Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Un espacio en el que puedes aprender y ayudar a resolver los desafíos más importantes del mundo. Actuar y terminar con la pobreza extrema es posible y está en tus manos.

School children take out a march to express their distress on the alarming levels of pollution in the city, in New Delhi, India, Nov. 15, 2017. Thick smog has constricted India's capital this week, smudging landmarks from view and leaving residents frustrated at the lack of meaningful action by authorities. The air was the worst it has been all year in New Delhi, with microscopic particles that can affect breathing and health spiking to 75 times the level considered safe by the World Health Organization.
Manish Swarup/AP
Medio Ambiente

La contaminación del aire está matando a más personas de lo que se pensaba

Por qué es importante para los Global Citizens
La contaminación del aire es una crisis de salud pública urgente que exige la acción inmediata de los gobiernos de todo el mundo. Los Objetivos Mundiales de las Naciones Unidas hacen un llamado a los países para reducir todas las formas de contaminación. Puedes unirte a nosotros para tomar medidas sobre este tema aquí.

La contaminación del aire provoca un estimado de 8,79 millones de muertes prematuras cada año, según un nuevo estudio publicado por el European Heart Journal.

La mayoría de las muertes son causadas por enfermedades cardiovasculares, y el resto proviene principalmente de enfermedades pulmonares. El nuevo estudio, que se centra en Europa, demuestra que cada año mueren más personas por respirar aire contaminado que por fumar. Anteriormente, la Organización Mundial de la Salud estimaba que 7 millones de personas morían anualmente por la contaminación del aire.

"La contaminación del aire es uno de esos problemas a los que todos estamos expuestos", dijo a Global Citizen, Jesse Berman, profesor asistente de ciencias de la salud ambiental en la Universidad de Minnesota. "Todos tenemos que respirar".

"Pero ciertas personas son más vulnerables que otras: los ancianos, los niños pequeños, los asmáticos", agregó.

La contaminación del aire proviene de una variedad de fuentes, que incluyen instalaciones industriales, agrícolas, para quemar desechos y acondicionadores de aire. Pero la mayor parte de los contaminantes tóxicos en el aire se generan al quemar combustibles fósiles, de acuerdo con el Consejo Nacional de Defensa de Recursos.

A medida que los combustibles fósiles se queman para obtener energía, liberan smog, azufre, partículas y una variedad de otros contaminantes.

El material de partículas 2.5, también conocido como PM 2.5, es considerado el componente ambiental más peligroso por la Agencia de Protección Ambiental, y se acumula en la atmósfera en gran parte a través de la quema de combustibles fósiles. Las partículas PM 2.5 son de 20 a 50 veces más pequeñas que los pelos humanos y se alojan en los pulmones cuando los humanos respiran, causando innumerables problemas de salud.

"Las PM 2.5 llevan metales pesados ​​y toxinas pesadas", dijo Berman. "Cuanto más pequeños son, más profundamente penetran en los pulmones, más se profundizan, y más fácil es para ellos afectar nuestros sistemas respiratorios y cardiovasculares".

En promedio, las personas que mueren prematuramente por la contaminación del aire pierden 2.2 años de su vida.

El informe señala que países como Ucrania y Rumania que queman más y más formas de combustibles fósiles, como el carbón, tienen mayores tasas de mortalidad por contaminación del aire. Cuanto más invierte un país en formas limpias de energía, según el informe, menos personas estarán expuestas a la contaminación del aire y menos personas morirán a causa de ella.

Como resultado, el informe se dobla como un llamado a la acción, y los autores piden explícitamente una transición global hacia formas sostenibles de energía limpia como la energía eólica y solar como una forma de minimizar las muertes prematuras por contaminación del aire.

"El cambio de energía fósil a limpia y renovable es una intervención altamente efectiva para la promoción de la salud", señala el informe.

A medida que el cambio climático se intensifica en todo el mundo, la quema continua de combustibles fósiles también presenta otros riesgos para la salud. Por ejemplo, se espera que las muertes por olas de calor, inundaciones, sequías, la propagación de enfermedades relacionadas con el clima y más se disparen en las próximas décadas.

Una limitación del estudio que podría explorarse en futuros exámenes es su enfoque exclusivo en las formas de contaminación en exteriores, según un experto que habló con Newsweek.

"El estudio analiza la contaminación del aire exterior modelada, pero la mayoría de nosotros vivimos nuestras vidas en interiores durante gran parte del día", dijo a Newsweek Francis Pope, profesor de ciencias de la atmósfera en la Universidad de Birmingham.

"Algunas estimaciones sugieren que pasamos menos del 10% de nuestro tiempo al aire libre", agregó Pope. "Por lo tanto, necesitamos saber mucho más sobre nuestra exposición interior a la contaminación del aire para poder modelar completamente la carga de la calidad del aire sobre la salud humana”.