300 niños, 400 mujeres

Autores:
Phineas Rueckert y Erica Sanchez

Felix Marquez/AP

Pueblo sin fronteras. Gente sin fronteras.

Este es el grupo detrás de la "caravana de migrantes", una procesión de más de 1,000 personas que dejan en evidencia cuál es la situación de los inmigrantes centroamericanos. Este "vía crucis" ya se encuentra caminando por México y, en el proceso, va desatando la ira del presidente estadounidense Donald Trump.

Este grupo de migrantes está huyendo de la pobreza, la violencia y la inestabilidad política, según informó Buzzfeed News. Alrededor del 80% de ellos proviene de Honduras, y se estima que 300 son mujeres y 400 son niños, según dijo Irineo Mujica, quien dirige Pueblo Sin Fronteras en México.

Si bien inicialmente el grupo estaba compuesto por 1.500 personas, ese número se fue reduciendo a poco más de 1.000 a medida que la caravana fue abriéndose desde la ciudad fronteriza sur de Tapachula, donde comenzó, y hacia la ciudad de México, donde se disolverá.

"La verdad es que lo que estamos buscando es una manera de vivir en paz, en tranquilidad, con empleo", dijo al New York Times Bayron Cardona Castillo, una migrante hondureña que viaja con su hija de 2 años. "En mi caso, todo lo que pido es una oportunidad, una oportunidad de trabajar y ayudar a mi familia".

Mexico-US-Migrant-Caravan-Immigration.jpgMigrantes Centroamericanos toman un baño en el Club Deportivo Matías Romero, en el Estado de Oaxaca, México. 3 de Abril, 2018.
Image: Felix Marquez/AP

Otro miembro de la caravana, Colindres Ortega, dijo a Reuters que se había unido a la marcha para mostrarle al presidente Trump que "no tenemos miedo".

Según los informes, algunos migrantes planean continuar su viaje hacia el norte desde la capital para solicitar asilo en los Estados Unidos.

Esta no es la primera vez que Pueblo Sin Fronteras ha reunido una caravana de migrantes: lo hace cada año en torno a las vacaciones de Semana Santa, aunque esta vez el grupo probablemente no anticipó la tormenta política que inició la marcha de este año. Desde que Trump lanzó una letanía de tweets incendiarios sobre la caravana de migrantes, prometió enviar tropas a la frontera entre Estados Unidos y México y se entrevistó con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto para hablar sobre el tema inmigración.

Esta guerra de palabras se produce en un contexto de una crisis migratoria que hierve a fuego lento durante años.

"Stations of the Cross"

"Stations of the Cross"
Genesis Martinez, 18, originally from Honduras, poses for a picture with her two-month-old son in Oaxaca State, Mexico, April 5, 2018. Martinez joined the caravan after the woman she had been working for threw her out of the house after she gave birth.
Felix Marquez/AP

"Stations of the Cross"

"Stations of the Cross"
Carlos Antonio Aguilera, 14, of Honduras, poses as Central American migrants traveling with the annual "Stations of the Cross" caravan begin their day at a sports club in Matias Romero, Oaxaca State, Mexico, April 3, 2018.
Carlos Antonio Aguilera, 14, of Honduras, poses as Central American migrants traveling with the annual "Stations of the Cross" caravan begin their day at a sports club in Matias Romero, Oaxaca State, Mexico, April 3, 2018.
Felix Marquez/AP

"Stations of the Cross"

"Stations of the Cross"
Hondurans Patsy Guardado, 15, left, and Yosselin Alegria, 19, pose for a portrait, April 3, 2018. Bogged down by logistical problems, large numbers of children, and fears about illness, the caravan was meant to draw attention to the plight of migrants and was never equipped to march all the way to the US border.
Felix Marquez/AP

La inmigración de Honduras, Guatemala y El Salvador a los Estados Unidos aumentó considerablemente entre 2013 y 2015 debido al incremento de las tasas de violencia sin precedentes en esos países. Pero el presidente Trump ha prometido reducir, e incluso revertir, la migración desde América Central en un esfuerzo por reforzar la seguridad nacional.

En enero, Trump finalizó el programa de Estatus de Protección Temporal para salvadoreños que viven en los Estados Unidos, diciendo que más de 200,000 personas que habían estado viviendo en el país debían regresar a casa. Y en noviembre del año pasado, terminó un programa que brindaba oportunidades para que aquellos hijos de inmigrantes de América Central que se enfrentan a situaciones de violencia en sus países de origen soliciten asilo.

"Todo lo que pido es una oportunidad, la oportunidad de trabajar y ayudar a mi familia”


Global Citizen realiza campañas para alcanzar las Metas Globales para el Desarrollo Sostenible, incluida la meta Nº 10 - Reducción de las desigualdades dentro y entre los países - que exige "políticas migratorias responsables y bien administradas". Puedes unirte a nuestro trabajo y pedirle a los líderes mundiales que ayuden y representen a todas las personas aquí.

Aunque la caravana se detendrá oficialmente en la Ciudad de México, eso no significa que el viaje finalizará para todos. El año pasado, más de 100 inmigrantes que habían participado en la caravana solicitaron asilo en los Estados Unidos.

Pero cuando este año el grupo llegue, sin dudas ese será solo el comienzo de otra batalla cuesta arriba para ellos, y habrá que luchar con mucho más que con los zapatos bien puestos.

Mexico-Migrant-Immigration-Trump.jpgUn niño se despide de un amigo desde un autobús que lo llevará a Ciudad de México desde el club deportivo donde los migrantes que viajaban con la caravana anual de "Estaciones de la Cruz" habían acampado, estado de Oaxaca, México, 5 de abril, 2018.
Image: Felix Marquez/AP