Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Photo by Kate Evans/CIFOR
NewsCombate la pobreza

Se encuentran 'condiciones de esclavitud' en granjas ganaderas brasileñas que abastecen a los mayores productores de carne del mundo

Por qué es importante para los Global Citizens
El trabajo forzoso es común en industrias como la ganadería y la agricultura, la construcción, la manufactura y otras. Las Naciones Unidas instan a los países a investigar y erradicar esta actual crisis de derechos humanos. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.


Recientemente trabajadores de varias granjas ganaderas en Brasil han sido encontrados trabajando en "condiciones similares a la esclavitud", según un informe de la agencia de investigación brasileña Repórter Brasil, informó The Guardian.

En algunas operaciones, a los trabajadores se les pagaba alrededor de $11 por día y se les mantenía en chozas sin agua corriente, electricidad ni baños. Desde 1995, 55.000 trabajadores han sido rescatados de situaciones similares durante auditorías gubernamentales, según The Guardian.

Las granjas que participan en esta actividad a menudo suministran procesadores de carne multinacionales, según el informe de investigación, incluidos JBS y Minerva. JBS, por ejemplo, es el mayor productor de carne del mundo y vendió carne por un valor estimado de 35.000 millones de dólares a los Estados Unidos en los primeros siete meses de 2020.

The Guardian señala que tanto JBS como Minerva se han comprometido a lo largo de los años a negarse a trabajar con granjas que utilizan trabajo forzado pero que han violado repetidamente este compromiso.


JBS también ha sido multado por una cantidad excesiva de violaciones a la seguridad de los trabajadores en los Estados Unidos que han provocado lesiones, amputaciones y hospitalizaciones, según el Washington Post.

"Tenemos un enfoque de tolerancia cero para el trabajo forzado y también instamos a cualquier persona que sospeche o tenga evidencia de negligencia a nivel individual o agrícola a que lo informe", dijo JBS en un comunicado a The Guardian. Minerva dijo que "tomaría las medidas adecuadas" si se encontraran trabajos forzados en su cadena de suministro.

La industria de procesamiento de carne es conocida por los abusos laborales. En los Estados Unidos, los mataderos a menudo contratan refugiados, inmigrantes indocumentados y otras personas marginadas, que a menudo son explotadas y trabajan en condiciones peligrosas, para su fuerza laboral, según el Instituto de Política Económica. Durante la pandemia de COVID-19, las fábricas de carne se convirtieron en calderos de propagación viral que mataron a decenas de personas.

JBS también ha sido criticado a lo largo de los años por su historial medioambiental. La creciente producción de carne de la compañía ha llevado a una deforestación generalizada en la selva amazónica, y en 2019 resolvió una demanda en los Estados Unidos por verter aguas residuales en cuerpos de agua.

La existencia continua de trabajo forzado en la cadena de suministro de carne no es inusual y habla de la falta de responsabilidad y cumplimiento de las leyes en países de todo el mundo. La naturaleza global y difusa de las cadenas de suministro significa que el trabajo forzado a menudo se puede encontrar en muchas industrias, ignorado tanto por las autoridades como por las empresas.

Se estima que 40,3 millones de personas se encuentran en condiciones de esclavitud moderna y 24,9 millones se encuentran en trabajo forzado, informa la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En Malasia e Indonesia, decenas de miles de niños son esclavizados en plantaciones de aceite de palma que suministran materias primas a empresas occidentales para la elaboración de productos alimenticios cotidianos, según Associated Press. La OIT informa que 170 millones de niños se ven obligados a trabajar en todo el mundo, a menudo en la industria textil y de la moda. Mientras tanto, el sector agrícola mundial depende en gran medida de la explotación y, a menudo, del trabajo forzado de los migrantes.

La Corte Suprema de los Estados Unidos escuchó recientemente un caso contra Nestlé y Cargill con respecto a la esclavitud infantil en sus cadenas de suministro.

El trabajo forzado no es inevitable. Las empresas con trabajo forzado en sus cadenas de suministro pueden realizar auditorías, aumentar la transparencia y cortar lazos con proveedores que violan las normas laborales, según indica Thomson Reuters. También pueden identificar y trabajar con proveedores éticos. En este punto, los defensores de los derechos de los trabajadores argumentan que realmente no hay excusa para la existencia continua del trabajo forzado.

A nivel individual, las personas de todo el mundo pueden negarse a comprar en empresas que tienen trabajo forzado en sus cadenas de suministro y pedir a los líderes políticos que aumenten la responsabilidad y las medidas de cumplimiento. También hay una serie de organizaciones que trabajan para poner fin a la esclavitud moderna a nivel mundial.