Global Citizen es una comunidad de gente como tú

Personas que quieren aprender sobre los mayores desafíos del mundo y tomar acción en consecuencia. La pobreza extrema termina contigo.

Agua y Saneamiento

El 43% de las escuelas de todo el mundo no tenían acceso a agua y jabón en 2019, según un informe

Por qué es importante para los Global Citizens
Practicar una higiene segura es clave para detener la propagación de enfermedades. El Objetivo Global 6 exige el acceso a agua potable y saneamiento para todos. Puedes unirte a nosotros y tomar medidas para ayudar a vencer al COVID-19 aquí.

El acceso a instalaciones de agua potable y saneamiento es clave para garantizar que los niños se mantengan sanos y seguros, pero las escuelas de todo el mundo no están equipadas para facilitar el lavado de manos de los estudiantes, según un nuevo informe.

El Programa Conjunto de Monitoreo (JMP) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF publicó un informe el jueves que reveló que el 43% de las escuelas de todo el mundo no tenían acceso a un lavado de manos básico con agua y jabón en 2019. Los datos presentan un desafío significativo a medida que las escuelas intentan reabrir durante la pandemia de COVID-19 y los niños corren el riesgo de contraer el virus y otras enfermedades transmisibles.

La OMS recomienda lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón durante 20 segundos, practicar el distanciamiento social, evitar tocarse el rostro y practicar la higiene respiratoria para protegerse contra el COVID-19. Pero alrededor de 818 millones de estudiantes, un tercio (295 millones) de los cuales viven en África subsahariana, no tenían instalaciones básicas para lavarse las manos en su escuela en 2019, lo que dificulta mucho la protección contra el coronavirus. Es más, 355 millones de niños tenían instalaciones con agua pero sin jabón en sus escuelas.

Según el informe, hasta 7 de cada 10 escuelas carecen de instalaciones básicas para lavarse las manos en los países menos desarrollados y la mitad carece de servicios básicos de agua y saneamiento. En los 60 países donde el COVID-19 sigue siendo la mayor amenaza, 3 de cada 4 niños carecían del servicio básico de agua en la escuela y más de la mitad carecían de saneamiento básico en 2019.


El informe también mostró que 1 de cada 3 escuelas en todo el mundo tenía agua potable limitada o no tenía agua potable, y 698 millones de niños no tenían acceso a saneamiento básico en la escuela.

Las niñas son especialmente vulnerables sin acceso a instalaciones de agua y saneamiento en la escuela. Si comparten los baños con los niños, corren un mayor riesgo de sufrir violencia sexual y pueden faltar a la escuela durante su período si carecen de los recursos necesarios para controlar su menstruación.

Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF, destacó la importancia de garantizar que las escuelas sean seguras para todos los estudiantes antes de que regresen.

"Debemos priorizar el aprendizaje de los niños", dijo Fore en un comunicado de prensa. "Esto significa asegurarse de que las escuelas sean seguras para reabrir, incluso con acceso a higiene de manos, agua potable y saneamiento seguro".

El Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, agregó en el comunicado que los países deben priorizar la educación en los esfuerzos de aliviar la crisis ocasionada por la pandemia.

"El acceso a los servicios de agua, saneamiento e higiene es esencial para la prevención y el control de infecciones efectivas en todos los entornos, incluidas las escuelas", dijo. "Debe ser un foco importante de las estrategias gubernamentales para la reapertura y operación segura de escuelas durante la pandemia global de COVID-19 en curso".

El informe pide a los gobiernos que equilibren las medidas de salud pública y los impactos sociales y económicos de la pandemia de COVID-19. Cuanto más tiempo pasan los niños fuera de la escuela, más peligra su seguridad, bienestar y educación, según muestra la evidencia.

JMP incluye recomendaciones en el informe para que las autoridades nacionales y locales consulten para mantener a los niños seguros mientras continúan su educación. Las pautas incluyen la implementación de protocolos de agua, saneamiento e higiene para el equipo de protección personal, limpieza y desinfección, así como hacer accesibles el agua potable, las estaciones para lavarse las manos y los baños seguros.