lo rápido que nuestros gobiernos actúen ahora, el cambio climático es una realidad con la que todos vamos a tener que vivir. Un mayor poder comunitario forma parte de la manera de hacernos más resistentes.

Escribiste recientemente sobre el Acuerdo de Escazú, que entró en vigor en América Latina y el Caribe en abril. ¿Por qué es importante y qué ocurre ahora?

Escazú es una gran victoria. Es el primer acuerdo internacional que se centra en la justicia medioambiental. Escazú exige a los gobiernos que creen protecciones legales para los defensores del medio ambiente. También exige a los gobiernos que hagan más transparente y participativa la toma de decisiones en materia de medio ambiente.

Necesitamos ese acuerdo, y otros similares, con urgencia. Un hecho vergonzoso del siglo XXI es que defender el planeta puede hacer que te maten. En la Amazonía peruana, tres líderes indígenas fueron asesinados en febrero y marzo por resistirse a la deforestación ilegal. En todo el mundo, Global Witness documentó más de 200 asesinatos de defensores del medio ambiente denunciados públicamente en 2019, el mayor número desde que empezó a hacer el seguimiento en 2012.

Doce países han ratificado el Acuerdo de Escazú hasta ahora. Los miembros latinoamericanos de la Legal Empowerment Network, incluyendo DAR en Perú, FIMA en Chile, ECOLEX en Ecuador y CEMDA en México, están ahora haciendo el duro trabajo de dar vida al acuerdo, asegurando que las personas que más lo necesitan puedan utilizarlo por sí mismas.

resize_AWA2013006Z45-01v4 copia.jpg"Inequality makes environmental destruction possible, and environmental destruction exacerbates inequality."
Image: Courtesy of Namati

¿Qué pasa con las personas que aún no están involucradas en la búsqueda de la justicia medioambiental? ¿Qué podemos hacer los demás? 

Las crisis de desigualdad y destrucción del medio ambiente nos afectan a todos. Todo el mundo puede y debe participar en el movimiento por la justicia medioambiental.

¿Se está contaminando el río que pasa por tu ciudad? ¿Se están proponiendo nuevas infraestructuras de combustibles fósiles cerca de ti? Averigua qué dice la normativa, conoce a las personas más afectadas y únete para luchar por una solución. 

Aprovecha esa experiencia de base para participar en campañas más amplias para el cambio sistémico. Conecta con organizaciones de justicia medioambiental de todo el mundo o con grupos de acción climática como Sunrise Movement y 350.org.

Global Citizen Asks

Defiende el planeta

Activistas de todo el mundo luchan por la justicia climática. Así los ayuda este defensor de derechos

Por Erica Sánchez