Pide por la equidad en el trabajo de cuidados no remunerado

Comparte tu historia o la de alguien que conoces que lleve adelante el compromiso de cuidar a otros.

Lo que hay que saber:

  • Las mujeres destinan tres veces más de su tiempo que los hombres realizando tareas domésticas y cuidados no remunerados.
  • Los gobiernos necesitan implementar políticas para reconocer los cuidados, reevaluar y redistribuir la tarea equitativamente.
  • Comparte tu historia o la de alguien que conozcas sobre el compromiso del cuidado no remunerado, y alza tu voz.

Más información acerca de esta causa:

¿Sabías que las mujeres gastan tres veces más tiempo en el trabajo no remunerado de cuidados que los hombres?

La pandemia del COVID-19 ha empeorado las cosas para millones de mujeres y niñas en toda América Latina. La desaceleración de nuestras economías ha presionado a las mujeres y ha obligado a las niñas a dejar de lado sus estudios.

El tiempo de las niñas es despojado por los cuidados que tienen que hacer en lugar de terminar la escuela, atrapándolas en ciclos de pobreza.

Con nuestras economías al límite y los recortes en la atención social, las mujeres son las primeras en sentir ese peso. Los miembros femeninos de la familia acaban cuidando de los niños, los ancianos y los enfermos, además de realizar su trabajo normal. 

Tenemos que aprovechar este momento para destacar el importante papel de los cuidados en nuestras sociedades y reclamar un reparto más equitativo entre hombres y mujeres para que todos puedan prosperar sin sacrificios. 

Algunos países de América Latina, como Uruguay, Argentina y Colombia, están empezando a hacer cambios, pero necesitamos que hagan más, y que otros sigan su ejemplo. 

Deja un mensaje contando tu experiencia personal o la de un miembro femenino de tu familia que haya asumido una carga de trabajo injusta. Recogeremos los mejores testimonios para publicarlos en nuestras plataformas para exigir un cambio. 

A lo largo de este mes nos hemos unido a Decididas para pedir la igualdad de género en América Latina. Nos unimos a los movimientos de mujeres para destacar la importancia de abordar la violencia de género, la salud sexual y reproductiva, y la división sexual del trabajo. Toma acción con nosotros para pedir un cambio.