Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Protesters hold signs during a march and rally to support women's health programs and protest the White House global gag rule on March 8, 2017 in Washington, DC.
Justin Sullivan/Getty Images
NewsExige igualdad

Biden revocará la “Mexico City Policy” de la era Trump en su promesa de "proteger la salud de las mujeres

Por Emma Batha

21 de enero (Thomson Reuters Foundation) - El presidente Joe Biden ha tomado la decisión de dejar de lado una política “mortal” de la era Trump, que prohibía la financiación de grupos de ayuda que brindaban apoyo promoviendo o realizando servicios relacionados con el aborto. Esta decisión liberaría millones de dólares para salvar vidas, dijeron recientemente grupos de derechos para las mujeres.

"Es una muy, muy buena noticia. Envía un fuerte mensaje de que los derechos reproductivos son derechos humanos", dijo Evelyne Opondo, directora para África del Centro de Derechos Reproductivos.

"Espero que esto permita reabrir muchas clínicas en toda África y salvar la vida de miles de mujeres", declaró a la Fundación Thomson Reuters.

Casi 9.000 millones de dólares de ayuda exterior de Estados Unidos están en juego en virtud de la "Mexico City Policy", que impide que los grupos extranjeros que prestan servicios o apoyo de asesoramiento a favor del aborto reciban financiación de Estados Unidos.

Los que han rechazado la prohibición han perdido la financiación, lo que les ha obligado a cerrar clínicas de salud reproductiva y otros servicios, como la atención a casos de VIH.

Opondo dijo que los cierres habían afectado especialmente a las mujeres de las zonas rurales.

"Las mujeres han muerto por no poder acceder a las instalaciones. Han muerto por complicaciones del embarazo y el parto, y también por complicaciones derivadas de abortos inseguros".

Las organizaciones dijeron que esto también había aumentado el estigma en torno al aborto y envalentonado a los grupos antiabortistas a nivel mundial.

"Por desgracia, esto no cambiará de la noche a la mañana. Tendremos que trabajar mucho en las comunidades para deshacer este daño", afirmó Tendai Mafuma, investigador del centro de derechos sanitarios del centro de salud sanitario de la sección 27 de Johannesburgo.

Lanzada en la era Reagan, la política ha sido impuesta por presidentes republicanos y revocada por presidentes demócratas.

Sin embargo, Trump amplió enormemente la prohibición para abarcar la financiación de toda la asistencia sanitaria mundial.

Anthony Fauci, principal asesor médico de Biden, dijo el jueves a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que el presidente revocaría la norma en los próximos días como parte del "compromiso de la nueva administración de proteger la salud de las mujeres y avanzar en la igualdad de género."

MSI Reproductive Choices, un proveedor mundial de anticoncepción, aborto y atención post-aborto que anteriormente se llamaba Marie Stopes International, dijo que la norma le había costado 30 millones de dólares al año en financiación.

Esto le habría permitido evitar un estimado de 6 millones de embarazos no deseados, 1,8 millones de abortos inseguros y 20.000 muertes maternas durante los cuatro años de la presidencia de Trump, dijo MSI.

El director ejecutivo de la ICM, Simon Cooke, calificó la política de mortal, y añadió que restringir el acceso al aborto no impedía que las mujeres lo practicaran, sino que solo lo hacía menos seguro.

"Ha hecho un daño incalculable", dijo. "Esto ha obligado a las mujeres a ser más estigmatizadas y a buscar servicios que las ponen en riesgo, y en algunos de los peores casos las han llevado a la muerte".

Dijo que la decisión de Biden de levantar la prohibición "ayudaría a restaurar a Estados Unidos como líder mundial en la defensa de la igualdad de género y la atención a la salud reproductiva".

Sin embargo, Cooke dijo que podría pasar un año antes de que grupos como MSI pudieran acceder a la financiación, en parte debido al tiempo necesario para licitar nuevos contratos y subvenciones.

La Coalición Internacional para la Salud de la Mujer, que promueve los derechos de salud reproductiva, dijo que la prohibición había causado "consecuencias devastadoras a largo plazo", como el cierre de clínicas, los despidos y la pérdida de las relaciones de la organización con las comunidades.

"Esas cosas no se van a recuperar de la noche a la mañana", dijo Nina Besser Doorley, responsable del programa de la IWHC para la política exterior de Estados Unidos.


Más información en: http://news.trust.org