Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Volunteers evacuate a neighborhood inundated by floodwaters from Tropical Storm Harvey on Monday, Aug. 28, 2017, in Houston, Texas.
Charlie Riedel/AP
Medio Ambiente

Una llamada de atención: Las ciudades se enfrentarán a condiciones extremas de calor e inundaciones para el año 2050

Por Laurie Goering.
Traducción: Erica Sánchez.


CIUDAD DEL CABO, 20 de junio (Fundación Thomson Reuters) - Un grupo de investigadores advirtió recientemente que en los próximos 30 años, las ciudades de todo el mundo enfrentarán riesgos dramáticamente más altos como consecuencia del calor extremo, las inundaciones costeras, los cortes de energía y la escasez de alimentos y agua, a menos que se reduzcan las emisiones que alteran el clima.

Actualmente, más de 200 millones de personas en 350 ciudades del mundo se enfrentan a temperaturas máximas promedio diarias de al menos 35 grados Celsius (95 grados Fahrenheit) durante tres meses al año, según un estudio de C40 Cities, una red de ciudades que impulsa la acción climática.

Pero los investigadores pronosticaron que para 2050, más de 1.600 millones de personas en 970 ciudades se enfrentarán esas condiciones.

La cantidad de personas en la pobreza y que luchan contra el calor brutal, generalmente sin aire acondicionado, aumentará diez veces, dijeron.

"Esta es una llamada de atención", dijo Kevin Austin, subdirector ejecutivo de C40 Cities, en una reunión en Ciudad del Cabo sobre la adaptación al cambio climático.

"La cantidad de personas afectadas por el calor será mucho mayor que la actual si continuamos aumentando los gases de efecto invernadero a este ritmo".

Al igual que otros expertos en la reunión que predicen condiciones climáticas extremas, como fuertes lluvias e inundaciones que podrían desencadenar todo, desde brotes de enfermedades hasta fallas en carreteras, escasez de alimentos y escuelas cerradas, Austin dijo que las ciudades deben tomar medidas directas para frenar los riesgos y reducir las emisiones.

En Seúl, por ejemplo, se eliminó una vía elevada del centro de la ciudad, lo que abrió el acceso al río y redujo el calor en al menos medio grado, dijo.

La capital de Corea del Sur también ha plantado más de 16 millones de árboles y ha creado centros de refrigeración sombreados.

"Queremos alentar a las ciudades a adoptar más de estas soluciones e implementarlas lo más rápido posible", dijo Austin.

MÁS SEQUÍA, MENOS AGUA

La investigación, llevada a cabo por la Red de Investigación sobre Cambio Climático Urbano, con sede en Nueva York, analizó datos de más de 2.500 ciudades y pronosticó condiciones probables si las emisiones continúan aumentando a su ritmo actual.

Descubrió que la lucha actual de Ciudad del Cabo con la escasez de agua provocada por la sequía podría ser mucho más común, con más de 650 millones de personas en 500 ciudades, entre ellas Sao Paulo y Teherán, que probablemente verán reducido su acceso al agua para 2050.

Muchas ciudades ya apuntan a limitar el consumo de agua por persona, con Los Ángeles por los 200 litros por día, Melbourne por 155 litros y Ciudad del Cabo con una reducción drástica de 50, dijo Austin.

El Servicio Geológico de EE. UU. Estima que un estadounidense promedio hoy en día usa al menos 300 litros de agua por día.

Austin dijo que compartir consejos sobre cómo hacer recortes -incluidos los conocimientos adquiridos en Ciudad del Cabo, que redujo a la mitad el uso de agua frente a una sequía extrema- puede ahorrarles tiempo a las ciudades.

La alcaldesa de Ciudad del Cabo, Patricia de Lille, dijo que lidiar con una crisis cuando llega deja poco espacio para maniobrar.

"En una crisis como esta no hay tiempo para el ensayo y error. Desafortunadamente tiene que hacerse bien la primera vez", dijo en la conferencia Adaptation Futures en Ciudad del Cabo.

El estudio C40 Cities también descubrió que a mediados de siglo más de 800 millones de personas vivirán en 570 ciudades costeras con riesgo de inundaciones por fenómenos meteorológicos extremos y el aumento del nivel del mar.

Las inundaciones presentan un riesgo particular para los suministros de energía urbana, con muchas estaciones de energía ubicadas en áreas propensas a las inundaciones, que ponen en riesgo todo, desde el transporte hasta la calefacción y los hospitales.

La descentralización de los sistemas de energía, incluida la obtención de energía limpia a partir de un mayor número de centrales eléctricas más pequeñas, podría ayudar a reducir los riesgos, dijeron los investigadores.

Pero los riesgos de inundación pueden llegar más rápido de lo esperado. Patrick Child, subdirector general de Investigación e Innovación de la Comisión Europea, dijo que un posible aumento de un metro (3 pies) en el nivel del mar una vez anticipado para el 2100 ahora es probable para 2070.

El año pasado se registraron las pérdidas económicas documentadas más altas jamás documentadas por las condiciones meteorológicas adversas y el cambio climático en todo el mundo, dijo.

Las inundaciones y la escasez de agua son dos de los mayores desafíos que enfrentan las ciudades, dijo Jeff Hebert, vicepresidente de adaptación y resiliencia en el Instituto del Agua del Golfo, con sede en los EE. UU., y ex jefe de resiliencia de Nueva Orleans.

"Las ciudades tienen que navegar constantemente entre los extremos de demasiada o poca", dijo Hebert a la Fundación Thomson Reuters en una entrevista en Londres.

Observar solo un tipo de problema, como las amenazas a la salud por el calor extremo o el aumento del nivel del mar, tampoco es suficiente para capturar los riesgos, dijo Cynthia Rosenzweig, climatóloga del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA y una de las autores del informe.

"En las ciudades, todos estos impactos interactúan entre sí, y todos ocurren al mismo tiempo", dijo.

Las soluciones también necesitan enfoques combinados, con esfuerzos de ingeniería para reducir las inundaciones, por ejemplo, trabajando mano a mano por una mejor protección de los humedales que absorben las inundaciones, dijo Rosenzweig.

Rosenzweig dijo que espera que la investigación ayude a los funcionarios de la ciudad a priorizar qué cambios deben suceder primero para proteger mejor a sus ciudadanos.

En las ciudades "a menudo es abrumador, con tantas cosas que hacer", dijo.

Más información: http://news.trust.org/climate