Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Fire consumes an area near Porto Velho, Brazil, Friday, Aug. 23, 2019. Brazilian state experts have reported a record of nearly 77,000 wildfires across the country so far this year, up 85% over the same period in 2018. Brazil contains about 60% of the Amazon rainforest, whose degradation could have severe consequences for global climate and rainfall.
Victor R. Caivano/AP
Medio Ambiente

La selva amazónica podría convertirse en sabana debido a la actividad humana, según un nuevo estudio

Por qué es importante para los Global Citizens
La selva amazónica es el hogar de millones de especies, proporciona a las comunidades alimentos, agua, aire y refugio, y ayuda a mitigar los efectos del cambio climático. Las Naciones Unidas instan a los países a participar en los esfuerzos de reforestación, al tiempo que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre cuestiones relacionadas aquí.


Hasta el 40% de la selva amazónica podría convertirse en sabana en los próximos años debido al estrés crónico de la deforestación y el cambio climático, según un nuevo estudio publicado en la revista científica Nature Communications.

Durante la última década, la selva amazónica ha perdido 24.000 millas cuadradas de cobertura forestal, o 10,3 millones de campos de fútbol americano por valor de tierra, según la revista Smithsonian. Durante los últimos 50 años, el bosque en su conjunto se ha reducido en un 17%.

Esta deforestación en curso ha interrumpido la capacidad del bosque para autorregularse y eventualmente podría conducir a su desaparición, según el estudio.

Las selvas tropicales son sistemas masivos que influyen en sus propios climas. La selva amazónica, por ejemplo, genera su propia lluvia al capturar y liberar humedad. Pero si se destruye una cantidad suficiente de selva tropical, su capacidad para autorregularse disminuye y la hace susceptible a sequías, incendios y más, informa el estudio.


Los autores advierten que el Amazonas pronto podría cruzar un "punto de inflexión", donde hasta el 40% de su masa terrestre podría transformarse en pastizales con poca cobertura de árboles. Tal transición tendría repercusiones masivas para la región y el planeta en su conjunto, según el Fondo Mundial para la Naturaleza.

La selva amazónica es un sumidero de carbono fundamental que mitiga los efectos del cambio climático. Crea oxígeno, agua, comida y refugio para millones de personas. También alberga millones de especies, lo que lo convierte en un depósito vital para la biodiversidad.

Cruzar este punto de inflexión no es inevitable, pero las tendencias actuales lo hacen cada vez más probable. La deforestación aumentó en 2019 en toda la selva tropical, luego de la eliminación de las protecciones ambientales por parte del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Se talaron enormes secciones de los árboles del bosque para dar paso a proyectos industriales, poniendo en peligro a las comunidades indígenas en el proceso.

Estas amenazas se ven agravadas por el aumento de las temperaturas y la disminución de los niveles de precipitación en todo el bosque debido al cambio climático, informa The Guardian.

Para empeorar las cosas, a medida que el bosque se reduce, su capacidad para generar lluvias disminuye, lo que aumenta la probabilidad de sequías e incendios, según el informe.

En última instancia, esto crea un ciclo de retroalimentación que da forma a la histéresis del bosque: la dependencia de su historia. En otras palabras, si el bosque se vuelve más seco y más inflamable, una mayor parte del bosque se incendiará, lo que reducirá aún más su capacidad para generar lluvias, haciéndolo aún más susceptible a sequías e incendios.

Si esto se cumple, casi la mitad del Amazonas desaparecerá.

La única forma de evitar que este escenario se desarrolle es frenar la deforestación en la región, invertir en campañas masivas de reforestación y también reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para mitigar el cambio climático.