Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Chuttersnap/Unsplash
Alimentos y Hambre

Científicos corren contra el tiempo porque los plátanos están en peligro de extinción

Los plátanos son una de esas cosas que damos por sentado, pero la fruta está bajo amenaza.

Una devastadora enfermedad está arrasando las plantaciones bananeras del mundo. Es conocida como la enfermedad de Panamá, o "marchitez del fusarium", y una cepa de la enfermedad conocida como Tropical Race 4 está atacando plantaciones en Australia, el sudeste de Asia, partes de África y Medio Oriente.

La enfermedad hace que las hojas de la planta de banano se sequen, lo que significa que la planta no puede producir fruta. La preocupación ahora es que se está acercando peligrosamente a América Latina, que es el mayor exportador mundial de plátanos.


"Es solo cuestión de tiempo antes de que la enfermedad del marchitamiento por fusarium llegue a Centroamérica y Sudamérica, por lo que hay una necesidad urgente de desarrollar un plátano resistente", le dijo a The Guardian Eyal Maori, director científico y cofundador de Tropic Biosciences con sede en el Reino Unido, empresa que desarrolla variedades de cultivos tropicales.

La enfermedad, altamente contagiosa transmitida por el suelo, está poniendo en riesgo la disponibilidad de plátanos y, según los expertos, podría eliminarlos por completo.

En Gran Bretaña, se consumen alrededor de 5 mil millones de plátanos al año, alrededor del 25% de todas las frutas consumidas. En los EE. UU., una persona promedio come aproximadamente 12 kilogramos (26 libras) de plátanos al año, lo que equivale a aproximadamente 100 plátanos.

Y para muchos países en desarrollo, es un recurso alimentario vital del que dependen millones. De hecho, las bananas son el cuarto cultivo alimentario más importante del mundo en desarrollo después del arroz, el trigo y el maíz, según un informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Los plátanos se cultivan en más de 100 países en todo el mundo, y alrededor del 87% de todos los plátanos son producidos por pequeños agricultores para ser consumidos en el hogar o vendidos en los mercados locales.

La industria mundial de exportación de banano ha sido valorada en alrededor de $13 mil millones al año, y está más cerca de llegar a los $30 mil millones si se toma en cuenta tanto el consumo como las exportaciones.


El problema es que solo un solo tipo de banano, el Cavendish, representa el 99.9% de todos los bananos comercializados en todo el mundo.

Los plátanos bebé son esencialmente un clon de la planta madre, lo que significa que son genéticamente idénticos. Con ese monocultivo (en oposición a la diversidad genética), toda la población se vuelve vulnerable a las enfermedades. Sin diversidad genética, hay poca inmunidad.


"Eso crea mucha exposición para la industria porque una enfermedad que mata a un plátano puede acabar con toda la industria", explicó el CEO de Tropic Biosciences, Gilad Gershon, a Fast Company. "Un escarabajo que ataca un árbol de plátano puede atacarlos a todos".

Y si pensabas que estas advertencias no tienen sentido, piénsalo de nuevo. Porque esto ha sucedido antes.

Hasta la década de 1950, el tipo de plátano más popular del mundo era el Gros Michel, que representaba la gran mayoría de los plátanos consumidos.

Sin embargo, en la década de 1950, el Gros Michel fue aniquilado por la misma enfermedad, fusarium wilt. Se extendió por plantaciones enteras, y causó un colapso global en el comercio de banano.

¿La única diferencia entre entonces y ahora, según los informes? No hay variedad para tomar el lugar del Cavendish.

Es por esto que los científicos de todo el mundo están corriendo contra el tiempo para crear una variedad más robusta de plátano.

Embed from Getty Images

Tropic Biosciences, por ejemplo, con sede en Norfolk, está utilizando técnicas de edición de genes para crear un Cavendish más resistente. La compañía ya ha editado genéticamente una célula de banano que puede convertirse en una planta completa, según The Guardian.

Ahora, después de haber recibido recientemente $10 millones de los inversores, la startup podrá lanzar pruebas de campo en América Central, Filipinas y Turquía durante el próximo año.

"No se trata solo de la resistencia a las enfermedades, sino también de aliviar la carga ambiental", dijo. "La nueva variedad significará la necesidad de menos fungicidas y mayores rendimientos para los agricultores. Los ensayos deberían mostrar que las plantas pueden funcionar bien en condiciones reales y demostrar valor a los productores ".

Pero ellos no son los únicos. Los investigadores de la Universidad de Exeter, financiados por el Programa Global de Seguridad Alimentaria, también están investigando la resiliencia del banano y las amenazas a la cadena de suministro global. Y, en 2017, un grupo de investigadores de la Universidad de Tecnología de Queensland, en Australia, supuestamente diseñaron un banano Cavendish genéticamente modificado que tendría resistencia a la enfermedad de Panamá.

Los investigadores comenzaron una prueba de campo ampliada de cinco años en una plantación del Territorio del Norte.

La diferencia entre la modificación de genes y la edición de genes es que la edición de genes funciona con el ADN existente y la modificación de genes se agrega en el ADN de diferentes organismos. Y una ciencia como esta, de acuerdo con Gershon, podría ser la última esperanza para los plátanos tal como los conocemos.

"La única forma en que puedes cambiar el plátano ahora es a través de la genética", dijo. "Si no actuamos rápido y salvamos el plátano, no estoy seguro de que haya otra forma de hacerlo".

Global Citizen realiza campañas para alcanzar los Objetivos Globales de la ONU, que incluyen acciones para lograr el hambre cero, mejorar la vida en la tierra y apoyar el consumo y la producción responsable. Puedes unirte a nosotros tomando medidas sobre estos temas aquí.