Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

NOAA via Unsplash
NewsMedio Ambiente

La acción climática podría salvar millones de vidas cada año para 2040

TORONTO, 9 de febrero (Fundación Thomson Reuters) - Los países podrían salvar millones de vidas anualmente para 2040 si se comprometen a planes más audaces para reducir las emisiones de calentamiento del planeta y frenar el calentamiento global de acuerdo con los objetivos del acuerdo de París sobre el cambio climático, dijo recientemente un grupo de investigadores. 

Un estudio publicado en la revista Lancet Planetary Health encontró que las políticas con ese fin podrían, cada año, salvar 5,86 millones de vidas debido a mejores dietas, 1,18 millones de vidas con un aire más limpio y 1,15 millones de vidas a través de más caminatas y e incremento del ciclismo para 2040.

En 2015, los gobiernos establecieron un objetivo global de limitar el aumento de temperatura promedio a "muy por debajo" de 2 grados Celsius por encima de los tiempos preindustriales y establecieron objetivos de reducción de emisiones como un primer paso para lograrlo.

Sin embargo, el lunes, el secretario general de la ONU, António Guterres, instó a los países a tomar medidas más audaces antes de la conferencia climática COP26 de la ONU en noviembre y proponer objetivos más sólidos para 2030 consistentes con reducir las emisiones a cero neto para 2050.

La nueva investigación destacó cómo los posibles beneficios para la salud de la acción climática podrían dar un impulso adicional a los países para presentar planes climáticos nacionales más ambiciosos antes de la COP26.

Los nueve países modelados en el estudio (Estados Unidos, China, Brasil, Alemania, India, Indonesia, Nigeria, Sudáfrica y Gran Bretaña) representan la mitad de la población mundial y el 70% de las emisiones globales.

Seis de ellos aún no han presentado planes de acción climática revisados, que debían presentarse en 2020 pero que muchos países retrasaron debido a que la pandemia de COVID-19 retrasó la cumbre climática durante un año.

"Antes de la COP26, nos gustaría que los gobiernos se centraran en la salud como una de las prioridades de las políticas de cambio climático", dijo el autor principal Ian Hamilton, director ejecutivo de Lancet Countdown on Health and Climate Change.

"Hay buena evidencia que muestra que cumplir con los compromisos del acuerdo de París será bueno para nuestra salud, y que estos beneficios se acumulan para las personas en los países que asumen el liderazgo", dijo a la Fundación Thomson Reuters.

Victorias a corto plazo

Utilizando datos nacionales e internacionales, el estudio analizó las emisiones generadas por los sectores de energía, agricultura y transporte, junto con factores como las dietas y estilos de vida nacionales.

Los investigadores modelaron los escenarios necesarios para que cada país cumpla con el acuerdo de París, incluidos cambios como la adopción de energía más limpia y la reducción del uso del automóvil, así como para lograr objetivos de desarrollo global como el hambre cero.

Descubrieron que los cambios hacia dietas "flexitarias", con cantidades moderadas de alimentos de origen animal y una alta proporción de alimentos de origen vegetal, ofrecían los mayores beneficios para la salud, además de reducir las emisiones de carbono.

Por ejemplo, muchas muertes se evitarían con tasas más bajas de enfermedades no transmisibles como la obesidad y las enfermedades cardíacas, relacionadas con el consumo excesivo de carnes rojas y alimentos procesados ​​con alto contenido de carbono y la falta de acceso a frutas y verduras.

"¿Por qué no daríamos prioridad a las inversiones que salvarán más vidas a corto plazo si nos dan la misma cantidad de valor de carbono?", dijo Aaron Bernstein, director interino del Centro para el Clima, la Salud y el Medio Ambiente Global de Harvard T.H. Escuela Chan de Salud Pública.

Cambiar las dietas es un desafío complejo para los gobiernos, señaló, pero las posibles formas de hacerlo incluyen subsidiar alimentos más saludables y poner precio a las emisiones producidas por alimentos más intensivos en carbono que requieren una gran cantidad de recursos naturales.

La producción de carne de res, por ejemplo, alimenta las emisiones de gases de efecto invernadero a medida que los bosques que almacenan carbono se talan para pastos y el ganado expulsa metano.

Un enfoque en la salud es una forma de hacer que la acción climática sea más personal y atractiva, agregó Bernstein, en lugar de ser enmarcada ahora como un costo que traerá beneficios para las generaciones futuras.

"Tenemos que hacer que este tema sea relevante para el día de hoy, y hablar sobre mejorar el bienestar, las oportunidades económicas y la salud de las personas en un período de tiempo en el que puedan entender", dijo.

Un estudio separado realizado el martes encontró que la contaminación por la quema de combustibles fósiles causa 1 de cada 5 muertes prematuras a nivel mundial, con un total de 8,7 millones en 2018 y sugiere que los impactos en la salud de esas emisiones pueden ser mucho más altos de lo que se pensaba anteriormente.


Más información en: http://news.trust.org