Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

NASA Goddard Space Flight Center/Flickr
Medio Ambiente

El permafrost del Ártico se está descongelando más rápido de lo que pensábamos

Por qué es importante para los Global Citizens
El deshielo del permafrost provoca un aumento de las emisiones de carbono que impulsan el cambio climático. Las Naciones Unidas instan a los países a reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar el colapso del Ártico. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este y otros temas relacionados aquí.

El deshielo del permafrost en el Ártico podría producir niveles de emisiones de carbono mucho más altos que los estimados previamente debido a un deshielo brusco en la región, según un nuevo estudio publicado en Nature.

La mayor parte del permafrost del Ártico, tierra que permanece congelada durante al menos dos años seguidos, se descongela gradualmente, y se proyecta que libere 200 mil millones de toneladas métricas de carbono a la atmósfera para el año 2300.

Sin embargo, alrededor del 20% del permafrost en el Ártico es susceptible al descongelamiento rápido, en especial el permafrost compuesto principalmente de hielo. Según el estudio, estas secciones de permafrost podrían emitir entre 60 y 100 mil millones de toneladas métricas de carbono a la atmósfera.

La descongelación brusca del permafrost puede causar cambios rápidos en el paisaje que aceleran las emisiones de carbono. Por ejemplo, a medida que el hielo se derrite en el suelo, la tierra puede hundirse y luego inundarse, convirtiéndose en un lago o humedal. Estos humedales, a su vez, pueden producir grandes cantidades de metano, un gas de efecto invernadero más potente que el dióxido de carbono.


"Con un deshielo brusco, estás exponiendo capas más profundas a temperaturas mucho más cálidas, y las capas profundas en el permafrost pueden contener cantidades muy altas de carbono", dijo a Wired la biogeoquímica y ecofisióloga de plantas de la Universidad del Norte de Arizona, Christina Schaedel.

El deshielo del permafrost es un circuito de retroalimentación climática peligroso. A medida que se descongela el permafrost, libera emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, lo que a su vez acelera el calentamiento global, lo que a su vez lleva a una mayor descongelación del permafrost.

Además de las emisiones de gases de efecto invernadero, estos cambios dramáticos en el paisaje pueden dañar a las comunidades que viven en el Ártico, según el estudio.

El hundimiento de la tierra puede hacer que las carreteras se doblen y las casas se hundan, y para las familias que tradicionalmente buscan comida, hace que atravesar la tierra sea más difícil. Los deslizamientos de tierra y las erosiones rápidas de las colinas también pueden ocurrir después del descongelamiento abrupto del permafrost.

En todo el mundo, el cambio climático está causando y exacerbando los desastres naturales. Estos desastres le costaron al mundo $150 mil millones el año pasado y podrían desplazar a cientos de millones de personas para 2050.

Historias relacionadas 18 de Abril de 2019 12 activistas climáticas que están salvando el planeta