Global Citizen es una comunidad de gente como tú

People who want to learn about and take action on the world’s biggest challenges. Extreme poverty ends with you.

Dugongs face habitat destruction, hunting, and death from pollution. The mammals, part of the sea cow family, are on the “vulnerable” species list — with just 250 remaining in Thai waters.
Matthijs / Flickr
Medio Ambiente

La querida bebé Dugong de Tailandia muere después de comer plástico

Por qué es importante para los Global Citizens
La contaminación ambiental perjudica la salud de humanos y animales. Global Citizen realiza campañas para alcanzar los Objetivos Globales de las Naciones Unidas, que incluyen acciones para ponerle fin a los plásticos de un solo uso, proteger especies vulnerables y salvaguardar el planeta para las generaciones futuras. Puedes unirte a nosotros y tomar medidas sobre estos temas y más aquí.

Una bebé dugong, que recientemente se había convertido en una sensación en Internet después de ser rescatada, murió después de comer residuos plásticos.

La niña de ocho meses, llamada Marium, saltó a la fama por primera vez después de que la encontraron perdida y luchando en aguas poco profundas frente a la costa de Tailandia en abril. Las fotos de biólogos marinos que la curaron para que recuperara la salud, la acariciaron y alimentaron en base a pasto marino se volvieron virales en junio, por lo que calificaron al mamífero como símbolo de la conservación del océano.

Ahora las autoridades dicen que Marium murió el sábado por un shock y una infección agravada por el plástico que recubría las paredes de su estómago.

"Podríamos tratar parcialmente la infección respiratoria, pero la obstrucción de la basura plástica no se pudo curar", publicó en Facebook la profesora de medicina veterinaria y de animales acuáticos, Nantarika Chansue, según informó SBS. "Ella nos enseñó a amar y luego se fue como diciendo: "Por favor, diles a todos que nos cuiden y conserven su especie".

Chansue también abogó para que la muerte de Marium no sea en vano, instando a las personas a proteger el océano y ponerle fin a los plásticos de un solo uso.

"Todos están tristes por esta pérdida", le dijo a The Guardian. "Lo que hay que resolver, si vamos a preservar animales marinos raros, es proteger el medio ambiente tanto para las personas como para los animales".

Los dugongs se enfrentan a la destrucción del hábitat, la caza y la muerte por la contaminación.

Estos mamíferos, parte de la familia de las vacas marinas, están en la lista de especies "vulnerables", con solo 250 restantes en aguas tailandesas.

Sin embargo, los animales no son las únicas víctimas del problema de contaminación plástica del país. Una gran cantidad de desechos plásticos, derivados en parte de las importaciones de desechos de países como Estados Unidos, Canadá y Australia, ha provocado que el vertido ilegal de desechos, la quema al aire libre y millones de microplásticos ingresen al océano.

Un informe de 2017 de Ocean Conservancy encontró que Tailandia, Indonesia, Filipinas, China y Vietnam arrojan más plástico al océano cada año que el resto del mundo. El plástico daña los arrecifes locales y mata peces, pájaros y crustáceos.

El Departamento de Recursos Marinos y Costeros de Tailandia (DMCR) dijo que Marium será objeto de estudio para futuras investigaciones y que siempre "le recordará a los tailandeses y a las personas de todo el mundo que no tiren la basura en los océanos".

La publicación de Facebook del DMCR que detalla la muerte del "amor de la nación" se ha compartido casi 40,000 veces, con 14,000 comentarios que expresan dolor, conmoción y tristeza por la muerte del mamífero.

El lunes, el ministerio de medio ambiente de Tailandia se reunió para discutir cuál es la mejor manera de proteger a la población dugong de la nación.