Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Jessica Lea / DFID
Ciudadanía

El mundo "todavía no está en camino" para garantizar los derechos de todos los niños, dice la ONU

Por qué es importante para los Global Citizens
Todos los niños merecen una oportunidad justa de tener una vida feliz y saludable; sin embargo, siguen siendo más vulnerables a los impactos de la pobreza extrema y las violaciones de los derechos humanos. Únete a nosotros para tomar medidas aquí para exigir un mejor futuro para la próxima generación de Global Citizens.

A medida que se acerca el 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos de los Niños, ciertamente hay avances de los que la humanidad debe estar orgullosa: menos bebés mueren por causas evitables y más niños están inscritos en la escuela.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer para garantizar que se respete el pacto y que los niños de todas partes tengan un futuro mejor, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, instó a seguir trabajando en sus recientes declaraciones en la apertura del 80º período de sesiones del Comité sobre los Derechos del Niño en Ginebra, Suiza.

“Aunque la Convención recibió un apoyo sin precedentes cuando se ratificó en 1990, muchos países han incumplido su promesa de proteger a los niños de la pobreza extrema, la trata y la esclavitud”, dijo Bachelet.

A nivel mundial, la tasa de mortalidad de los niños menores de 5 años se ha reducido en más de la mitad desde 1990. Pero más de 60 países no están en camino de alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible para reducir la mortalidad neonatal a 12 por cada 1000 nacidos vivos y la mortalidad de menores de 5 años a 25 por 1000 nacimientos, según UNICEF.

Si el progreso no mejora, se estima que 60 millones de niños menores de cinco años morirán por causas prevenibles de cara al 2030. La mayoría de estos niños nacerán en zonas rurales del África subsahariana y el sur de Asia, donde aún prevalece la pobreza extrema.

Los niños del mundo también enfrentan amenazas de trabajo forzado y abuso. Según UNICEF, casi un tercio de todas las víctimas de la trata de personas son niños, y los niños refugiados, migrantes y desplazados son los más vulnerables a este tipo de abuso. En particular, las niñas corren un alto riesgo de ser obligadas a trabajos de esclavitud doméstica, esclavitud sexual y el matrimonio infantil. Cada año, 12 millones de niñas se casan antes de cumplir los 18, según la organización sin fines de lucro, Girls Not Brides.

Otros 20.000 niños y niñas de todo el mundo han sido reclutados por grupos armados como combatientes o esclavos.

"Estos números son una calamidad", dijo Bachelet. "Cada uno de ellos representa a una persona preciosa, cuyas esperanzas y sueños están siendo frustrados. Trágicamente, todavía queda mucho por hacer antes para cumplir los cuatro principios fundamentales de la Convención: la no discriminación, el interés superior del niño; el derecho a la vida, la supervivencia y desarrollo y el derecho a ser escuchado".

Para encaminarse a garantizar que los niños del mundo tengan un futuro mejor para el 2030, los países deben realizar importantes inversiones en salud y educación. Pero tal esfuerzo también exige que los niños hagan aportes sobre los temas que los impactan.

"En casi todos los contextos, los niños aún son vistos como receptores pasivos de atención, y sus voces son rechazadas o ignoradas", dijo a la comisión.

"Necesitamos el poder, la claridad, la previsión y el buen sentido de estos niños y adolescentes para ayudarnos a derribar muchas tendencias actuales", dijo. "Empoderarlos, respetar su dignidad y defender sus derechos beneficia a todos".