Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

This May 8, 2018 photo released by the Brazilian Environmental and Renewable Natural Resources Institute (Ibama) shows an illegally deforested area on Pirititi indigenous lands as Ibama agents inspect Roraima state in Brazil's Amazon basin.
Felipe Werneck/Ibama/AP
Medio Ambiente

El presidente de Brasil está haciendo imposible luchar contra la deforestación, dicen activistas

Por qué es importante para los Global Citizens
Las Naciones Unidas instan a los países a proteger la biodiversidad y pocos lugares tienen un mayor valor ecológico para el mundo que la selva amazónica. Además de albergar el 10% de las especies del mundo, ayuda a regular el clima global. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre temas relacionados aquí.


Cuando el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, llegó al poder el año pasado, prometió abrir la selva amazónica al ganado, la explotación de minerales, la tala y otras industrias, y, hasta el momento, sus políticas han superado incluso las expectativas corporativas, según informó el sitio de noticias ambientales Mongabay.

A medida que aumenta la deforestación en Brasil, los principales organismos reguladores del país están siendo despojados de su capacidad para responsabilizar a los delincuentes. De hecho, desde principios de año, el país una de las mayores disminuciones de multas por tala ilegal en su historia, a pesar de la cantidad récord de árboles que han sido talados.

En mayo, la deforestación en todo el Amazonas aumentó un 34% en comparación con el año anterior, el nivel más alto jamás registrado, de acuerdo a lo informado por Mongabay.

Las agencias ambientales brasileñas saben que la deforestación está aumentando, lo que revierte años de progreso, pero el gobierno de Bolsonaro les ha impedido tomar medidas, según Mongabay.

A varias agencias encargadas de proteger la selva tropical se les ha eliminado su capacidad de liderazgo, lo que impide que se realicen tareas administrativas críticas. Como resultado, más de 350 multas están pendientes de aprobación, lo que crea un retraso para otras medidas de cumplimiento.

El gobierno de Bolsonaro también ha creado reglas que impiden aún más la capacidad de estas agencias para defender la selva tropical.


Las agencias ahora tienen que anunciar redadas en las operaciones de tala ilegal con un día de anticipación, lo que les da tiempo a los grupos criminales para limpiar todo registro de paso y evitar el castigo, y hace quienes buscan hacer cumplir la ley sean vulnerables a represalias violentas.

"Si antes el personal ya estaba siendo atacado por los madereros, imagine cómo es ahora con el respaldo del presidente a los criminales", dijo a Mongabay un empleado de la agencia ambiental del país, conocido como IBAMA, también haciendo referencia a un video en el que Bolsonaro aparece junto a un senador que apoya activamente la deforestación.

Bajo las nuevas políticas, a los equipos del ministerio que buscan hacer cumplir la ley ya no se les permite destruir el equipo de registro ilegal que descubrieron, una táctica que, según los agentes, había sido efectiva para disuadir a los delincuentes.

Con las medidas que protegen la selva tropical desmoronándose muchas organizaciones sin fines de lucro han impulsado presentar un caso ante la oficina del fiscal general, que se espera lleve a cabo una investigación de las acciones de la administración de Bolsonaro.

Los países como Noruega que pagan a Brasil para proteger la selva tropical del Amazonas también pueden dejar de enviar fondos hasta que se restablezcan las políticas de protección ambiental.

Este acuerdo internacional se creó en primer lugar porque la selva amazónica es vital para la salud del planeta.

Decenas de millones de personas dependen directamente de la Amazonía para su sustento. La selva tropical es un sumidero crítico de carbono, lo que significa que absorbe el exceso de emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Genera el 20% del oxígeno del mundo, regula los patrones de precipitación, respalda el 10% de las especies conocidas del mundo y se han producido allí descubrimientos médicos esenciales, entre muchos otros beneficios.

Bolsonaro asumió el cargo a principios de año y está destinado a cumplir un mandato de cuatro años. Si los últimos meses son un indicio de cómo será su mandato, los activistas se preguntan si la selva amazónica podría ser una sombra de lo que supo ser antes de que su período termine en 2023.