Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

Photo by Sam Jotham Sutharson on Unsplash
Salud

Una investigación demuestra que la contaminación del aire daña cada parte de tu cuerpo

Por qué es importante para los Global Citizens
La contaminación del aire ha creado una crisis de salud pública urgente que exige la acción inmediata de los gobiernos de todo el mundo. Los Objetivos Mundiales de las Naciones Unidas le piden a los países que reduzcan todas las formas de contaminación y garanticen una buena salud y bienestar para todos. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.


Todos los órganos de tu cuerpo podrían verse afectados por la contaminación del aire, según dos nuevos artículos publicados en la revista Chest.

Los investigadores argumentan que las partículas ultrafinas que forman la contaminación del aire son absorbidas por el torrente sanguíneo y viajan por todo el cuerpo, dañando potencialmente todas las células del cuerpo. Además, la presencia de estas partículas en diferentes órganos podría causar niveles peligrosos de inflamación a medida que el sistema inmunológico del cuerpo trata de combatir lo que percibe como una infección.

Anteriormente, la investigación sobre los efectos de la contaminación del aire se ha centrado en solo dos órganos, el corazón y los pulmones, donde las consecuencias se pueden identificar fácilmente.

La nueva revisión, realizada por el Forum of International Lung Societies, analiza las investigaciones existentes para ayudar a las personas a comprender mejor las consecuencias para la salud de la contaminación del aire. El equipo de investigadores estableció las conexiones existentes y cruzó varios estudios.

"El propósito del documento era decir que la contaminación del aire afecta esencialmente a todos los órganos del cuerpo", dijo a Global Citizen Dean Schraufnagel, neumólogo de la Universidad de Illinois en Chicago que dirigió el nuevo trabajo. “Nuestro objetivo es hacer hincapié en las sociedades médicas de que si te centras en la diabetes, también deberías unirte a la lucha por un aire limpio”.

"O si tu organización tiene que ver con una enfermedad hepática, la presencia de sustancias tóxicas en el aire a menudo penetran en todo el cuerpo y luego se envían al hígado para descomponerse y causan que el hígado graso impida que el hígado funcione también", agregó.

Se calcula que cada año, 8,79 millones de personas mueren prematuramente a causa de la contaminación del aire, y la gran mayoría de estas muertes están relacionadas con enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas.

Los nuevos documentos sugieren que esta figura podría ser simplemente la "punta del iceberg", según publica The Guardian.


Los niveles de contaminación del aire varían en todo el mundo, con los niveles más altos registrados en los países de bajos ingresos. India, por ejemplo, es el hogar de las 14 ciudades con las mayores concentraciones de contaminación del aire. Sin embargo, más del 90% del mundo respira cantidades peligrosas de partículas tóxicas.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Defensa de Recursos, las principales causas de la contaminación del aire incluyen la quema de combustibles fósiles, instalaciones de combustión de desechos, la agricultura, los acondicionadores de aire y las fábricas de productos químicos.

Mientras que generalmente se piensa que la contaminación del aire toma la forma de nubes de smog, la mayoría de las veces es invisible. La materia particulada fina, cientos o incluso miles de veces es más delgada que el cabello humano y se libera a la atmósfera con la actividad industrial.

Y los humanos respiran estas partículas, que luego penetran en los pulmones y el torrente sanguíneo.

"Estas partículas son tan pequeñas, a veces tan pequeñas como 0.1 micrones", dijo Schraufnagel. "Una célula tiene aproximadamente siete micrones de ancho, por lo que puedes imaginar una partícula que es tan pequeña, cuando se encuentra con una célula inmune grande, la célula inmune la engulle, luego puede ingresar directamente al torrente sanguíneo y se transmite a cada parte del cuerpo."

Investigaciones recientes han demostrado cómo la contaminación del aire puede afectar al cerebro al disminuir la inteligencia de una persona, causar depresión y desencadenar episodios psicóticos. Schraufnagel dijo que esto se debe a que las partículas finas ingresan en las células individuales, lo que puede provocar una inflamación en el área cuando el sistema inmunológico ataca las partículas extrañas.

"Los glóbulos blancos intentan atacar y matar estas partículas, pero no pueden porque son inanimados y algunas veces contienen componentes tóxicos como plomo", dijo. "Entonces, las partículas se descomponen y luego el cuerpo introduce más células inflamatorias y provoca una reacción inflamatoria en el pulmón, y luego estas células inmunitarias envían enzimas y mediadores que luego circulan por todo el cuerpo".

Los niños pequeños, en particular, son vulnerables al retraso del desarrollo cerebral debido a la contaminación del aire.

De manera similar, la materia particulada fina presente en el sistema digestivo puede causar el síndrome del intestino irritable y otras condiciones dañinas.

Incluso se ha demostrado que la contaminación del aire daña el sistema reproductivo y afecta negativamente a los fetos.

Ya se han realizado más de 70,000 estudios para investigar los efectos en la salud de la contaminación del aire, pero los científicos están empezando a desentrañar las muchas formas en que aumentan las tasas de mortalidad, dijo Schraufnagel.

A medida que se comprende mejor el impacto de la contaminación del aire, muchos misterios médicos podrían atribuirse algún día a la excesiva exposición a partículas peligrosas en el aire.

"La OMS dice que se una epidemia silenciosa porque la gente no se da cuenta, e incluso los médicos o los profesionales médicos dicen: 'oh, debe haber tenido demasiado colesterol o mala suerte', pero tal vez haya habido una contribución sustancial de la contaminación del aire", dijo sobre algunas personas que mueren de enfermedades del corazón.

"Queremos saber sobre los efectos, educar a otros y prevenir", agregó. "Queremos que el mundo sea un lugar mejor y ese es nuestro objetivo, trabajar por un mundo donde las personas respiren con más facilidad, vivan más tiempo y más sanas".