Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Fire consumes an area near Porto Velho, Brazil, Friday, Aug. 23, 2019.
Victor R. Caivano/AP
Salud

Los incendios en la Amazonia están haciendo que el aire sea venenoso para los niños

Por qué es importante para los Global Citizens
La selva amazónica está experimentando su temporada de incendios más devastadora en más de una década. Sin una intervención urgente, la salud de la selva tropical más grande del mundo y las personas que viven cerca estará en peligro. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre temas relacionados aquí.

Los incendios devastadores en toda la selva amazónica han causado alarma mundial en las últimas semanas, ya que los líderes mundiales temen que el sumidero de carbono terrestre más grande del mundo pueda correr el riesgo de colapsar, intensificando los efectos del cambio climático.

Ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que los incendios representan un riesgo inmediato para la salud de los niños, según informó Reuters.

A medida que el Amazonas se incendia, el aire en las áreas circundantes se está llenando de humo que puede desencadenar y exacerbar una serie de problemas de salud, de acuerdo a datos de la OMS.

"Tenemos algunos informes anecdóticos de aumento de ciertas enfermedades respiratorias en los niños, pero nada que podamos informar de un monitoreo sistemático", dijo la Dra. Maria Neira, directora del departamento de salud pública, medio ambiente y determinantes sociales de la salud de la OMS.

"No será diferente de cómo otros contaminantes en el aire afectarán nuestra salud: enfermedades cardiovasculares, problemas respiratorios agudos", agregó.

Las comunidades cercanas a los incendios fueron evacuadas y el gobierno de Brasil desplegó recientemente a los militares para contener los incendios, de acuerdo a lo publicado por Reuters. Pero el smog de la selva tropical en llamas está viajando largas distancias, incluyendo miles de millas de distancia a São Paulo, donde recientemente el cielo se volvió negro como consecuencia del humo.


La contaminación del aire es una amenaza para la salud durante todo el año. Se estima que 8.8 millones de personas mueren prematuramente por la contaminación del aire cada año, y muchas más personas experimentan complicaciones de salud de manera continua. Las partículas tóxicas en el aire y los compuestos gaseosos afectan al cuerpo humano de varias maneras. Las partículas microscópicas pueden penetrar en los pulmones y viajar a lo largo del torrente sanguíneo, mientras que los gases pueden ser absorbidos y disueltos en las células. La contaminación del aire puede desencadenar ataques de asma, derrames cerebrales y enfermedades del corazón. Además, disminuye la inteligencia de una persona, conduce a la depresión y puede dañar todas las células del cuerpo.

Según la OMS, los niños, los ancianos y las personas que trabajan al aire libre se ven especialmente perjudicados por la contaminación del aire.

Brasil tiene una calidad de aire notoriamente mala, con lecturas de partículas en el aire que regularmente exceden tres o cuatro veces el límite establecido por la OMS.

Sin embargo, durante la temporada de incendios, la contaminación aumenta en todo Brasil a medida que las partículas tóxicas se liberan y permanecen en la atmósfera. Este año, en particular, la escala y la gravedad de los incendios ha creado una situación de salud pública más urgente.

Los incendios también reflejan las crecientes consecuencias para la salud del cambio climático. A medida que los incendios, las olas de calor y los eventos climáticos extremos se vuelven más comunes en todo el mundo, las organizaciones médicas advierten que los problemas de salud aumentarán en conjunto.