Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Salud

Los animales pueden estar diseminando supermicrobios a las personas que viven en países en desarrollo

Por qué es importante para los Global Citizens
Combatir la resistencia a los antibióticos ayudaría a alcanzar el Objetivo Global 3 que trabaja por una buena salud y bienestar para todos, ya que se ha convertido en una de las mayores amenazas para la salud mundial. Se necesita investigación continua para comprender los impactos de la resistencia a los antibióticos. Únete a Global Citizen y toma medidas en temas de salud global.

Las aves y los murciélagos pueden contribuir a la propagación de superbacterias en ciudades de países en desarrollo, según un nuevo estudio.

El estudio, publicado en The Lancet Planetary Health, reveló que las aves que recolectan y comen semillas (como cigüeñas y murciélagos) en Nairobi, Kenia, tienen altos niveles de bacterias como E. coli que son resistentes a los antibióticos.

Los investigadores de la Universidad de Liverpool y el Instituto Internacional de Investigación Ganadera señalan que la mala gestión de los desechos es la principal causa, ya que estas aves y murciélagos urbanos se alimentan de plantas de aguas residuales, lotes de basura y desechos de mataderos, por lo que ingieren superbacterias de desechos humanos y la ganadería.

También advierten que si estas superbacterias se transmiten a las aves migratorias, podrían luego dirigirse a Europa, ampliando aún más la amenaza de la resistencia a los antibióticos (RAM).


Las personas (y los animales) de todo el mundo se están volviendo resistentes a los antibióticos, lo que significa que infecciones comunes que antes eran fáciles de tratar podrían llegar a ser mortales algún día.

La RAM causa 700,000 muertes por año, y para 2050, ese número podría llegar a 10 millones en todo el mundo, según la Revisión de 2014 sobre la resistencia a los antibióticos.

Para este estudio, los investigadores tomaron muestras de heces de la vida silvestre, el ganado y los seres humanos a través de múltiples áreas en Nairobi para evaluar la presencia de E. Coli y la incidencia de resistencia a 13 antibióticos.

Recolectaron 2,000 muestras de vida silvestre y detectaron la presencia de E. coli en 485 casos. La mitad de estas 485 eran resistentes a los antibióticos como las cefalosporinas y las fluoroquinolonas, que se usan comúnmente para tratar enfermedades como las infecciones respiratorias y del tracto urinario.

El estudio encontró niveles más altos de superbacterias resistentes a múltiples fármacos en humanos y ganado, pero los autores advierten que la vida silvestre como las aves podría propagar la RAM de manera significativa. Los desechos mal administrados, combinados con el ganado que vive cerca de la gente, facilitan que la vida silvestre ingiera los insectos y vuele a otras ciudades o continentes, ya que algunas especies en Nairobi migran a Europa.

“Dado que la vida silvestre no se trata con antibióticos, esto es un indicativo de cuán generalizada es la RAM en entornos urbanos”, dijo a través de un comunicado de prensa el Dr. James Hassell, autor principal del estudio de la Universidad de Liverpool. Además indicó que las especies que se mueven libremente a través de las ciudades y llegan más lejos podrían diseminar la resistencia adquirida en las áreas urbanas. "Como muchos científicos y legisladores se están dando cuenta ahora, no podemos abordar el aumento de la resistencia a los antimibióticos sin enfocarnos en los entornos ambientales, ecológicos y sociales en los que existen los humanos".

En otras palabras, el problema de la RAM es también una amenaza ecológica que debe abordarse no solo desde una perspectiva médica, sino también desde la ambiental, explicó Eric Fèvre, profesor de enfermedades infecciosas veterinarias en la Universidad de Liverpool.

La RAM se convirtió en parte de la agenda de las Naciones Unidas en 2016. No existe una causa única de la RAM, ya que es el resultado del uso excesivo de antibióticos por parte de los seres humanos, pero también en los animales y el medio ambiente, debido a las prácticas agrícolas, el comercio de alimentos y la migración de la población, lo que significa que la respuesta global deberá ser integral.

“Este documento muestra que la contaminación de los entornos urbanos con la RAM es un problema grave. Esto no solo es específico de Nairobi, sino que los hallazgos se pueden extrapolar a otras ciudades de África", dijo el profesor Eric Fèvre, de la Universidad de Liverpool e ILRI, en el comunicado de prensa de la Universidad de Liverpool. “Necesitamos adoptar un enfoque ecológico para enfrentar esta amenaza. Las ciudades pueden abordar esto mediante una mejor planificación urbana, una mejor eliminación de desechos y mejores prácticas de cría de ganado. Este trabajo puede ir muy lejos para interrumpir el intercambio de RAM entre la vida silvestre, el ganado y los seres humanos".