Cuando Max Almeida crecía en Quixadá, situado en el estado de Ceará, en Brasil, se dio cuenta de que las sequías empeoraban. Los agricultores tenían dificultades para regar los cultivos, los embalses se secaban. La gente a menudo necesitaba que se enviara agua desde lejos. Había una presión ambiental para que los habitantes abandonaran lo que cada vez parecía más un desierto.

Pero Almeida se quedó. Empezó a investigar por qué el Ceará se estaba volviendo mucho más seco. No tardó en descubrir el principal culpable: el cambio climático.

A medida que las emisiones de gases de efecto invernadero aumentan las temperaturas globales, el clima mundial está cambiando de forma desigual, cumpliendo las predicciones hechas por los científicos hace muchas décadas. Algunas regiones se enfrentan a lluvias e inundaciones extremas. Otras se enfrentan a olas de calor abrasadoras. El noreste de Brasil se está convirtiendo en un desierto.

"Solía pasar las vacaciones en la granja de mi abuela y visitábamos cascadas", señaló Almeida a Global Citizen. "Había un pequeño tipo de tití que veíamos. Ahora ya no tenemos las cascadas, y es muy difícil ver a estos animales. La falta de agua es el principal problema".

Almeida se licenció en Derecho y obtuvo un máster en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en la Universidad Federal de Paraíba. Pero su temprano interés por el cambio climático y su devoción por su hogar nunca disminuyeron. Ahora utiliza su conocimiento del derecho nacional e internacional para asesorar a los gobiernos locales sobre cómo afrontar la creciente crisis ecológica.

En última instancia, quiere que los gobiernos vayan más allá de las acciones miopes, como la construcción de sistemas de bombeo para llegar a las limitadas reservas de agua subterránea y de presas para nuevos embalses. La única forma de gestionar eficazmente los recursos hídricos que están disminuyendo, e incluso de revertirlos, asegura, es mediante la rehabilitación medioambiental y la transformación de las industrias perjudiciales para el medio ambiente. Las zonas que se están convirtiendo en desiertos deben convertirse en praderas, humedales y bosques.

AdobeStock_378791782.jpegSmallholder farmer in The Caatinga via Max Almeida

En los últimos meses, se ha reunido con ministros de medio ambiente para presentar un plan de siete pasos para proteger y regenerar el medio ambiente en la región. El plan incluye peticiones de inversiones en la captura de datos y cartografía medioambiental, corredores de fauna y flora, agricultura regenerativa y ayuda financiera para las comunidades afectadas.

La preocupación por el deterioro del medio ambiente en Brasil gira generalmente en torno a la selva amazónica. En las últimas décadas, la selva ha sido destruida sin descanso por industrias que van desde la minería hasta la producción de carne. Bajo la presidencia de Jair Bolsonaro, se han debilitado o eliminado muchas de las normas que protegen la selva y los derechos de los indígenas, lo que ha provocado un frenesí de deforestación. Ahora, la Amazonia libera más gases de efecto invernadero de los que absorbe y su poderosa capacidad para regular los sistemas climáticos locales se está perdiendo.

Pero los entornos del norte del país también corren el riesgo de morir. La Caatinga es la mayor región de bosque seco de Sudamérica, con miles de especies de plantas, pero sólo el 1% recibe protección medioambiental. Sin esfuerzos urgentes de conservación, la selva podría desaparecer.

Almeida es una especie de agente libre de la acción climática, que realiza una amplia investigación y organización comunitaria para desarrollar soluciones. Puede realizar este trabajo gracias al apoyo del Center for Environmental Peacebuilding (CEPB), una pequeña organización sin ánimo de lucro que pretende capacitar a las personas de las comunidades para que se adapten al cambio climático y lo mitiguen.

El CEPB proporciona fondos, recursos, conexiones y apoyo administrativo, realizando muchas de las molestas pero esenciales tareas cotidianas que, de otro modo, empantanarían a los activistas y organizadores, les consumirían el tiempo y les impedirían marcar realmente la diferencia.

"Una analogía que me viene a la mente es que estamos haciendo una subcontratación", detalló Amber Houghstow, coordinadora general del CEPB. "Con muchas organizaciones, existe esta percepción de que debes llegar con un enfoque descendente y tu existencia va a salvar el día".

El CEPB, en cambio, está adoptando un enfoque ascendente. La organización quiere crear una lista de superactivistas y organizadores comunitarios de las zonas más amenazadas por el cambio climático. Ayudándoles a prosperar y a alcanzar sus objetivos, el CEPB espera mitigar no sólo el impacto local del cambio climático, sino también el riesgo de conflicto. De ahí viene la parte de construcción de la paz del nombre del grupo. Se ha demostrado que el cambio climático exacerba las desigualdades y las tensiones políticas dentro de los países y entre ellos. A medida que los recursos naturales se vuelven más escasos, pueden surgir luchas sobre quién obtiene qué. Si no se controlan, estas tensiones pueden desencadenar ciclos de violencia.

Pero estos conflictos potenciales pueden evitarse si la comunidad internacional moviliza recursos para ayudar a las comunidades a conservar y restaurar los recursos naturales y a realizar la transición hacia un futuro sin combustibles fósiles. 

El CEPB hace su parte elevando a activistas de gran potencial como Almeida. El énfasis de la organización en la eficiencia se extiende al propio equipo. Entre la junta directiva y el personal, sólo hay 10 personas que figuran en el sitio web de la organización. Juntos, se encargan de todo, desde la redacción de subvenciones hasta las asociaciones, pasando por la investigación, el apoyo administrativo y el desarrollo organizativo.

Actualmente también están explorando oportunidades fuera de Brasil.

"Utilizamos el método de la bola de nieve para encontrar personas y luego seleccionamos entre las que hemos contactado en función de su papel dentro de sus propias comunidades, el impacto potencial que pueden tener", comentó Houghstow. "Justo ahora, nuestro objetivo es ampliar la región de la cuenca del lago Chad, debido a la interacción del impacto climático con la migración y los conflictos. 

"Lo primero que hicimos fue contactar con un par de personas expertas en esas áreas para que dirigieran la fase de investigación", añadió. "Están llevando a cabo entrevistas con la población local y desarrollando un marco para lo que sería más útil".

Pero este tipo de trabajo lleva tiempo: años de investigación, divulgación y diligencia antes de que un proyecto se ponga en marcha. Acelerar este plazo requiere más financiación, según Carla Melaco, directora de desarrollo de la CEPB.

"Es difícil cuantificar nuestro impacto", dijo. "Se trata de prevenir y mitigar los riesgos. Tenemos el potencial de hacer mucho más, pero necesitamos la capacidad, necesitamos gente y financiación".

A medida que los costes de la inacción climática empiecen a aumentar (inundaciones que abruman a las ciudades, sequías que devastan las cosechas, calor extremo que pone a prueba los sistemas sanitarios), los beneficios de invertir en todas las formas de adaptación y mitigación del clima empezarán a parecer una ganga.

Y grupos como el CEPB estarán ahí para liderar el camino. Detrás de activistas como Almeida, por supuesto.


Para continuar su labor de apoyo a activistas locales como Almeida, el CEPB depende del apoyo de los donantes, del compromiso de las empresas y de la asociación entre organizaciones.  Para saber más sobre cómo puedes apoyar el trabajo de Almeida, ponte en contacto con la directora de Desarrollo de la organización, Carla Melaco, en carla@cepb.ngo.


Puedes unirte a la campaña de Global Citizen Live para derrotar la pobreza y defender el planeta tomando acción aquí, y formar parte de un movimiento impulsado por ciudadanos de todo el mundo que están actuando junto con los gobiernos, las empresas y los filántropos para lograr el cambio.

GCL_2021_GLOBAL_ADMAT_BY_CITIES_SEP_21_USE_THIS_ONE.png

Advocacy

Defiende el planeta

Este activista intenta evitar que Brasil se convierta en un desierto

Por Joe McCarthy