Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Somali refugees are pictured at the Ifo refugee camp in eastern Kenya on Aug.7, 2011. Climate change contributed to low rain levels in East Africa in 2011, making global warming one of the causes of Somalia's famine.
Jerome Delay/AP
Medio Ambiente

Por qué una crisis climática de refugiados es realmente inevitable

Por qué es importante para los Global Citizens 
Los científicos advierten que cientos de millones de personas podrían verse desplazadas por el cambio climático en las próximas décadas. Naciones Unidas insta a los países a prepararse para este escenario con políticas humanas, al tiempo que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para mitigar el cambio climático. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas para ayudar a mitigar el cambio climático y sus impactos aquí.

Los incendios forestales que arden a lo largo de la costa oeste de los Estados Unidos, las sequías que abruman el este de África y el aumento del nivel del mar alrededor de Yakarta se han visto agravados por el cambio climático.

Ahora estas catástrofes están alimentando otra crisis: el desplazamiento como consecuencia del cambio climático.

En California, Oregon y Washington, algunas de las decenas de miles de personas que huyeron de sus hogares en las últimas semanas finalmente regresarán a sus comunidades y se reconstruirán cuando la tierra se enfríe.

Otros se convertirán en migrantes. La mayoría de los residentes de Yakarta realmente tienen pocas opciones al respecto, ya que la ciudad capital desaparece, mientras que África Oriental se enfrenta a un aumento de la migración a medida que se agotan las fuentes de ingresos.


Estos eventos abren una caja de pandora de preguntas difíciles para los gobiernos de todo el mundo. ¿Qué tipo de ayuda deberían recibir los desplazados por el cambio climático? ¿Debería el estado facilitar o disuadir su movimiento? Si intentaron migrar a otro país o se convirtieron en refugiados, ¿deberían recibir protecciones especiales?

En los próximos años, los científicos advierten que el movimiento humano a través y dentro de las fronteras debido a eventos relacionados con el cambio climático aumentará exponencialmente, creando nuevas categorías de migrantes y refugiados que ponen a prueba los conceptos de ciudadanía, ayuda y cooperación multilateral en un momento en que la idea misma de la migración ha sido objeto de ataques y a los refugiados y solicitantes de asilo se les niega habitualmente la seguridad.

A menos que los países diseñen políticas y protocolos para hacer frente a esta dinámica, podrían surgir conflictos, las economías podrían flaquear y el sufrimiento humano podría aumentar considerablemente.

Un nuevo metaanálisis de 30 estudios a nivel de país sobre la migración climática publicado en la revista científica Nature el 14 de septiembre busca aportar algo de claridad al tema al examinar los datos existentes.

“Incluso dentro de los mismos estudios, las estimaciones del tamaño y la dirección de los flujos de migración ambiental varían considerablemente”, escribieron los autores en el análisis. "La inquietante heterogeneidad de la evidencia existente obstaculiza los esfuerzos políticos para abordar los desafíos relacionados con los posibles aumentos en los flujos migratorios globales debido al cambio ambiental futuro".

Al identificar tendencias y sacar conclusiones sobre la migración climática, el informe podría finalmente empoderar a los responsables de la formulación de políticas, dijo a Global Citizen Jesús Crespo Cuaresma, investigador del programa de población mundial del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados y coautor del análisis.

“Básicamente queríamos tener una última palabra a partir de hoy sobre lo que la ciencia sabe sobre el papel del medio ambiente en particular como impulsor de los flujos migratorios”, dijo.

Migración climática

Los autores encontraron que los países de ingresos medios en América Latina, el Caribe, la región africana del Sahel y el sudeste asiático con sectores agrícolas generalizados probablemente experimentarán la mayor migración causada por el cambio climático en las próximas décadas.

Eso se debe en parte a que la agricultura es especialmente vulnerable a los impactos climáticos: sequías, inundaciones, aumento de plagas, temperaturas más altas y tormentas extremas pueden arruinar las cosechas y poner en peligro al ganado. Si alguien gana sus ingresos a través de la agricultura, entonces un impacto climático podría poner en peligro su sustento y hacer que considere mudarse a una nueva área.

No se espera que los países de bajos ingresos y dependientes de la agricultura experimenten un aumento similar en la migración porque las personas que viven en los países más pobres no necesariamente tienen el dinero y los recursos para emprender el costoso acto de la migración. Mientras tanto, las personas que viven en países de ingresos altos están mejor protegidas por redes de seguridad social más amplias, incluso si se enfrentan a crisis climáticas similares.

"Si se encuentra en un país dependiente de la agricultura, lo que significa que lo más probable es que se dedique a la agricultura, entonces cada impacto ambiental tendrá una mayor probabilidad de afectar su comportamiento migratorio", dijo Crespo. "Pero si se encuentra en un país de ingresos extremadamente bajos, es posible que esté atrapado porque es posible que no tenga los recursos para hacer el cambio desde un punto de vista voluntario".

La narrativa sobre la migración climática a menudo se centra en los más pobres del mundo, pero eso ignora el hecho de que mudarse a una nueva ciudad, ciudad o país requiere recursos que las personas más pobres del mundo no tienen, dijo Crespo.

Es más exacto decir que los más pobres del mundo se enfrentarán a los impactos más duros del cambio climático: aumento de las temperaturas, disminución de las fuentes de alimentos y agua y eventos climáticos extremos, pero no podrán hacer mucho al respecto, limitados como están por sus circunstancias.

El informe señala que los países de bajos ingresos en el África subsahariana y el sureste de Asia, áreas que ya enfrentan choques climáticos severos, verán una migración relativamente baja debido a este tipo de pobreza generalizada.

Causa y efecto

El metanálisis enfatiza que la migración impulsada por el clima es intrínsecamente específica del contexto, con innumerables variables a considerar, pero existen patrones claros que pueden informar las decisiones políticas.

La migración por el cambio climático depende de los niveles de ingresos per cápita, de cómo se gana la vida la gente, de si es probable que haya conflictos y, lo que es más importante, de la naturaleza del evento precipitante.

Las diferencias entre los eventos de inicio rápido como los incendios forestales en curso en la costa oeste de los Estados Unidos o los cambios ambientales graduales como el aumento del nivel del mar alrededor de Yakarta deben considerarse cuidadosamente, dijo Crespo.

Los eventos de inicio rápido desplazan abruptamente a las personas de sus hogares, pero no siempre causan una migración a largo plazo. Los cambios ambientales graduales se desarrollan durante muchos años y pueden hacer que la vida sea indefinidamente insoportable para las personas, especialmente para aquellas que dependen de un clima estable para su sustento, lo que podría causar migración si las personas tienen los recursos y ven mejores oportunidades en otros lugares.

Mientras tanto, los conflictos pueden exacerbar los cambios ambientales y ser provocados por ellos. La guerra civil siria, por ejemplo, fue desencadenada en parte por condiciones similares a la sequía que provocaron una avalancha de migrantes rurales hacia las zonas urbanas, mientras que la guerra civil en Yemen se ha visto agravada por las sequías.

Las próximas décadas podrían ver un aumento dramático y desestabilizador de los flujos migratorios y de refugiados, pero los países pueden hacer hoy inversiones que eviten que ocurran los peores escenarios.

En primer lugar, los países deben reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar que el cambio climático empeore en los próximos años, dijo Crespo. De manera similar, el nivel de extracción de recursos naturales a nivel mundial debe minimizarse para evitar el colapso de los ecosistemas que sostienen a las comunidades.

A continuación, los países deben invertir en infraestructura que pueda resistir el empeoramiento de los eventos climáticos. Los diques y los sistemas de drenaje pueden ayudar a disuadir las inundaciones costeras; los edificios y las casas resistentes al fuego pueden sobrevivir mejor a los incendios forestales; los espacios verdes en las ciudades pueden amortiguar las olas de calor; y los sistemas eléctricos descentralizados pueden ayudar a las comunidades a adaptarse mejor a las interrupciones.

Los gobiernos también pueden ayudar a los agricultores a ser más resilientes al clima promoviendo la diversidad de cultivos, restaurando paisajes degradados y proporcionando subvenciones y préstamos para riego y otras formas de tecnología que aprovechan al máximo los recursos potencialmente escasos.

Organizaciones como el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola de las Naciones Unidas (FIDA) están liderando el camino en este frente al proporcionar a los agricultores nueva tecnología, conectarlos con nuevos mercados y ampliar el acceso a mejores semillas. Estos esfuerzos van de la mano con la reconfiguración de los sistemas de producción y distribución de alimentos para enfocarse en la sostenibilidad.

La ampliación de las redes de seguridad social puede permitir a las personas resistir mejor las crisis climáticas en general y recuperarse de los desastres. Si alguien tiene acceso a un seguro de desempleo y otros beneficios, por ejemplo, aún podría pagar los alimentos si perdiera su principal fuente de ingresos.

Por último, los países deben desarrollar nuevas directrices y políticas nacionales e internacionales sobre migrantes y refugiados.

El Pacto Mundial de Naciones Unidas para una Migración Segura, Ordenada y Regular, que ha obtenido firmas de 152 países, tiene como objetivo aliviar las causas de la migración, hacer que la migración sea más segura y mejorar el nivel de vida de los migrantes. Solo un puñado de países, incluido Estados Unidos, votó en contra del pacto.

Sin embargo, si se promulga a nivel mundial, el pacto podría desbloquear recursos cruciales para ayudar a las personas en todo el mundo a moverse con dignidad y protección hacia una mayor estabilidad.