En 18 países los esposos pueden impedirle legalmente a sus esposas que trabajen. En economías donde las mujeres tienen prohibido tener empleo, es menos probable que las mujeres tengan cuentas bancarias formales, ahorros o líneas de crédito. En Egipto, las mujeres incluso pueden perder su derecho a recibir ayuda financiera de sus esposos si trabajan sin el consentimiento de estos.

De los billones de dólares que gastan grandes corporaciones y gobiernos cada año, solo 1% va a las mujeres. Empoderar a las mujeres da como resultado comunidades más saludables, mejor educadas y más sostenibles. La evidencia sugiere que a mayor cantidad de negocios propiedad de mujeres en un país, mayor es la capacidad de crecer y prosperar de ese país. Aun así, las mujeres en los países en desarrollo enfrentan desafíos cuando buscan ingresar a las cadenas de suministro y hacer negocios globales.

Para que esto ocurra, necesitamos el apoyo de compañías globales influyentes para establecer un precedente. Como Global Citizens, exhortemos a estas compañías a obtener más productos y servicios de negocios propiedad de mujeres, especialmente en países en desarrollo.

Global Citizens exhorta a las compañías a apoyar a las mujeres emprendedoras.

Firme la petición ahora.

Juntos podemos hacer oír nuestra voz para darles a las mujeres de todo el mundo una oportunidad justa de ganarse la vida y de salir y sacar a sus familias de la pobreza.