Por qué es importante para los Global Citizens
La mejor manera de ponerle fin a la pandemia lo antes posible es que las vacunas estén disponibles para todo el mundo, en todas partes. La desigualdad en materia de vacunas está obstaculizando enormemente ese esfuerzo, ya que los países de altos ingresos acaparan los suministros de vacunas y vacunan a un gran número de su propia población, mientras que las personas de alto riesgo, como los trabajadores sanitarios y los ancianos, no pueden acceder a ellas en todo el mundo. Alza tu voz para pedir una distribución equitativa de las vacunas actuando aquí.


Chine McDonald es una escritora y locutora residente en el Reino Unido, y directora de recaudación de fondos comunitarios y compromiso público en Christian Aid.

Es autora de God Is Not a White Man & Other Revelations (Dios no es un hombre blanco y otras revelaciones), un libro "en parte de memorias y en parte de comentarios sociales y teológicos" sobre la experiencia de McDonald de ser una mujer negra en el espacio de mayoría blanca de la iglesia del Reino Unido.


Aquí, comparte cómo la desigualdad en las vacunas la afecta personalmente, viendo a su propia familia dividida en su acceso a las vacunas sólo por el lugar donde viven. 

Puedes leer más sobre la serie “In my own words” (“En mis propias palabras”) aquí:

IMOW_ChineMcDonald_AmaraEnoforGlobalCitizen_006FF-2.jpgChine McDonald is a UK-based writer, broadcaster and Head of Community Fundraising & Public Engagement at Christian Aid. Here she poses for a portrait in her home on June 13, 2021.
Image: Amara Eno for Global Citizen


En los últimos meses, me he encontrado comprobando con frecuencia el calendario de citas online para ver cuándo se me podría ofrecer la vacuna COVID-19. Cuando empecé a trabajar en este ensayo, había entre 3 y 10 millones de personas en el Reino Unido por delante de mí para recibir su primera dosis. Yo estaba mucho más cerca de la cola que cuando empecé a comprobarlo. Recibí mi primera dosis a mediados de mayo.

Más del 60% de la población del Reino Unido ha recibido ya su segunda dosis de la vacuna y está totalmente vacunada en lo que se ha considerado la mayor campaña de vacunación que ha visto nuestra nación.

Es absolutamente increíble. Me hace sentir orgullosa de ser británica. Hemos recorrido un largo camino desde los oscuros y aterradores días del comienzo de la pandemia el año pasado, mientras luchábamos contra un virus invisible que iba a matar al menos a 128.000 personas sólo en esta nación y a 3,9 millones de personas en todo el mundo.

En el Reino Unido, estamos saliendo poco a poco del bloqueo, haciendo planes para el futuro; reuniéndonos con amigos a los que no hemos visto en meses, desafiando el clima británico para acurrucarnos en los jardines de los restaurantes y contar nuestras historias de guerra del COVID-19.

A pesar del orgullo que siento por el país en el que vivo, y de sentirme extremadamente afortunada por haber podido vacunarme, pienso en la injusticia que supone el hecho de que, como británica de 37 años, me haya vacunado antes que mi abuela de 86 años, que vive en Nigeria.

Nací en Lagos, Nigeria, y me trasladé al Reino Unido cuando tenía cuatro años con mis padres y dos hermanas pequeñas. La mayor parte de nuestra familia sigue viviendo allí, aunque otros están repartidos por todo el mundo. Pero seguimos siendo una familia muy unida, a pesar de ser una familia global. Durante el confinamiento hemos hecho un uso cada vez mayor de la tecnología digital, incluyendo una fiesta de jubilación de Zoom para mi madre, reuniéndonos cada pocas semanas para ponernos al día de la vida de los demás, y felicitando casi a diario por los cumpleaños. Cuando vienes de una gran familia global, siempre es el cumpleaños de alguien.

Hace poco, mi abuela se las arregló para unirse a nosotros en una reunión de Zoom para celebrar el 60º cumpleaños de mi tía. Estaba preciosa, contenta, pero a menudo me sorprende lo mayor que se está haciendo, lo frágil que parece.

Hace unos meses, recuerdo haber visto en la televisión programas de noticias en los que se veía a británicos mayores de la edad de mi abuela recibiendo sus vacunas de COVID-19. Después de lo que había sido una época tan aterradora para todos nosotros, pero en la que los más ancianos y vulnerables estaban especialmente en riesgo, era maravilloso verlos protegidos antes que al resto de nosotros.

El coronavirus es un problema global que necesita una solución global. No estaremos libres de su amenaza hasta que todas las abuelas del mundo estén protegidas.

Pero la triste -o injusta- realidad es que son los países del Norte global, predominantemente blancos, los que han comprado las vacunas para sus propias naciones. Mientras que gran parte de la población del Reino Unido ha sido vacunada, sólo el 1% de la población de algunas de las naciones más pobres de África ha recibido las vacunas. Mi abuela se encuentra entre el 99% de la población de esos países que sigue esperando su turno. Mientras que los países del Norte global han comprado más vacunas de las que necesitan, los países de África se están quedando sin los limitados suministros que se les han dado.

El reciente aumento de las tasas de infección y de las muertes por COVID-19 en la India es devastador y nos recuerda a todo el mundo que este virus mortal aún no ha sido derrotado. También la India se está quedando sin vacunas para su población, a pesar de ser uno de los principales fabricantes del mundo.

IMOW_ChineMcDonald_AmaraEnoforGlobalCitizen_Diptych2 copy.jpg(L) Chine McDonalds book ‘God Is Not a White Man & Other Revelations,’ is pictured with others at her home. (R) McDonald reads a copy of "New Daughters of Africa: An International Anthology of Writing by Women of African Descent" by Margaret Busby.
Image: Amara Eno for Global Citizen

Ha sido devastador escuchar los relatos de los colegas de Christian Aid en la India, donde soy responsable de la recaudación de fondos para la comunidad y el compromiso público, sobre cómo el virus está haciendo mella no sólo en nuestro trabajo programático, sino también en nuestro personal y sus familias.



Como Global Citizens, debemos instar a nuestros líderes a trabajar juntos y a pensar no sólo en sus propias naciones, sino en las de las comunidades pobres y marginadas. Si alguna vez hubo una lección de igualdad global, una oportunidad para que mostremos bondad y solidaridad con el resto de la humanidad, este es el momento. Es una cuestión moral.

En Christian Aid formamos parte de la People's Vaccine Alliance, y en abril de 2021 trabajamos con otros para reunir a más de 150 líderes religiosos que se unieron para pedir a los Estados y a las empresas farmacéuticas que fabriquen y distribuyan suficientes vacunas para que todas las personas del mundo -incluida mi abuela- puedan estar protegidas del virus que nos amenaza a todos.

Los líderes religiosos mundiales -entre los que se encuentran Rowan Williams, antiguo arzobispo de Canterbury, Thabo Makgoba, arzobispo anglicano de Ciudad del Cabo, y el cardenal Peter Turkson, de la Iglesia católica romana- instaron a poner fin al nacionalismo de vacunas, en una medida que también respaldó el Dalai Lama.

Como dijeron los 150 líderes en una carta conjunta: "No podemos abdicar de nuestras responsabilidades para con nuestros hermanos y hermanas imaginando que se puede dejar que el mercado resuelva la crisis, ni pretender que no tenemos ninguna obligación para con los demás en nuestra humanidad compartida. Cada persona es preciosa. Tenemos una obligación moral con todos en todos los países".

Estamos faltando a nuestro deber moral si no se considera que la vida de cada abuela es digna de protección, independientemente del lugar del mundo en el que viva.


Si eres escritor, activista o simplemente tienes algo que decir, puedes presentar tu candidatura al Programa de Escritores Colaboradores de Global Citizen escribiendo a contributors@globalcitizen.org.


In My Own Words

Combate la pobreza

Yo puedo vacunarme pero mi abuela no. ¿Es su vida menos digna que la mía?

Por Chine McDonald